Marinero lunar. Ramón Unzueta.

Ramón Unzueta.

5 respuestas para “Marinero lunar. Ramón Unzueta.”

  1. Si hay un pincel maestro en el arte de pintar miradas en la pintura cubana, ese es el de Unzueta. En este «Marinero lunar» ni la boca, sensual, provocadoramente ambigua, pasional, logra desviar nuestra devoción a esa mirada entre triste y asombrada, penetrante y perturbadora. Ojos de ojos, mirada de miradas, nos sentimos desnudados ante la fragilidad potente de este gladiador marino que, por si fuera poco, es también «lunar». ¿Por qué lunar? Desde su soledad abismal, el espectador tiene que ponerse a barajar posibilidades y misterios: ¿será voluble como la Luna? ¿Acaso errático? ¿Será frío y sensual?¿Qué nos dice este personaje? Como todo gran arte, esta obra es así, pletórica de significados, misteriosa, poética en su perfección técnica, un suspiro de eternidad… Gracias, Unzueta, por demostrarnos, una vez más, que la belleza no está derrotada en un mundo que le rinde culto a lo grotesco y a lo esperpéntico.

    Ondina León

  2. Sì, es la mirada… es la mirada lunar…

  3. Sí, sus ojos sin duda resultan lo más atrayente de la pintura. Fui directo a ellos, la verdad. Pero, a mi humilde modo de ver, sin ese rictus de la boca (sensual y provocadora, como bien apunta Ondina) no se completaría el efecto de la mirada.
    Por demás, para mí es el cuello marinero (libre de la gravedad) lo que más marca el contexto lunar. Mi opinión personal, claro.
    Me encantó el marinero. Me encantó.
    Gracias por compartirlo.

  4. Unzueta pinta cada vez mejor. Y los marineros tienen mucho de la «esencia» de este pintor.
    Se lo ha regalado a su Luna.

Deja un comentario