Guillermo Cabrera Infante: el Malecón del recuerdo. Por Orlando González Esteva.

Guillermo Cabrera Infante: el Malecón del recuerdo (I).
Guillermo Cabrera Infante: el Malecón del recuerdo (II).
Martí Noticias. (III)

5 respuestas para “Guillermo Cabrera Infante: el Malecón del recuerdo. Por Orlando González Esteva.”

  1. Lectura (l)… esto es una maravilla!… Comienzo… quièn habrà sido el fotògrafo de mi GCI?… su imagen siempre es poderosa… la mirada que tanto me intimida… su gesto… el tabaco omnipresente, como un ave fènix entre sus dedos… «cuando parece apagado, muerto, la vida del fuego surge de entre sus cenizas»… y es que la imagen de Guillermo Cabrera Infante es siempre luminosa, viva… habla su imagen en la misma medida que siguen latiendo sus palabras… no hay evaporaciòn… la imagen incrustada en la palabra…

    El texto, divino!… Claro que es eufònico y eufòrico su nombre… Guillermo Cabrera Infante… octosìlabo perfecto… Nunca podrìa nombrarle como Guillermo Cabrera… y nunca serìa igual Cabrera Infante… GCI, sòlo como un divertimento… Guillermo es de sì, un verso… que «respira»… Guillermo Cabrera Infante, el poema… «idioma convertido en enjuague bucal; la literatura, en buche; la lengua, en barcaza; la razón, en boya; el infante barbado, en buzo; la página, en babero; Cuba, en Babel»… sensacional!…

    Gracias Zoè…

  2. Lectura (II)… “No, el mar no ríe. El mar nos rodea, el mar nos envuelve y, finalmente, nos lava los bordes y nos aplana y nos gasta como a los guijarros de la costa, y nos sobrevive, indiferente, como el resto del cosmos, cuando somos arena, polvo de Quevedo…» Suspiro…

    El mar y el cielo… una clepsidra eterna… Preciosa imagen… No he leìdo «Mar, mar, enemigo»… pero yo tambièn oigo pasar pàjaros… como oleadas… como oleajes…

    Orlando Gonzàlez Esteva… sin dudas, un poseìdo… serà una imagen ectoplasmàtica?…

  3. Lectura (III) «La Habana crea una luz para purificarse de lo oscuro: es el final del túnel del que hablan los resucitados, la niña que emerge de la panza del lobo, la gota de rocío que la ostra boquiabierta engulló en la superficie del mar, se llevó al fondo y devuelve convertida en perla. Estamos en el reino de la poesía…» estamos, en el reino de la poesìa… y sonrìo…

    Hermoso texto… Guillermo, protector… Guillermo Cabrera Infante el Malecòn del recuerdo… Mi recuerdo…

    Hay un gran poeta venezolano a quien amo, Rafael Cadenas, quien en un luminoso ensayo titulado En torno al lenguaje dice… «A las palabras le debo deleites de lector…» Y yo le debo a Orlando Gonzàlez Esteva el deleite que he sentido en leerle con los ojos y con la boca El Malecòn del recuerdo… su postura es de quien no solo sabe, sino -y es màs importante para mì- del que siente… y eso se sabe y se siente…

    Una vez màs, agradecida…

  4. Una maravilla los tres textos. Y moramai, mejor, imposible; los describió a la perfección. Gracias.
    Gracias por los links, Zoé.

  5. Gracias querida Ibis… ya no te leo mucho por estos lares… tambièn disfruto cuando comentas… por cierto, no conocìa a este ser… Orlando González Esteva… què roña me da!… 🙁 Mucha biblioteca para tan corta y vulgar vida…

    Saludillos…

Deja un comentario