Al pueblo de Cuba. Por Vladimir Calderón Frías.

 

2 respuestas para “Al pueblo de Cuba. Por Vladimir Calderón Frías.”

  1. Todo muy claro, todo lo que dice es muy cierto, pero que ocurra una huelga nacional del pueblo, aunque logica y super necesaria, me parece muy dificil. Las mentes de muchos estan perdidas, esos no recuerdan quien es el culpable de nuestros males, solo piensan en sobrevivir, recibiendo algun dinerito, sin ganarselo, y añorando un viaje al mundo real, tambien con los gastos pagos. Es admirable ver como todavia hay en Cuba personas sensatas que abogan por la dignidad de nuestro pueblo, pero ellos son, definitivamente, la minoria. Ese es el cuadro real despues de mas de medio siglo de destruccion economica y moral, contemplado por el resto de las naciones del mundo con indiferencia. Gracias a Vladimir Calderón Frías por sus palabras y su esfuerzo por lograr rescatar la libertad y la dignidad de los cubanos. Gracias, Zoé.

  2. LOS LÍDERES QUE VOS CREAIS: AL MUNDO Y POR SUPUESTO AL PUEBLO DE CUBA

    La Historia de Vladimir Calderón Frías es más triste de las que pintan esas imágenes.

    Lo dice quien lo conoce como su palma de la mano.

    Este señor, que se dice ser Masón y en su vida práctica patológicamente la mentira por oficio, no solo en relación a la Revolución sino, también con amigos, supuestos compañeros e inclusive familiares, nació en «Lealtad 853 entre Condesa y Peñalver, apartamento 10, Centro Habana» y actualmente radica en ese mismo municipio en la calle Concepción de La Valla entre Lealtad y Campanario, que es donde se le tomó dicha foto. Su nombre fue la expresión militante de un revolucionario, que le puso Vladimir en honor a ese gigante que fue Vladimir Ilich Ulianov (Lenin). Tras sus estudio en el bachillerato optó por una carrera a estudiar en la URSS, por lo que ingresó en las escuelas preparatoria para este fin, del cual se le expulsó por un fraude que en realidad nunca cometió, pero que lo implicaba y que supo callar para no denunciar a quien lo hizo. Poco de los gestos altruistas, que se puede reconocer en el. Gracias a este país se hizo técnico medio e igualmente gracias a este proceso se graduó de arquitectura en el Centro Universitario José Antonio Echeverría en la modalidad de trabajadores.

    Lo que no dice es que su origen fue la de una casa cuya madre era ama de casa y su padre (fallecido en 1982) un abogado que no tenían otra filiación que la de la Revolución y su líder histórico el Comandante en Jefe, Fidel Castro.

    Lo que no dice es que se crió bajo un cuadro del comandante en jefe y que aún permanece en el apartamento que lo cobijó la mayor parte de su vida, que fue militante de la Unión de Jóvenes Comunista, del cual desertó, y trabajador asociado a la Iglesia del pastor Raúl Suárez y su Centro Martin Luther king en Marianao.
    Lo que tampoco dice es que tiene una hermana oficial del Ministerio del Interior, y otro graduado en el magisterio en la especialidad de Marxismo Leninismo e Historia. Que tiene dos tres sobrinos Fidel, Raúl Ernesto y Marx Alejandro, los dos primeros universitarios y el primero de ello; internacionalista.

    Pero de todas las omisiones del «disidente» Vladimir Calderón Frías, no habla de la peor de ellas. Aquella que lo estigmatiza y lo condenará para toda su vida. Ese respeto a los derechos humanos, ese amor al otro, ese sentimiento de identidad con el humanismo, que es y constituye patrón de una conducta, y que adquiere representación elevada en el cuidado y atención a una madre.

    Hace más de un año, su madre Paula Eloina Frías Castellano, sufrió una isquemia; la cual se le reiteró en dos ocasiones y que le han provocado una demencia senil irreversible. Esta anciana, que no hizo otra cosa que ofrecer su vida a cinco hijos vive el dolor de su abandono, con una fractura en un brazo que le limita su movilidad y un serio problema de locomoción en sus piernas que le provoca sistemáticas caídas. Tras vivir en casa de una de ellas, Marlenes Calderón Frías, hace 7 meses, fue abandonada por estas hijas, nacidas en la Revolución y que para nada son, en el sentido conceptual de la palabra disidente, a la suerte de sus tres hijos varones. Uno de ellos Vladimir Calderón Frías. No debería haber sido así, porque para un miembro y oficial del MININT, militante del PCC, una condición incuestionable es el cuidado y protección de su familia e inexcusablemente su madre. Pero la historia no es lo que se cuenta es la que se vive. Y Niurka Calderón Frías encontró su excusa en el trabajo y en uno de sus hijos … y sabe dios en cuantas más, la otra Marlenes Calderón Frías en su igualmente trabajo, en su vida personal, en el miedo a la senitud y en su esposo, oficial de la Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y aquejado de saimer. Parece ser que la ausencia de humanismo, no es solo déficit de disidentes y contrarrevolucionario, aunque si vivo convencido que tal cualidad es condición indispensable para ser un revolucionario consecuente.

    Así tres hijos se distribuyeron su atención hasta que hace 5 meses, utilizando la falaz mentira de la represión y el encarcelamiento; cosa esta reconocido inclusive por otro de sus hermanos de sangre, y disidente igual que el, Ulises Calderón Frías; se desentendió de esta anciana madre de 84 años. ¿Cómo puede pensar en derechos quién se desentiende del derecho de la vida de la madre que le dio la luz?

    Qué derechos humanos,
    Qué responsabilidad ciudadana
    Qué eticidad
    Qué cultura política

    La historia de su vida no es, como nos enseñaron en la escuela “… el origen de la familia …, pero la práctica que es criterio de veracidad, si lo clasifica en el grupo de los que se asesinaron como seres honrados:

    ladrón y delincuente no es; deshonesto si,
    retardado y marginal no es, oportunista y desleal si;
    ignorante y criminal no es, disidente de la causa de los justos si.

    Quién habla así, concienzudamente, es ese hermano menor que fue y ya no es: Orlando Calderón Frías.