Presidenciales francesas: Un joven Sarkozy militante del UDR.

Mañana: Un joven y sorprendente François Hollande.