Diego A. Manrique me responde en El País.

Desde El País, su país.

Mi respuesta en tres comentarios, en mi isla, que es este blog:

«Muchas gracias por la respuesta. Hacía rato que no veía mi nombre en las páginas culturales de este periódico, aunque he sacado varios libros entretanto. En cuanto a lo que sucede en París, o en Francia, con los escritores anticastristas, pues sucede lo mismo que sucede en el mundo o todavía más porque aquí suelen ser más «revolucionarios» y con ínfulas. Sin embargo, en los sectores de una izquierda, como la de Hollande o la de Delanoë, suelen ser más comprensivos con las victimas del castrismo, que hasta una cierta derecha francesa y que una cierta izquierda española.Todo es cuestión de experiencias personales, al parecer. Gracias al alcalde de París pude organizar un homenaje en reconocimiento a las Damas de Blanco, por ejemplo.

En cuanto a la conga y la referencia a Fernando Ortiz, que conocía, popularmente y ahí también lo especifica, se conoce más como baile o festejo, popular, claro está.

Hay una gran diferencia entre comentar en un periódico, donde se aceptan comentarios, como en éste, desde los comentarios y el eskup, y una publicación castrista, pero claro, al parecer usted no la ha querido ver. Cuando uno puede comentar y dejar su opinión lo hace. No sé si en su artículo anterior tuvo más comentarios y si los contestará uno a uno, dirigiéndose a los nombres y apellidos de cada cual, o lo hace a mí sola, lo que considero una deferencia entonces, y vuelvo a agradecer. O tal vez, cometí un error, y no deba yo responder ni comentar nada por el eskup o por esta vía, por miedo a ser comparada con los que responden a través de una publicación castrista. Cualquier cosa, ¿cuál es el objetivo de responderme a través del poder de un artículo en El País, poder que no tengo yo? Ah, ya, en eso sí hay una gran similitud con el poder que da escribir desde una publicación castrista: Amedrentar.

Lo siento, yo solo hice comentarios, en lo que creí que era un espacio para hacerlo. No sé si merecía esta respuesta Grandiosa Suya en este periódico QUE CUANDO PUBLICA ARTÍCULOS SOBRE ESCRITORES CUBANOS EN LA MAYORÍA DE LAS OCASIONES ME IGNORA.

En cuanto a mi blog, señor Manrique, yo solo tengo un blog, usted tiene un periódico a su disposición, el más importante de España, y uno de los más importantes del mundo. Gracias nuevamente.

Por último:

En esta foto que ha puesto hoy, los instrumentros musicales son congas, en la foto de Marlon Brando que puso anteriormente en el artículo donde le dejé los comentarios a los que hoy me responde no lo son, hay una ligera diferencia, me imagino que la encontrará en las descripciones que hace también Fernando Ortiz de esos instrumentos.

Pensándolo bien, es problabe que cuando las páginas culturales de este periódico ignoraron los libros de escritores cubanos en sus listas de escritores, o en artículos enviados para su publicación, como fue el caso, tiens! de Reinaldo Arenas, y el mío propio haya sido por esa «reducción a anticastrista» a la que usted hizo referencia en su artículo anterior y a la que yo le respondí. Gracias.

Bueno, no hemos cambiado mucho desde aquella época de Guillermo Cabrera Infante y su anticastrismo. La prueba son algunos de los comentarios. «¡Señor!» que diría en una película norteamericana el mismo Marlon Brando doblado al español donde para colmo el pobre Brando se refiere a su compinche como «majo»; y esto me lo merezco, ¡vaya por dios!, por el mero hecho de haber dejado tres comentarios en un artículo de este buenaventurado Manrique, que ha pasado a ser la victima mía. Una vez más perdón. Pero no se preocupen, una vez más o cuando lo deseen podrán castigarme o darme de latigazos o lapidarme. ¿No era a esto a lo que se refería Iñaki Gabilondo en relación a los comentarios que le dejaban en este mismo periódico?»

Zoé Valdés.

27 respuestas para “Diego A. Manrique me responde en El País.”

  1. Creo que fue Vargas Llosa quien dijo una vez, que Alejo Carpentier la habia dicho justamente ahi en Paris y cito: «Todo escritor que le pelea con la izquierda, se pelea con su propia obra» Porque la izquierda va hacer lo posible por enterrarlo a él junto con ella. A ti no han podido enterrarte, pero cuidate mi cara amiga porque te quieren joder.el K2

  2. Katungo, gracias por el consejo, pero aparte del gran, inmenso escritor, que era Alejo Carpentier, y salvando las grandes distancias entre su obra y la mía, quiero aclarar que yo no me peleo con nadie, allá los que se pelean conmigo. Yo no me peleo con nadie por su pensamiento político, de hecho, soy amiga de muchas personas de izquierda que son, por otra parte, anticastristas. Yo con quien no comulgo es con los castristas. Incluso yo no tengo nada en contra de Manrique, a quien leo, como probaron mis comentarios. Sin embargo, en su anterior artículo, dos frases me molestaron, y una muchísimo, la que pretende decir que cuando se tilda a alguien de anticastrista ya se le reduce. Bueno, es lo que intenta hacer él ahora respondiéndome con su artículo, o sea «reducirme» a anticastrista solamente, aunque responda a Zoé Valdés, la escritora.
    Por otro lado, Carpentier podía decir eso, no creo que esa haya sido la frase exacta, de que pelearse con la izquierda era pelearse con su propia obra, dado que su obra no era nada anticastrista, pero la mía sí lo es. O sea, que si se han peleado conmigo es por mi obra, por La nada cotidiana, y por todo lo que vino después, en cada una de mis novelas, y por La Ficción Fidel, que el El País ni siquiera reseñó, se limitó, si mal no recuerdo a hablar de un plagio que nunca existió, probado además, porque no hubo tribunales ni juicios. Todo un invento procastrista, sospecho yo.
    Yo no me cuido, un escritor no tiene por qué cuidarse, ¿cuidarse de qué? ¿Y para qué? Ah, cuidarse para tener un artículo favorable en un periódico importante traicionando así sus pensamientos y sentimientos? No es lo mío.
    Que tengas un buen día.

  3. No voy a responder en el Pais, porque no me animo a darle legitimidad a los escritos de Manrique. Primero, gringo no es casi utilizado por los cubanos. Es mas bien de gente que odia a los americanos, fenomeno que se ve solamente en las ultimas hornadas de cederistas (Manrique, busca por ahi que es un cederista, si que no lo sabes) que acuden a los conciertos del intercambio cultural de via estrecha de un solo sentido.
    Por otra parte, se confundio de bandera en las tumbadoras. Esa es la de Puerto Rico.
    Ademas, todo me recuerda a la escritura fronteriza de Abel Prieto. O de otros comisarios de la cultura. Pero comisarios, eso si. De la cultura o de la incultura, que mas da. Comisarios rojos. Que son los de muy mal color.

  4. Charlie, sólo tú podías darte cuenta del detalle de la diferencia de esas tumbadoras puertorriqueñas de las cubanas, además de la bandera, el cinturón de acero que aprieta el cuero por dentro.
    Pero deberías dejar el comentario en El País.

  5. Es que mientras que en España hay un sólo tipo de castañuelas, en Cuba hay cientos de tipos de tumbadoras

  6. Pobre del que se cruce contigo hoy,pues tienes el latigo en las manos y vuelvo a felicitarte,asi se escriben las cosas,aunque no soy nadie para entrar en este campo del arte que es la literatura,me encanta lo que dices y escribes,un buen fin de semana para ti y los tuyos.

  7. No sè de què va la cosa… Lo que sì recuerdo es que el texto del señor Manrique no lo entendì… no sè si era un halago o una puñalada por la espalda a Cabrera Infante… creo que fue eso lo que comentè… y en esta oportunidad, tampoco entiendo el meollo de su respuesta… divaga… divaga… para despuès meter la daga en la supuesta «ortodoxia del otro lado» de Zoè… se le ven las costuras de «CRITICO»… a què ortodoxia pertenecerà el señor Manrique?…

    Parafraseando a Don Ortega y Gasset… la claridad, es la cortesìa de quien escribe… el señor Manrique es muy descortès…

    Quièn es el reduccionista?…

    En fin…

  8. Asi es Zoe el cerco de metal es mejor para tirar los cueros que el yute sobretodo despues que Patato Valdes invento las llaves y Matin Cohen el dueño de la Latin Percusion(LP) se las brevetò pero como ya sabemos de cubanologos hay muchos y con su perdon esas congas en exposicion no valen nada son bien cheas y ademas hasta donde se ven no son vergaras que venga ahora el susodico y pregunte porque sabemos que esta leyendo
    Por otra parte la falta de respeto de Navarrete es increible solo por etica profesional hubiera sido mejor comentar otra cosa que se yo callarse hubiera sido mas elegante en fin que hay de todo como en botica

  9. Caballero, y esa isla no acaba de parir mierda, digo, mierdilla. Bueno, por algo se convirtió en estercolero, pues para una, otra.

  10. Solo quería puntualizar a Nuria que hay más de un tipo de castañuelas. No sé si su comentario es producto de una honesta ignorancia o si con él pretendía connotar una visión despectiva de no sé si el autor del artículo o de la cultura española. Pero eso ya es su problema. Hay más de un tipo de castañuelas en España.

  11. Y con respecto al tal Manrique, con el cual no me digno a perder mi tiempo, suena ser otro caso de la gatica de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano. Bueno, por algo lo emplea El País, como por algo El País no reseñó La Ficción Fidel. Esta gente no se despinta; siempre es la misma mierda, de una forma o de otra.

  12. Yo, no me enfrascarìa en las tumbas, congas o castañuelas… no sè mucho de ello… lo esencial del texto del agridulce señor Manrique es su caràcter tendencioso… sinuoso, velado… que toma como pretexto un hecho tan significativo desde el punto de vista literario como es la ediciòn del primer Tomo de una obra vasta como la de Don Guillermo Cabrera Infante, anticastrista, cronista, escritor, artista, creador y cubanazo a manos llenas… para destilar venenos e intrigas… que si puntos ciegos, exilios buenos, exilios malos, ortodoxias y demàs especies… Sin dudas, el señor Manrique no puede tener acuerdo respecto a còmo un artista libre puede sobrevivir en el comunismo cubano que no sea como un ente de ficciòn… porque es màs còmodo no creer excesivamente en una teorìa sin argumentos que vivirlo en la pràctica… Hay que ser cìnico, lo menos… Mi percepciòn es que su reseña -mediocre de contenido y forma, por cierto- fue hipòcrita… Lleguè al final pensando si era envidia o caridad… es comprensible… no todos tienen el don de la crìtica artìstica, de la evocaciòn crìtica… no todos pueden hacer literatura en su oficio…porque para ello, ante todo, se debe ser artista y el señor Manrique no deja de ser un cìtrico crìtico, reduccionista por demàs; tan reduccionista que pretende deslindar el anticastrismo de Guillermo Cabrera Infante de su valor literario tan estrechamente ligado al hecho cubano… No podemos prescindir de nuestra biografìa… ni somos seres humanos estancos… ni somos islas… ni pueden fragmentarnos…

    Fue un texto reseco, sin vuelo, mediocre… buscarè algùn texto de crìtica musical que segùn, es en lo que se especializa, a ver si tengo màs suerte… en reseña literaria, para mì, el señor Manrique, està ponchao…

  13. Querida Zoe:
    No soy empleado de El País: trabajo de colaborador, igual que en otros medios. Desconozo los criterios que usan en su sección de literatura. Me parece que tu enfado cob el periódico va más allá de la terminología que yo use para celebrar un reportaje (un libro) que recomiendo con entusiasmo.
    Para cualquier asunto que surja, ahi al lado encontraras mi correo particular.
    Cordialment
    DAM

  14. Diego A. Manrique, yo respondí específicamente a un artículo suyo titulado De marcha con Marlon Brando (tenía dos títulos en realidad). Puse solamente dos o tres comentarios en su artículo. Y usted me respondió desde las páginas de Cultura del periódico El País, donde según veo usted lleva años trabajando como colaborador y columnista, lo que no es de mi particular incumbencia.
    Me alegra que recomiende el libro con entusiasmo, de eso es de lo que se trata, es a lo que tiene que referirse uno cuando ama un libro; y no como hizo usted, añadiendo que si los de un lado se parecen a los de este, y que si el prólogo reducía a GCI a anticastrista. Bueno, a ver si a alguien se le hubiera ocurrido decir que el prólogo de un libro de Isabel Allende (como lo hice yo para una selección de los Cien mejores libros del Milenio) la reducía a antipinochetista por haber dicho yo que La Casa de los Espíritus era la radiografía de una dictadura vista a través de una saga familiar…
    Pero debo decirle algo, no tengo ningún problema con el periódico El País, son ellos, o los de la sección de literatura, los que lo tienen conmigo, al parecer. En una época publiqué en las tribunas, gracias a las gestiones de Joaquín Estefanía; de buenas a primeras no me publicaron más ni me dieron más explicaciones. Y lo mismo con la sección de literatura. Ellos decidieron al parecer, o alguien lo decidió por ellos, que al «reducirme» a anticastrista no iban a publicar nada más sobre mí, como mismo hicieron con Reinaldo Arenas. Así que no soy yo la del problema. Yo no tengo problemas con nadie. Ahora, eso sí, no me van a callar, ni me van a desaparecer imponiendo a otros castristas, o haciéndoles el juego, para que les regalen viajecitos y estancias en Cuba.
    Gracias por su correo particular, al que le enviaré este comentario en copia.

  15. Bueno Zoé, solo un comentario en relación con lo que dices del periódico El Pais; en mi opinión el mas importante de España en cuanto a volumen de tiradas y adquisición pública y sobre todo en su compromiso con la investigación seria y profesional sin importar su procedencia de izquierda o derecha, es El Mundo.
    Gracias por tu blog

  16. Acaban de decirme que ya tiene usted cuarenta y tantos comentarios, muchos difamándome, en su Respuesta a mis comentarios. O sea, ya me están dando el mitin de repudio castrista, gracias a su artículo. Yo usted lo quitara del periódico, no por mí, por el bien del libro de GCI.

  17. Dear Zoe.que hablen bien o mal..pero que hablen!!..cabalgas!!..claro ..no dejes de responder a nadie…de eso se trata…»intercambios de ideas»..no intercambio de isnsultos..aunque hayan algunos muy solapados..pues..;la respuesta tambien muy solapadas…o a calzon quitao…por eso me gusta tu style…Como dice un popularisimo programa en la tv de Puerto Rico que se llama «La Comay» [por cierto trabaja un actor cubano llamado Hector Travieso…ellos dicen: TIRALO AL MEDIO COMAY!!!..TIRALOS AL MEDIO».!!!!….

  18. Ah, ahora creo entender quien es el Navarrete que ha mandado (bajo otros nombres) varios comentarios muy insultantes y vulgares a este blog desde España. Y dicho sea de paso, si yo fuera la dueña del blog, jamás los hubiera pasado, pues nadie tiene que permitir insultos en su propia casa.

  19. Dios, lìbranos de ciertos entusiasmos!….

  20. Se me fue un punto suspensivo… 🙂 … quizàs, es el punto final…

  21. Comenté en El Pais lo siguiente:
    …En medio de su arrogancia se vislumbra en el texto del sr. Manrique un profundo desprecio por la cultura cubana i.e.( «pura cubania, impresos por triplicados».)
    La Sra. Valdés, aparte de sus éxitos literarios que son muchos, articula con una valentia imponente las verdades de la tragedia cubana. No somos pocos sus admiradores.

  22. y si, Ombre, la garra de la Navarrata está detrás de la mayoria de esos comentarios insultantes…

  23. Contenido

    HomeContenidoTeddy Bautista, entre “el tumbe” y “Arrodillate”

    Teddy Bautista, entre “el tumbe” y “Arrodillate”

    Posted by: Andrés Pascual

    Recuerdo una canción que se pegó en Cuba por Los Canarios, “Get on your knees”, traducido, “Arrodíllate”, a principios de 1969.

    El grupo tenía instrumentos de viento y el cantante, Eduardo “Teddy” Bautista, también keyboards, trataba de hacer su voz a la manera de los negros del R&B, digamos que a lo “Howling Wolf” y ese tipo de músicos de importancia genérica. El individuo cantaba en ingles, porque había estudiado en EUA.

    Bautista no sabe esto: en el mes de junio de 1969, nos concentramos más de 3,000 jóvenes cubanos en el cine Acapulco, del barrio Nuevo Vedado, para ver una película de Carlos Saura titulada Frapé de Menta.

    A ninguno nos interesaba la película, sino escuchar a Bautista y a los Canarios interpretar, entre otras, Get on your knees y Peppermint Frappe. Esa era la forma de comportamiento de la juventud cubana de la época por la imposición de la censura y la forma de protestar contra ella: la molotera juvenil, tan temida siempre por la tiranía… desbaratamos los cristales y cuanto encontramos en el medio incluso las butacas, a los 20 minutos, 4 batallones de elementos del MININT, con cadenas y bates de beisbol, estaban enredados a leña con todos nosotros; hubo cabezas, brazos…rotos, ropa deshecha y jefatura de policía como para 250, con una causita por escándalo y desorden público de 50 pesos de multa, pero con una advertencia del G-2, uno por uno: “La próxima vez, los coge el Príncipe por contrarrevolución…”, el tipo que dijo eso era teniente del DSE y se llamaba Julio de la Torre, había sido pelotero profesional del Habana. Ojalá se haya muerto.

    Claro que escuchábamos a Los Canarios como “uno más”, porque, en Cuba, lo que interesaban eran los ingleses y los americanos, a fin de cuentas, los buenos en el oficio.

    Ya se había vivido una experiencia parecida con un documental de los Beatles, exhibido en 1965 y regalado por la Leyland, cuando la tiranía le compró un lotecito de guaguas; incluso hubo molotes para ver a los músicos ingleses en una película llamada Cassius Clay, en que aparecían junto al boxeador los verdaderos FAB 4, en 1968-69. Este material era antiamericano por los cuatro costados. De nada de esto sabía Teddy Bautista, todavía no debe de haberse enterado ni le importa.

    Pero, como que a nosotros si nos tiene que importar todo: hombre, hecho y circunstancia, yo recuperé su pista en el Miami de los 90’s, cuando acusó al exilio con el mismo lenguaje comunista del castrismo, porque nos opusimos a que celebrara una de sus actividades como presidente del MIDEM, con el chancleteo a lo Omara, con ella y otros músicos voceros de la dictadura, en una ciudad que resulta el punto neurálgico de las víctimas del comunismo en América, las únicas de forma brutal y descarnada. Entre estos, muchos de los que recibimos palos y calabozo por tratar de escuchar a Los Canarios, en 1969, en un cine de La Habana.

    Entonces se llevó sus discursitos, sus premios y su espectáculo decadente creo que a Los Angeles; no estoy seguro.

    Ahora el presidente del SGAE, especie de sociedad autoral que, dice, defiende lo justo ante la piratería musical por lo del “top manta”, está en medio de un proceso por desvío de fondos y bienes gananciales en su país. La Guardia Civil le efectuó un registro que, aparentemente, le compromete junto a otros implicados.

    Extraño: según El País, Bautista se mueve en España con chofer, los guardaespaldas los utiliza en La Habana, ¿A qué le teme? ¿Acaso le han dicho que la tiranía pudiera desprotegerlo? ¿De quiénes? Vamos, Teddy, no solo te cuidan, sino que, miles de pies de películas de tus actividades, todas, descansan en los archivos del G-2.

    Voy a repetir lo que todo el mundo dice, hipócritamente, para no perder el polvo humanista: “no me alegro del mal de nadie”; sin embargo, ¡Ojalá que a Teddy Bautista le metan 100 años sin visitas ni jabas y en celdas tapiadas! solo por su actitud ante el castrismo a través de la música, por lo demás, no tengo nada contra él, que cantaba bastante bien en inglés algún que otro numerito sin complejidades.

    Y que tenga en cuenta que, si le quieren hacer una causa gorda, que no dude que La Habana ha de tener preparado el fajo con cuanto documento haga falta, que demuestre que “los tentáculos de esta conspiración internacional de robo y lavado de dinero, nacida en España, también alcanzaron a la sociedad de lo músicos incorruptibles que, una vez, quiso imponerles, a través de la falsa e hipócrita práctica de la libertad de expresión con sello liberal de izquierda, a la intransigente mafia exiliada de cubanos verdaderamente libres de Miami”, ¿Quién duda que pudiera suceder?

Deja un comentario