¿Elecciones presidenciales americanas o prédicas entre sectas y comunidades religiosas?

La religión y las sectas han aflorado de manera contundente en la política norteamericana. En varios artículos he leído, desde el título, que la comunidad de mormones apoya a Mitt Romney, lo que me imagino que sea normal, dado que Mitt Romney es mormón. Lo que no entiendo es qué hacen una secta y la religión influyendo de manera tan desproporcionada en la política norteamericana y en las elecciones democráticas.

Por supuesto que esto no es nuevo, la Biblia jugó un papel muy importante en los mandatos anteriores, y es que Estados Unidos es un país en su mayoría de cristianos donde proliferan múltiples sectas y el islamismo ha ido -como en Europa- ganando un terreno considerable.

El islamismo o supuesto islamismo de Obama inclusive ha estado muy presente, de manera velada a veces, y otras no tan velada, desde su candidatura y a lo largo de todo su mandato. De hecho, se podría afirmar que uno de los fenómenos que hizo que el pueblo norteamericano lo votara fue su ambigüedad religiosa, y que, después de los atentados del 2001, los americanos se sentirían más seguros con un musulmán moderado rigiendo el país. Eso de «moderado» habría que verlo, porque ninguna religión es moderada con nada, y mucho menos el islam.

Considero sumamente peligroso que, en los tiempos que vivimos, la religión de cada cual sea abordada como una ventaja en política. La religión no tendría que aparecer para nada en la carrera hacia la presidencia de un país. Porque en ese caso se estaría adoptando lo que tanto hemos repudiado en algunos países árabes, que la religión dicte su ley con ordeno y mando el camino a seguir de los políticos que dirigen una nación.

¿Qué pasaría si en lugar de un artículo titulado Los mormones arropan a Romney leeríamos Los musulmanes arropan a Obama? Aunque algunos me dirán que es preferible que se conozca la verdad y que ésta no se diluya en el engaño sospechoso, como ha sido el caso para algunos, de Obama.

Bien, yo digo lo siguiente. Las religiones de los candidatos, sus creencias, así como su vida privada son temas que deberían ser tratados con discreción y no como atout publicitario. Entre otras cosas porque ahora nadie podrá alegar nada en contra de la costumbre islamista de la poligamia ya que los mormones también tienen ese hábito. Y cuando me refiero a las religiones no excluyo a ninguna.

Es hora ya de que un país como Estados Unidos reflexione sobre su laicidad y la ponga en práctica, lo que no iría para nada en contra de la libertad religiosa de cada cual, pero que ordenaría su sistema democrático en valores realmente democráticos y no basados exclusivamente en condicionamientos morales impuestos por la discriminación religiosa cualquiera que sea su origen.

Zoé Valdés.

10 respuestas para “¿Elecciones presidenciales americanas o prédicas entre sectas y comunidades religiosas?”

  1. Mucha razon tienes Zoe respecto a que en los USA deberian optar mas por la laicidad, pero siempre ha sido asi, solo que en estos ultimos tiempos la cosa se ha exasperado, recuerdo en años atras para ser elegible habia que ser americano de no se cuantas generaciones y ser protestantes, eso se rompio con JFK primer presidente catolico, pero americano de generaciones,dos casos singulares que no fueron elegibles Kissinger y la Ferraro, ahora todo es mas exasperado ahora USA tiene un Presidente de dudosa de nacionalidad, religion y afiliacion politica, y de todas formas siempre serà mejor un mormon ( en america tienen legal solo un matrimonio los demas siguen siendo considerados concubinatos) que no otra plasta como el actual sobretodo porque no ha hecho nada y no ha concluido siquiera la reforma sanitaria que era su caballo de batalla, lo demas es todo show son asi cada cual con sus usos , costumbres y folklore ya veremos cuando le tocarà a nuestro Marquito como se baila la rumba porque el chamaco esta bien preparado y lo saben por eso lo atacan tanto tiempo al tiempo

  2. Hay un error en le comentario de Chris. Henry Kissinger no era elegible para el cargo de presidente de USA por ser extranjero nacido en Alemania y haber emigrado como joven. La Geraldine Ferraro nunca estuvo postulada para presidente. Ferraro fue la compañera de boleta presidencial de vicepresidenta de Walter Mondale cuando este corrio para el cargo de presidente.

  3. Este es un tema complicado y una de esas veces que discrepo de la opinión de mi estimada Zoe. Estados Unidos desde su fundación ha prevalecido como un estado laico, al menos se cree que esa fue la visión de los fundadores de la republica. Una de las cosas más preciadas en la constitución fue abogar y preservar a toda costa la libertad del individuo. La primera enmienda a la constitución se refiere a los derechos del individuo a la libertad de religión (además de que prohíbe al congreso establecer algún tipo de religión y lo compele a la protección del derecho al libre ejercicio de la religión), la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de reunión y la libertad de petición.

    Como pasa con todas las cosas, no todo siempre entra en función de la intención unicial del principio propuesto, pero al final es preferible soportar, en mi opinión, “esos pequeños males” si la libertad del individuo es salvaguardada.

    Hace solo unos días que el señor Obama, se quejaba de que no había podido hacer más por que la constitución se atravesaba en su camino. Con esa línea de pensar de este señor, imagino que a este señor le moleste sobre manera el mandato máximo impuesto para un presidente. Solo pensar que el presidente de turno en EEUU., pueda actuar sin las limitaciones que fijan sobre su mandato la constitución, realmente me resulta acojonante, por decir lo menos.

    http://www.thegatewaypundit.com/2012/02/good-grief-obama-blames-the-founding-fathers-for-his-failures-video/

  4. En los Estados Unidos no hay separacion entre iglesia y estado de manera oficial, porque no hay una iglesia oficial del pais, hay multitud de iglesias, y la constitucion no aboga explicitamente por un estado laico o por uno religioso. Se prohibe eso si, el establecimiento de una religion oficial. Es algo muy comun en el panorama politico americano que hay una mencion constante de Dios en todo discurso, incluyendo los raros discursos del señor Obama, cuya religion es algo muy ambiguo. No ha tenido el valor de dejar la religion fuera de su discurso, y se escuda detras de la religion (en general) para no declararse musulman, que es lo que es por nacimiento. Recordemos que decia asistir a una iglesia donde se maldecia a «America» dia por dia y que el presidente no tiene «memoria alguna» de escuchar estas palabras. Este mismo presidente pretende cambiar la constitucion una vez gane su segundo mandato para elminar la enmieda numero 22 que limita el mandato a dos terminos (ver Wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Twenty-second_Amendment_to_the_United_States_Constitution)
    Pero ya sabemos que su objetivo seria eternizarse en el poder como una dictadura de nuevo tipo -la primera dictadura tercermundista en los Estados Unidos, cosa que ya ha comenzado de hecho.
    En mi opinion, el discurso religioso y el politico no deben mezclarse, y es una mania ya en los Estados Unidos que distintas facciones religiosas batallen tras bambalinas en favor de sus candidatos. Es decir, la vida privada y la fe religiosa (o la falta de la misma) en los candidatos se constituye en documento publico y la prensa apoya o destruye al candidato en cuestion segun le parezca. En Cuba vamos por mal rumbo futuro, por lo que ya hemos visto: el Doctor Biscet habla mas como un predicador que como un futuro politico…. olvidando que ya es un politico. De respetarse en Cuba la constitucion del 40, el discurso religioso no se mezclaria con el politico…. aunque nuestros flamantes disidentes descubren la retorica americana y la copian para congraciarse con los politicos americanos.

  5. No hay religión oficial, pero la política ( o politiqueria, mejor dicho) va de la mano con las religiones organizadas.
    Es risible que en un pais con una población tan diversa donde al menos el 15 por ciento se identifica como libre pensador o ateo, el representante Pete Stark de California sea el único que se identifica como ateo. Por cierto, le acaban de dar un premio por su labor a favor de la niñez. Se lo dió el First Focus Campaign for Children, una organización laica y bi-partidista.
    Gracias por el magnífico y oportuno artículo.

  6. Sharp, exacto dije que no eran elegibles sin argumentar, porque di por entendido el porque no eran elegibles exacto Kissinger nunca se postulo pero intenciones las tuvo o al menos el partido rep. y la Geraldine Ferraro igualmente uno aleman y ella nacida en USA pero solo americana de una generacion gracias por aclararlo saludos

  7. La presencia –y a veces omnipresencia– de la religión en Estados Unidos es un fenómeno curioso y hasta interesante. Recordemos tan sólo dicha presencia en dos presidentes más o menos recientes, el demócrata Jummy Carter y el republicano George W. Bush. Es curioso e interesante porque se unen, a veces, dos condiciones muy propias y contradictorias de los norteamericanos, su laicismo y su misticismo. No debe olvidarse, en este punto, que aunque suele considerarse al gran país del Norte como un paraíso de las libertades, es, a la vez, un país muy puritano. Esto se ve en lo sexual en relación con lo público. Y eso que el puritanismo parecería ser más propio de las sociedades religiosas. A propósito de este tema, recomiendo la lectura de un artículo publicado por un compatriota en la revista argentina «Noticias», hace dos años, sobre religión y política en EE.UU. («Religión y política en los Estados Unidos», Eduardo Porretti, Revista Noticias, 22 de enero de 2011).

    Por lo demás y en lo personal, estoy con Zoé: la religión, por favor, completamente separada de la política y del Estado. Me refiero a cualquier religión y a cualquier Estado. Como dijo el propio Jesucristo, según el Evangelio, cuando lo quisieron poner a prueba en aquella época, el siglo I, para que pisara el palito: «dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

  8. Muy acertado artículo.

    Lo cierto es que el oscurantismo religioso es parte de la cultura histórica americana, y aún domina en amplios sectores republicanos. Los gremios rectores del PR en la actualidad andan desprovistos de agilidad mental. Ni se han percatado de que la sociedad americana no busca religión, sino droga, crédito y comida rápida. En fin, me temo que en noviembre los maquiavelos zurdos pondrán otra vez al burro a trabar al elefante.

  9. Sobre las pretensiones del tartufo de la WH, coincido con el comentario de Charlie Bravo, porque es realmente curioso y, tiendo a compartir la idea de que algo se cocina, ya que de forma gradual y escalonada los liberales en EEUU., han comenzado a socavar y arremeter contra We The People.

    Primero Obama, culpando a la constitución de sus fiascos, segundo (o viceversa); las declaraciones de la Juez de la Corte Suprema (US) Ruth Bader Ginsburg, en Cairo, declarando entre otras cosas que África del Sur tiene una constitución mejor concebida que la de los EEUU., y tercero; un artículo de ayer en el NYT, firmado por Adam Liptak, titulado “We the People’ Loses Appeal With People Around the World”.

    Por lo demás, considero que los fundadores de la republica (USA) concedieron suma importancia a la preservación de las libertades del individuo dentro de una republica que acomodase a todos, cuando menos a la mayoría (creo esa era la idea). No crearon leyes para establecer un estado laico pero tampoco para que fuese un estado religioso (a pesar de que expresamente prohibieron al estado crear una religión) por lo que hipotéticamente hablando pudiese llegar a ser cualquiera de los dos, dado el caso de que una mayoría así lo decidiese, al final es We the people.

    En lo personal creo que no se deberían mezclar el discurso político y el religioso por parte de los aspirantes a cargos públicos, pero prefiero se mantengan las libertades individuales por encima de mis preferencias personales, porque mas abominable, en mi opinión, son los casos de sujetos de cuyos nombres prefiero olvidarme, que mantienen un discurso provocador y pro-castrista en las aéreas geográficas donde predominan los exiliados de una de las dictaduras más crueles de occidente, que no puede alguno dejar de preguntarse (aun a sabiendas de que casi es igual a invocar a Torquemada) el por qué no aparece (aunque solo sea de vez en cuando) un Joe McCarthy, cuando más se le necesita.

    Y por lo demás, saltar a la palestra, bueno todos saben que tiene sus complicaciones.