La moda de las huelgas de hambre en Cuba. Por Tania Quintero.

La moda de las huelgas de hambre en Cuba.

Últimamente, aunque no se esté encarcelado, que es cuando más se justificaría realizar  ayunos y huelgas de hambre, cualquiera decide ‘declararse en huelga de hambre’. Por cualquier cosa. Ok, cada cual tiene derecho a hacer con su organismo y con su vida lo que estime conveniente. Como si se quiere tirar del último piso del Focsa, colgarse de una mata de mango, darse candela o tomarse una botella de salfumán.

Pero quien decida ayunar o dejar de comer, que lo haga en la mayor privacidad, no en la sala o el portal de su casa, con los vecinos y los amigos desfilando como si fueran a ver un fenómeno circense. No entiendo cómo alguien que dice llevar más de 20 días sin ingerir alimentos -me imagino que ha estado bebiendo agua y líquidos o si no ya hubiera cantado el manisero- tiene de ganas de escribir en un blog y estar todo el tiempo pasando Twitters. Autopromocionándose, sin sonrojarse.

Un huelguista de hambre que se respete y que de veras lo haga porque merezca la pena, por una injusticia hacia él o hacia la organización a la que pertenezca y crea que vale la pena morir reclamando sus derechos y los de otros, anuncia su decisión a su familia y a las autoridades. Y son ellos los encargados de informar sobre el estado de salud del huelguista y otros pormenores a la prensa, si el caso lo amerita. Pero no el propio huelguista, fotografiándose un día sí y otro también y utilizando internet para sacarle la mayor lasca posible a una decisión estrictamente personal.

Eso de las huelgas de hambre se está convirtiendo en una moda en Cuba. Por no decir en un descaro. Quienes festinadamente están cogiendo para el trajín las huelgas de hambre, con su actitud irresponsable están manchando el nombre de presos políticos cubanos que en estos 53 años han muerto por hacer huelgas de hambre de verdad. Sin publicidad, sin fotos, sin contemplaciones por parte de sus carceleros y verdugos.

A continuación, una lista con los nombres de 13 cubanos a quienes nunca deberíamos olvidar. La he tomado de Wikipedia y puede estar incompleta.

1) Roberto López Chávez, de 25 años. Murió el 11 de diciembre de 1966 en el presidio de Isla de Pinos. En prisión desde 1961, comenzó su huelga de hambre en protesta por una salvaje golpiza por los guardias. Le trasladaron a una celda de castigo y le negaron agua, lo que empeoró su condición. Estaba tirado en el suelo boquiabierto y gritaba pidiendo agua cuando varios guardias entraron a su celda y uno orinó en su boca. Murió al día siguiente, el día número 70 de su huelga, sin recibir atención médica.

2) Luis Álvarez Ríos, de 31 años. Murió el 9 de agosto de 1967 en la prisión Castillo del Príncipe, La Habana. Había sido condenado a 20 años de prisión por ‘contrarrevolución’. Álvarez y otros presos iniciaron una huelga de hambre pidiendo ser separados de los delincuentes peligrosos. Al onceno día, las autoridades carcelarias aceptaron negociar y los presos depusieron la huelga. Pero no se les prestó atención médica y, por el contrario, se les sirvió comida pesada. Médicos que se encontraban presos les dijeron que era peligroso comer así, ya que después de un ayuno, el cuerpo debe ingerir alimentos gradualmente. Un grupo de prisioneros comió y Álvarez Ríos murió casi de inmediato. A la familia sólo se le permitió velarlo durante dos horas.

3) Francisco Aguirre Vidarrueta, murió en septiembre de 1967 en el Castillo del Príncipe, La Habana. Se negaba a vestir el uniforme azul de los presos comunes y pedía ser reconocido como preso político.

4) Carmelo Cuadra Hernández, murió el 21 de julio de 1969 en una prisión de La Habana a consecuencia de una huelga de hambre, sin atención médica.

5) Pedro Luis Boitel, de 34 años. Murió el 25 de mayo de 1972 en el Castillo del Príncipe, La Habana. Conocido líder estudiantil, después de 1959 lo condenaron a 10 años, acusado de ‘contrarrevolucionario’ por oponerse al secuestro del ideal democrático. En la cárcel sufrió torturas, palizas y abusos y se le prolongó la sentencia. Junto a otros presos, participó en muchas huelgas de hambre en protesta de los fusilamientos de los barbudos recién llegados al poder y exigiendo derechos como presos políticos. Llevaba 12 años encarcelado cuando falleció, el día número 53 de huelga, sin asistencia médica y maltratado por los guardias mientras agonizaba. Al morir, la Seguridad del Estado  agredió a su madre viuda y la aisló en su casa.

6) Olegario Charlot Spileta, murió el 15 de enero de 1973 en la prisión de Boniato, Santiago de Cuba, tras una huelga de hambre, sin recibir atención médica.

7) Enrique García Cuevas, murió el 23 de mayo de 1973 en la prisión provincial de Pretensado, Las Villas. Débil por la desnutrición, comenzó su huelga en la prisión de Manacas, en protesta por el trabajo forzado y las condiciones inhumanas. Cuando llevaba 25 días de huelga, lo trasladaron a Pretensado, donde murió sin atención médica.

8) Reinaldo Cordero Izquierdo, murió el 21 de mayo de 1975 en una prisión de Pinar del Río. Después de cumplir su sentencia su de 10 años, se la aumentaron arbitrariamente. Durante su último año de reclusión había sido torturado severamente. Comenzó su huelga exigiendo su liberación y murió en su celda por complicaciones, sin atención médica.

9) José Barrios Pedré, murió el 22 de septiembre de 1977 en la prisión Pretensado, Las Villas. Comenzó su huelga de hambre recluido en una celda de máximo castigo.

10) Santiago Roche Valle, de 45 años. Murió el 8 de septiembre de 1985 en la prisión Kilo 7 de Camagüey. Sufrió un paro cardíaco, sin haber recibido atención médica.

11) Nicolás González Regueiro, de 42 años, murió el 16 de septiembre de 1992 en la prisión de Manacas, Las Villas. Estaba cumpliendo 4 años de prisión por distribuir ‘propaganda enemiga’ cuando le salió una úlcera duodenal. Comenzó su huelga para protestar por la falta de medicamentos y su encierro entre delincuentes.

12) Orlando Zapata Tamayo, de 42 años. Murió el 23 de febrero de 2010, el día 82 de su huelga. Arrestado en 2003 y condenado en 2004 a 3 años por desacato, desorden público y desobediencia, fue reconocido como prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. En prisión, le aumentaron su sentencia a más de 30 años, por protestar contra los abusos que sufría. Luego de numerosas palizas y torturas, comenzó su huelga exigiendo su integridad física y ser reconocido como preso político. Durante 18 días se le negó tomar agua, lo que condujo a una insuficiencia renal. Luego, lo dejaron desnudo bajo un aire acondicionado y le dio neumonía. Horas antes de su muerte, lo llevaron al Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras en La Habana.

13) Wilman Villar Mendoza, de 31 años. Murió el 19 de enero de 2012, tras 50 días en huelga de hambre en su celda de castigo, reclamando su inmediata excarcelación. Su estado se empeoró debido a una infección el torrente sanguíneo y que irreversiblemente afectó el funcionamiento del hígado y los riñones. Dada su extrema gravedad, fue  trasladado al hospital Juan Bruno Zayas de Santiago de Cuba, donde falleció.

Tania Quintero.

17 respuestas para “La moda de las huelgas de hambre en Cuba. Por Tania Quintero.”

  1. Que comentarios mas crueles!. Todos esos que hacen la huelga de hambre son martires de nuestra Patria. Lo hacen por la libertad de otros, por protestar de la tirania y por ayudarnos a regresar a la Patria nuestra. Nosotros nos fuimos , muchos por persecucion, otros por no estar de acuerdo con el sistema y ahora por los que viene por la mala economia del pais. Si estamos fuera no es para criticar a los que estan en el infierno. Tenemos que apoyarlos en cualquiera manera que podamos y dejar de inplantar mas divisiones.

  2. Seria bueno esta reseña llegue a las manos del coma andante aver si dice como de la UMAP que el no sabia por estar muy ocupado en otras cosas, digo, porque ahora le a dado por procurarse un pedacito de cielo.

  3. Excelente estudio Tania, como bien dices, no se puede olvidar a los que murieron defendiendo su derecho.
    Delia, mejor lea el articulo cuidadosamente, y entienda lo que plantea Tania super claro, deje de repetir el comentario sobre la division que ya aburre. Hay que saber distinguir entre cubanos que de verdad estan haciendo algo por la libertad de Cuba y los que lo hacen por circo o para ganancia personal.

  4. Lamentablemente, esta huelga de hambre no tiene nada que ver con la libertad ni con nada mas que con un aumento de salario del doctor, como el mismo dice. Y naturalmente, no pide nada mas que un salario mayor. Ahora regresara a su trabajo, sin problemas. Los demas huelguistas, que hicieron su protesta en la carcel, esos no saldran de la tumba. Lo curioso es que la dictadura haya «atendido» tal reclamo, tan velozmente en un sistema burocratico como el cubano. No tengo la menor intencion de apoyar a nadie cuyas intenciones no sean claras, y su actuacion no me deje lugar a dudas. Dicho sea de paso, no estoy de acuerdo con las huelgas de hambre, porque no estoy de acuerdo con la autoinmolacion en un momento que no se necesitan martires, se necesitan hombres y mujeres vivos y con las energias para destruir a la dictadura. A la cual, por cierto, un muerto mas o menos no le pesa mucho, y es un enemigo menos que la dictadura tiene.

  5. Dear Tania…Esos que hacen huelgas son cubanos desesperados que solo les queda ese camino…no quieren morir en ella..solo hacer bulla y publicidad para mover al regimen para lograr sus objetivos ..saben que solo la opinion internacional respeta el regimen que no quiere ahora una mala propaganda debido a lo que paso con los otros huelguistas en especial: Zapata..no quieren otro Zapata y hacen esas pequenas concepciones…no way out..bye

  6. pero yo no puedo aprovar una huelga de hambre de Farina,con una puesta en escena que ni la tragedia mas grande de SaraBernart la hubiera superado,huelga de hambre fue la de Zapata llevada hasta el final,hay muchos que desde dentreo hacen el paripe de estar luchando,caminando por las calles y hablando todas estupideces que dicen sin ningun tipo de problemas argumentando que sin el celular estarian expuestos a desaparecer,todo el que vivio dentro de cuba sabe bien que cuando al regimen alguien se le hace incomodo lo desaparecen,por eso sin tenr nada contra Farinas,la senora Sanchez y todo el resto de la comparsa esa si no me la psasan,cuando ellos llegaron tenia 14 anos y vi todo el proceso y nadie se les ha escapado cuando verdaderamente les estorba,ni ONU ni el copon divino,poer eso si pienso que detras de cada figura de estas,que hablan y reportan para periodicos extranjeros como corresponsal hay realmente un chivato,torres mas altas he visto desplomarse en la isla sin ningun miramiento,lo demas son grandes puestas en escena que yo no me las creo.

  7. Que tristeza y vergüenza saber que en los 60, 70 y hasta los 90, cuando yo no tenía ni idea de criticar a La Dictadura Castrista, ya habían muerto tantos por huelga de hambre, ya se habían enfrentado en el silencio y la ocuridad de una prisión a un Gobierno que presume de hablar de Libertad. Estamos en deuda con esos muertos. No hay que pedir más muertos, pero por lo menos no colaborar más con los Dictadores.

  8. ¿Rayma desdibuja a Chávez?
    Rayma, joven comunicadora de la UCV, levantó «el genio» del sector oficial
    ORLANDO VIERA-BLANCO | EL UNIVERSAL
    martes 3 de abril de 2012 12:00 AM
    Es difícil dar con diagnósticos y expresiones críticas al poder con la precisión de los caricaturistas. Si en política la efectividad es un valor supremo, entonces Rayma, Zapata, Weil, Sanabria o Lira, por certeros, son imbatibles políticos… La caricatura crítica es un viejo arte que decía Aristóteles, censura la insensatez y la deshonestidad de un personaje o de una situación. Y frente la agudeza de estos artistas, a Hitler, Franco o Mussolini no les quedó más que censurarlos torpemente apelando al atropello.

    Caricaturistas mordaces fueron el infame Poson, Atenis o Clesides de Éfeso en la antigua Grecia. John Tenniel caricaturizó de mono a Darwing en 1870 y Thomas Nast creó los símbolos de los partidos Republicano y Demócrata, el elefante y el asno. En LATAM, inclementes han sido Eduardo del Río (RIUS), Helguera o Fisgón (México)… Y en Venezuela, Rayma, joven comunicadora de la UCV, levantó «el genio» del sector oficial. La Misión Vivienda -asemejada a una casa de perros (El Universal 14-03-12)- le valió la reacción siempre atípica del «Sr. de la noche». «Rayma propaga el odio, es racista… ejemplo del trato denigrante al que la oligarquía y el imperialismo someten al pueblo», le sacudió el florete moderador… ¿Y Ud. qué?… Otro caricaturista, Roberto Weil, también causó revuelo en los rojos. Redujo lo del agua a una gráfica que dice: «basta de supremacía blanca ahora tenemos aguas afrodescendientes». La reacción del diputado oficial a la AN Modesto Ruiz, no se hizo esperar: «[Weil y Petkoff] para buscar la confrontación política… aspiran con esa publicación llamar a la población afrodescendiente como… «.

    Lo contradictorio es la permisividad con la cual el propio jefe de Estado y adeptos -sistemática e impunemente-ofenden a la disidencia, quejándose (¿?) del mismo afán. Con un lenguaje hiriente y altisonante el P.R.B se refiere a Capriles de majunche y apátrida, al punto de cuestionar su sexualidad… Victorias de la oposición han sido calificadas del mismo tenor: ¡una m… !, siendo que la justicia revolucionaria ha legitimado el improperio a todo nivel. El Gobierno -además- se dio la lija de alertar amenazas de muerte a Capriles, sin dar detalle del supuesto complot. Hoy hablar del problema del agua es delito, como lo fue hablar de la luz. «Otra olla»; otra sensación virtual-sic- como la inseguridad, que no perdona la vida de nadie.

    NO hay caricatura capaz de figurar la descomposición de la V. Como parafrasea Rayma citando al General Franco: «Españoles, el nivel de libertad de represión en Venezuela es satisfactorio». Y ella misma sentenció: «Lo peligroso no es dibujar al país, sino evitar que se ‘desdibuje'». Se cansa uno.

    vierablanco@gmail.com

  9. A la primera comentarista.
    El que evalua «el proposito» de alguien en huelga en Cuba y sus concecuencias, no es Ud, es, el criminal gobierno de los cagastros.
    Por eso deciden, a quien dejan morir…………………..o, a quien dejan seguir con el Show.

  10. Promueven a Hitler
    Pareciera que hay sectores que recusan la amplitud y pluralidad democrática
    BEATRIZ W. DE RITTIGSTEIN | EL UNIVERSAL
    martes 3 de abril de 2012 12:00 AM
    De estos últimos años, sorprende la facilidad con que determinados segmentos del PSUV, partido político que se autodefine como socialista, utilizan la esvástica con el propósito de anular a quienes no concuerdan con sus ideas; igualmente, tildan de fascistas, de nazis, para infamar a sus opositores. Ello, tal vez por ignorancia o quizá por inconsciencia.

    Preocupa constatar que la generalidad de estos componentes no entiende con exactitud qué significan esos términos ni su sustrato doctrinario; tampoco dan muestras de conocer las características de tales regímenes ni los hechos históricos que desencadenaron. Por lo tanto, pareciera que en la Venezuela actual, hay sectores que recusan la amplitud y pluralidad democrática. De hecho, las críticas a los varios niveles de gobierno no son bien vistas, omitiendo que los elegidos están obligados ante los electores que demandan sus responsabilidades.

    Pese a que los apelativos nazi y fascista sirven para descalificar, observamos que de forma contradictoria a sus proclamas, uno de los libros a la venta en los eventos organizados por el Gobierno Nacional es Mi Lucha, el ideario de Hitler. Nos asombró ver en los puestos de los libreros apostados en las inmediaciones del Paseo Los Próceres durante la celebración del Bicentenario, el 5 de Julio de 2011, dicho texto; una publicación que podemos señalar de clandestina y anónima, pues no ofrece ninguna información acerca de la empresa editora, lugar, fecha ni número de edición ni de registro. Asimismo, Mi Lucha estuvo presente en la reciente Feria del Libro (Filven), y según los comerciantes, tuvo gran éxito de ventas.

    Esta ironía nos hace adaptar un dicho popular: Dime qué promueves y te diré a qué ideología respondes.

    bea.rwz@gmail.com

  11. El Plan para cortos de mente
    SAUL GODOY GÓMEZ | EL UNIVERSAL
    martes 3 de abril de 2012 03:57 PM
    Si después de 13 años de Socialismo del siglo XXI, el alto gobierno, sus lumbreras intelectuales y sus más brillantes técnicos a duras penas lograron parir el llamado «Proyecto Nacional Simón Bolívar» (Primer Plan Socialista 2007 – 2013) tal y como me lo comentaban unos amigos, perdieron miserablemente el tiempo. Si eso es la hoja de ruta para la nación, con toda razón enfrentamos un estrepitoso fracaso en el tejido socio-económico del país.

    En su mayor parte, este documento no refleja estos últimos 13 años de gobierno socialista, la realidad que nos pintan, sus problemas, fortalezas, amenazas y circunstancias es la misma de 1999, como si hubieran metido a Venezuela en un congelador, no hemos avanzado en nada.

    De manera general, se trata de una catálogo de buenas intenciones, como una lista de pedidos para el Niño Jesús en Navidad, quieren eliminar la miseria, reducir la pobreza, controlar la inflación, igualdad para todos, trabajo, alimentación y vivienda… para lograr lo que ellos llaman «suprema felicidad social», que mal explican (tiene que ver con la solidaridad y recibir cada quien según sus necesidades) pero que dejan claro, quieren imponérnosla así no queramos, entre otras razones porque, y que a Bolívar se le ocurrió.

    Esto pretenden lograrlo por medio de lo que llaman, Democracia Protagónica Revolucionaria, que dice el proyecto, es una nueva forma de organización social, lo cual es falso, ya que las comunas, que es el eje central del proceso protagónico, es una idea que tiene siglos tratando de cuajar y no ha podido en ningún lugar del mundo, y con un Modelo Productivo Socialista, que dicen los autores, quiere lograr «trabajo con significado» (vaya usted a saber, significado para quién), y que tal, como está plasmado en el texto, parece más bien el delirio de un comunista luego de haber ingerido una arepa socialista en mal estado. Quien escribió este revoltillo de conceptos marxistas e ilusiones laboristas, jamás en su vida ha trabajado en una empresa productiva, mucho menos dirigirla, todo tiende hacia la planificación centralizada.

    Pero aparte de la consabida insistencia en que el Estado domine los medios de comunicación social, y de tener relaciones solidarias con gobiernos antiimperialistas de las más exóticas civilizaciones, que nada tienen que ver con nosotros (uno de los objetivos geoestratégicos para Venezuela, que plantean en esa visión multipolar del mundo, y a la que el país todo debe abocarse es: «contribuir a consolidar la presencia de África en la geopolítica mundial»… ¡vamos a salir de abajo!).

    Lo que realmente llamó mi atención no fue la nueva estructura social-territorial, ni las políticas que nos encumbrarán como nueva potencia energética mundial, que es todo un gran refrito de los conceptos y mapas rayados que Chávez trata de vendernos en sus maratónicas cadenas (cuando hay luz, y el hombre se siente bien), no, lo que más me impactó fue la calamitosa explicación cuasi-filosófica de la Nueva Ética Socialista con la que abren el documento, allí estimados lectores, estos socialistas de pacotilla dan un nuevo significado a la palabra «confusión».

    No son solo lugares comunes, galimatías, juicios de valor, generalidades asombrosas, sofismas, argumentos circulares, etc., para llegar a la insólita conclusión que el colectivo tiene una personalidad propia, diferente a sus componentes individuales, que posee no solo voluntad, sentimientos, conciencia y sabiduría, sino que además, ese colectivo, es revolucionario.

    El cortocircuito que tiene esta gente en sus calenturientas cabecitas, los lleva a describir una nueva forma de vida en el planeta Tierra, los humanos no estamos solos en el Universo, allá afuera hay una criatura que se llama «El Colectivo», una versión corregida y aumentada de la mayoría democrática, un ente estadístico al que dieron vida, y que sabe más y es más importante que nosotros los humanos, y que además es soberano y no se deja representar, y para colmo, debemos dejar que decida nuestro destino.

    Les recomiendo que bajen de Internet este documento para que lo lean, traten de entenderlo y tengan una nueva razón para desalojar del gobierno a estos zánganos ignaros, habladores de gamelote, que ni siquiera saben lo que escriben, eso sí, lo hacen con mucho «sentimiento».

    saulgodoy@gmail.com

  12. A todos que luchan contra la tiranía se les debería ayudar en lugar de criticarlos.

  13. Magnífico artículo de Tania Quintero. Le agradezco que recuerde a los héroes del presidio pollítico. No estoy de acuerdo con las huelgas de hambre, mucho menos cuando son asistidas.

  14. No estoy de acuerdo con Ivana aunque parezca que todos luchan por lo mismo esa no es la realidad,otros aprovechandose de eso luchan por ellos y mejorar su lucro a costa de los que si,en verdad luchan,la palabra lucha es bien aplicable a muchas cosas.

  15. De acuerdo con CU. La cantaleta sobre la»división» aburre. Los que nos hemos ganado el derecho a analizar y disientir tenemos el deber de ejercerlo. La lucha por la libertad de Cuba es una constante que no se puede reducir a clichés.
    Gracias.

  16. «La cantaleta de la division» seguira mientras sigan criticando a los que en terreno cubano tratan de un modo u otro demostrar su reprocho al gobierno, seguira mientras sigamos dividos en el exilio.
    Hay que unirse «en la union esta la fuerza». Si, es maravilloso tener el derecho a analizar y expresar nuestros deseos pero no lo usemos para destruirnos nosotros mismos.

  17. ¿ES PARA DESPRESTIGIAR O TRAS UN RECORD GUINNES?

    (6-6-11-5:00PM)

    Por Andrés Pascual

    ¿Cómo funcionaba la preparación de una huelga en el “extinto” presidio político cubano de antes, el de los malos y violentos asesinos que querían eliminar a Castro, al castrismo y a los residuos que quedaran?

    En primer lugar, la convocatoria era sobre bases de extrema seriedad ante una agresión a la moral individual o colectiva; por comida no, que el preso sabe dos cosas: que el enemigo que enfrenta es despiadado y que está allí por propia voluntad para darle cumplimiento al supremo sentimiento de la entrega total por la más grande causa jamás conocida: la libertad y la soberanía personal y de la patria…Al presidio político cubano no se entra para esperar una libertad que, a veces, es contaminada por instancias tan ajenas y nocivas como la tiranía y relacionadas con esta; tampoco a comer langosta Thermidor.

    Un huelguista no aceptaba ayuda vital para mantenerlo vivo y hablando con la prensa, el que se comprometía con una exigencia personal o por solidaridad, sabía que era al costo de la vida.

    Como que una huelga de hambre es un arma contra la tiranía, pues se cuidaba, no se hacía por cualquier cosa, porque, del respeto que se lograba imponer hasta para el G-2, si se abusa, se esfuma todo y se cae en el vacío de la pérdida de la personalidad y el valor como luchador, entonces no es capaz de mantener el mínimo de consideración respetuosa sobre él, sobre la huelga y sobre la posición que defiende.

    Los primeros que denunciaron a la dictadura por las violaciones a los derechos humanos fueron un grupo que se hacían llamar Centinelas de la Libertad, entre los que estaban Humberto Medrano y Luis Conte Agüero, en el exilio o Arnaldo Ramos Yániz en Cuba (Arnaldo fue preso plantado en calzoncillos y, porque no lo atendieron, una afección en la vista lo ha cegado en el 95% de su capacidad visual) y funcionaron en el período 1960-1963.

    En esa época, los “paladines” del archifamoso movimiento que ha mutado en varios más como Bofill, Rivero Caro q.e.p.d y compañía, estaban ejecutando la política castro-comunista desde sus militancias e imponiéndola en las aulas universitarias.

    Pero en 1960 cayó preso el embajador Armando Valladares, máximo exponente de la denuncia y la defensa del preso torturado y asesinado en la prisión, que nunca aceptó el contubernio de “colectivizar” las denuncias con quienes contribuyeron a diseñarlas e implantarlas. Por eso Armando es grande para todos los que estuvimos presos antes de estos nuevos jueguitos “de borrón y cuenta nueva” de los busca eximirse de las viejas culpas y no tantas, bajo el manto del luchador por la libertad que, en casi todos los casos, es discutible por lo ajeno a lo radical.

    Guillermo Fariñas anunció otra huelga de hambre sin que se haya olvidado aún el fraude de la de más de 100 días, con todo y ayuda médica del régimen, que convirtió el hospital en el que estaba alojado en una oficina de prensa y que puso a los grupos que lo apoyan, comenzando por la dictadura, a funcionar a todo tren desde Europa hasta Washington, pasando por Miami, como voceros del acontecimiento.

    Hace poco Nuevo Acción republicó un material-respuesta en el que Aldo Rosado, director, debió defenderse de acusaciones como “agresor de los grupos disidentes”. Sin embargo, nunca esos grupos se declaran anticomunistas, siempre se mueven en el sentido que quieren Europa, los grupos que los apoyan en Estados Unidos y la dictadura; en honor a estos, consideran inexistente la verdadera lucha contra la tiranía y, muchas veces, exigen ayudas o más de las que reciben, como verdaderos mercenarios, para desarrollar papeles de mentiras en una lucha extraña.

    Claro que no son todos, pero si muchos, sobre todo, dentro de las caras visibles de la capitanía con extensión al exilio. Es una falta de respeto acusar a quien diga 3 verdades contra una situación que se ha convertido en una fuente alterna para adquirir divisas personales, porque denuncie o comente que están utilizando el sagrado compromiso con la libertad de la patria como ejecución imperfecta hasta de la intención.

    Lo de las huelgas de hambre de Fariñas es tan dudoso que solo admite dos ópticas y ninguna de ellas reconocible como el célebre grano de arena por la causa justa y digna de 52 años de valor y entrega.

    Si se conociera el decoro, la historia de los luchadores por la libertad de Cuba que fueron asesinados o encarcelados con sanciones bestiales, cumplidas sin intermediarios a favor, la actividad “huelguística” del ex miembro de Tropas Especiales, “matador de buenos en la aventura africana”, solo puede ser considerada como la persecución de un nuevo récord Guinnes; o como el cumplimiento un punto importante del plan de trabajo creado por la tiranía para desprestigiar a los movimientos que representa; porque a los viejos, a los intransigentes, saben mejor que nadie que no pueden.