Un gato en un piso vacío. Wislawa Szymborska.

Un gato en un piso vacío

Wislawa Szymborska

Morir, eso no se le hace a un gato.
Porque qué puede hacer un gato
en un piso vacío.
Trepar por las paredes.
Restregarse entre los muebles.
Parece que nada ha cambiado
y, sin embargo, ha cambiado.
Que nada se ha movido,
pero está descolocado.
Y por la noche la lámpara ya no se enciende.

Se oyen pasos en la escalera,
pero no son ésos.
La mano que pone el pescado en el plato
tampoco es aquella que lo ponía.

Hay algo aquí que no empieza
a la hora de siempre.
Hay algo que no ocurre
como debería.
Aquí había alguien que estaba y estaba,
que de repente se fue
e insistentemente no está.

Se ha buscado en todos los armarios.
Se ha recorrido la estantería.
Se ha husmeado debajo de la alfombra y se ha mirado.
Incluso se ha roto la prohibición
y se han desparramado los papeles.
Qué más se puede hacer.
Dormir y esperar.

Ya verá cuando regrese,
ya verá cuando aparezca.
Se va a enterar
de que eso no se le puede hacer a un gato.
Irá hacia él
como si no quisiera,
despacito,
con las patas muy ofendidas.
Y nada de saltos ni maullidos al principio.

Tomado de El bolsillo del albornoz lleno de notas.

7 respuestas a “Un gato en un piso vacío. Wislawa Szymborska.”

  1. Es una de una atmosfera colosal y sencilla.Gracias Zoé.

    Me gusta

  2. Hermoso… el dueño suele ser el gato… Gracias a Frida que me lo descubriò…

    Me gusta

  3. Precioso … asi debe estar el mio … pobre. Y como explicarle. Gracias.

    Me gusta

  4. Es lamentable que no se publiquen más poemarios.
    De no haber sido porque ganó el Nobel, no hubiera descubierto este y otros poemas de la Sra. Szymborska.
    Moramai, ya leyó «Vagón para Fumadores» de Zoé Valdés? Le encantará. Saludos.
    Gracias por el post.

    Me gusta

  5. PRECIOSO
    EL GATO ES UN MAGO

    Me gusta

  6. Noooo… Ensèñeme la hoja de ruta… 😉

    Me gusta

  7. Estupendo , genial . No lo conocia , mis amigos en Cuba debieran conocerlo , lo envio y guardo en favoritos . En esta escena el protagonista, Howard Roark realiza una convincente defensa de su libertad individual, por encima de un estado y una sociedad que solo permite a la persona su existencia dentro de un sistema colectivista socialista .

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: