«Apareció el demonio y se metió en mi cama». Por Antonio Castillo Gómez.

Lo que habrán gozado esas monjas… escribiendo.

Deja un comentario