Miami: 50 años después. Por Luis González-Lalondry.

Miami: 50 Años Después
Por Luis González-Lalondry

Hay que estar muy ciego para no ver que los tiempos en el exilio han cambiado. La causa que nos trajo al destierro hace cincuenta años, es la misma. El sistema totalitario que impera en Cuba, es el mismo. El tirano que oprime y esclaviza a los cubanos con mano de hierro, es el mismo. Las razones éticas, morales, políticas e ideológicas que nos trajeron al destierro, son las mismas. Los únicos que han cambiado, son los exiliados, sobre todo los que han llegado de la isla hace un poco más de una década.

Las calles y los barrios de Miami se han llenado de luces, pululan los rascacielos en Brickell Avenue, Kendall, Miami Beach, Coral Gables y hasta la Calle Ocho, en otra época bastión de las marchas y las protestas de los cubanos desterrados, se ha llenado de negocios de todo tipo, tugurios de mala muerte, burdeles donde mandan las jineteras, cafetines con y sin licencia, algunos restaurantes de comida barata, donde acechan los vendedores de drogas, los amigos de lo ajeno y los delincuentes de toda laya.

Miami ya no es la trinchera de los años sesenta y setenta, la ciudad que recibía a los exiliados con un patriótico abrazo y de donde salían, cruzando el mar para combatir en Cuba, hombres de la talla de Tony Cuesta, Luis Oria Finales, Omar Guerra Gutiérrez, Antonio Padrón González, Ovidio Camejo López, Carlos Guas Decall, Santiaguito Alvarez, Tony Izquierdo, Luis Aurelio Nazario, Miguelón López Barroso, Valentín González, Luis Crespo, Héctor Fabián, Herminio Díaz, Diego Medina, Juan Pérez Franco, Julito González Rebull, Juan Felipe de la Cruz, Tony Iglesias, Guillermo Novo Sampol, Ignacio Novol Sampol, Eusebio Peñalver, Roberto Martín Pérez, Pedro Montey, Dionisio Suárez, Luis Zúñiga, Pedro Corzo, Alberto Muller, Irenaldo Padrón, Gustavo Villoldo, Rolando Martínez, Pepito Regalado, Manolito Blanco Navarro, Abel Perez Martin, Jorge Recarey, Carlos Poveda, Humberto I Lopez Saldaña, Efrain Berovides, Jorge Jones Castro, Mariano Perez Rodriguez , Jose Perdomo Estevez ,Noelio Mantilla Merodio, Carlos Varona, El Cojo Vera, La Clavija Vera, Alejandro Gonzalez del Valle, Oscar Alfonso Carol, Raul Villaverde, Emilio Martinez, Vicente Blanco Capote, Humberto Solis, Jose Raffo, Gabriel Duran, Manuel Reyes, Javier Souto, Lili Reboredo, Alfredo Reboredo, Angel Navarro Gomez, Ramon Cubeñas, Diego Hernandez Milanés, Herman Koch, Jorge Rojas Castellanos, María Luisa Abreu, Silvia Iriondo, Tony Zarba “El Americanito”, Carmelina Bonafonte, Pepe Estévez Bonafonte, Juan B. Pulido, Tony Calatayud, Gustavo Ponzoa, José Manuel Fajardo, Gaspar Jiménez, José M. Castrillejo, Osvaldo Piedra Negueruela, Eduardo Ferrer, Andrés Nazario, Miguel Isa, Ernestino Abreu, José Tenreiro, Orlando Urra, Alberto Martínez Echenique, Rafael Cabezas, Pedro Roig, Armando Galis Menéndez, Pedro Salvat, Nildo Acevedo, “Fico” Rojas, Máximo Cruz, Manuel Quesada, Luis G. Infante, Ernesto Lluesma, Miguel Alvarez, Eli César Guayanes, Felipe Villaraus, Félix Rodríguez y decenas de combatientes más, hombres y mujeres, que luego morirían peleando por su patria o cumplirían muchos años de cárcel, por el honroso delito de combatir la tiranía más feroz y criminal que recuerda nuestra historia, o viven aún en el exilio soñando y luchando por la libertad de Cuba.

La ciudad que acogió y de donde partieron muchos de los jóvenes que participaron en la heroica invasión a Bahía de Cochinos el 17 de abril de 1961, el refugio donde se preparó la expedición comandada por Vicente Méndez y sus compañeros de Alfa 66, el 19 de(2) abril de 1970, el trampolín que sirvió de base a los hombres de Armentino “El Indio” Feria, en septiembre de 1960 y a centenares de otros muchos combatientes que han caído peleando por la libertad de Cuba.

El Miami de otras épocas, de los tiempos de “La Rosa Blanca”, de la «CRAC» del “Frente Democrático Cubano”, del RECE, de Comandos L, de Alfa 66, del “Poder Cubano” y de “La Guerra por los Caminos del Mundo”, ya no existe. La ciudad de hombres como el doctor Orlando Bosch, Manuel Artime, Tony Cuesta, Santiago Alvarez, Herminio Díaz, Andrés Nazario, Enrique Huertas, Tomás Cruz, Felipe Rivero, Tony Varona, Rafael Díaz Balart y Jorge Más Canosa, pertenece al pasado.

Naturalmente, en esa época Miami era la capital del exilio histórico, cuando el tirano temblaba, cada vez que sus agentes y espías le informaban de los preparativos de los hombres y mujeres del destierro, que se aprestaban para hacerle la guerra a su régimen despótico y brutal en su propio terreno.

La ciudad donde en cada casa había “una base de entrenamiento militar”, donde se guardaban las armas compradas con el mísero sueldo ganado en las factorías y las tomateras. El Miami donde los fines de semana cientos de combatientes se iban a los pantanos de los Everglades, a recibir clases y entrenamiento en guerra de guerrillas y a realizar prácticas de tiro. La ciudad donde todas las semanas había una manifestación de protesta contra el régimen de La Habana. La llamada capital del exilio, que llenaba con doscientas mil personas desfilando por la Calle Ocho para pedir ¡Libertad para Cuba, ahora! y ¡Abajo la Tiranía!

Esa capital del exilio, a la que le han cambiado el nombre, ya no existe. Ahora es el refugio de los espías y agentes de Fidel y Raúl Castro, el centro de operaciones de la contrainteligencia de la tiranía, la ciudad ideal de los artistas que allá y aquí le cantan a la “revolución” y a su “comandante en jefe”, el escondite donde vienen a refugiarse los peores esbirros del régimen, la capital del dinero para mantener la enclenque economía del régimen, la ciudad perfecta para emigrar y con los dólares de los exiliados, regresar a la isla al año y un día con el “gusano” repleto, las cadenotas de oro y la camarita al hombro, con la verguenza en el trasero, de regreso a la patria, de donde vinieron un día con el disfraz de refugiados, gracias a la Ley de Ajuste Cubano, que ya no sirve para nada.

Miami hace tiempo que fue siempre el objetivo político de Fidel Castro. Había que derrotar a la “mafia cubana” en su propio terreno. Acabar con sus mejores y más experimentados líderes. Por eso le indujeron un cáncer terminal al doctor Manuel Artime Buesa, preso en una celda del Castillo del Príncipe, y a Jorge Más Canosa, a través del espía confeso Juan Pablo Roque.

(3)
Fidel Castro, vengativo y perverso, no podía estar tranquilo sabiendo que Miami era una ciudad rebelde, un cantera de patriotismo, una fuente de mártires, capaces de hacerle la guerra en su propia madriguera, sin claudicar. Por eso se propuso siempre conquistar este baluarte. Y ahora lo está logrando, sin disparar un tiro, aunque con muy raras excepciones.

Las excepciones están a la vista: los históricos presos políticos, los Veteranos de Bahía de Cochinos, las mujeres de MAR por Cuba, el Directorio Democrático, Plantados Hasta la Libertad, el MRR, Unidad Cubana, Vigilia Mambisa, el Instituto de la Memoria Histórica, La Junta Patriótica, Alfa 66, el Movimiento Insurreccional Martiano, el Consejo por la Libertad de Cuba, Los Municipios de Cuba y unas pocas organizaciones más, salvan el honor del pueblo de Cuba y de los que no se resignan a vivir sin patria.

Miami ya no es la ciudad heroica de otros tiempos, de la misma forma que Hialeah se ha convertido en el cuartel general de la emigración económica que nos ha enviado el régimen que manda en Cuba, donde se venera a Fidel, Raúl y el Che, y donde la nueva generación de inmigrantes económicos –me niego llamarles exiliados– llenan el Teatro Manuel Artime para aplaudir al grupo Buena Fe, se van a bailar con La Charanga Habanera, Los Orishas y Los Van Van, repletan La Covacha, para escuchar cantar a Paulito FG, se reunen con Max Lesnick, Edmundo García, Pancho Aruca y Andrés Gómez y se enfrentan a la aplanadora de Miguel Saavedra y Vigilia Mambisa en el Restaurante Versailles de la Calle Ocho, los únicos que protestan físicamente por las presentaciones de esta avanzada castrista en el corazón de Miami, a los que el presentador de América TV, Carlos Otero, privilegiado del ICRT y la televisión castrista en La Habana hace sólo dos años, les dedica sus mejores “monólogos”.

De la misma forma que sucedió cuando El Mariel en 1980, que con los llamados marielitos nos mandaron a Miami un grupo de locos, prostitutas y homosexuales, en esta ocasión el tirano Fidel Castro nos está enviando de Cuba, agentes, espías, esbirros, jineteras, agitadores, rocanroleros, reguetoneros, bailarinas, músicos, comediantes, artistas, periodistas y escritores comprometidos con la revolución y granujas de larga historia, con el cuento del “intercambio cultural”, autorizado por el presidente Barack Obama. Que no vienen a Miami a luchar por la libertad, ni por los derechos humanos en Cuba, ni a protestar contra los abusos del gobierno comunista, sino a colaborar con el régimen y dividir a los exiliados, “entre los viejos cubanos del exilio histórico y la nueva generación de inmigrantes económicos, que sólo aspiran a ganar muchos “fulas” y viajar a la isla con la camarita al hombro”, porque viven con los dólares en el estómago y llevan a Fidel Castro en el corazón.

Esta es la nueva estrategia del tirano Fidel Castro y su hermano Raúl, para acabar con los pocos enemigos que tienen entre los exiliados de Miami, después de 50 años de lucha.
———-
Luis González-Lalondry es periodista, escritor y combatiente de Bahía de Cochinos.
Le agradecemos la publicación y el envío de este artículo a un amigo, familiar o conocido en Estados Unidos o en cualquier lugar del mundo.

Gracias a Rogelio Martínez.

Nota: Tengo mi opinión al respecto; antes que Pablo Roque inoculara un cáncer, o quien fuera, a los que fueran; debieron habérselas agenciado para inocularle lo mismo, mucho antes, a los Castro, o haberles metido el cohete en las cabezas. Pero es comprehensible, estaban demasiado dedicados a construír la bella ciudad que es hoy Miami, sin pensar que les mandarían la plaga que les ha caído. La plaga ya está ahí, son una gran mayoría de robots con la mente formateada bajo el castrismo. Y como mismo acabaron con Cuba lo harán con Miami si no se ponen vuestros hijos a defenderla. La mejor manera de defenderla es pidiendo que se acabe el relajo de la ley de Ajuste Cubano, y demás regalos que se les hace. Lo otro, no votar a Barack Obama.

21 respuestas para “Miami: 50 años después. Por Luis González-Lalondry.”

  1. La verdad es dura ,Miami es la Capitall DE LOS CHIVATONES ya los exiliados son minorias y la mayoria chivatones -inmigrantes economicos- el Mariel fue 1980…deberia agregar gallinas muertas en los parques de Miami ,caracoles,…los yumas pensaban que tenia que ver con extraterrestres!!!.
    ahh y lo nuevo -la invasion de los FETOS….La Isla-Manicomio-0_0 es un RELAJO como una vez comente muy similar a un viaje en un CAMELLO, robo,asesinato,violacion,palabras bien feas, golpes,mal olor, peste a boca, ….

    Segun un periodista de cubanet el mal olor en las calles de la capital es insoportable ,la gente se orina y defeca en cualquier lugar….existen poco banos publicos…

  2. Más allá de la nota que hace una semblanza en la que tengo otra opinión,debo destacar un error.
    El Exodo del Mariel fue en 1980 y no 1989.

  3. Pero eso lo sabemos Nosotros desde hace mas de 10 a~os. Hay limpieza general en Miami. Aunque no se publica, hay diversas campa~as para liberarnos de estos «hombres nuevos», incluyendo persuadirlos para que regresen a Cuba,y la lista de deportables de este elemento es mas larga de lo que se cree.

  4. Los latinos nos destacamos por exagerar ,creo que Miami tiene muchos defectos ,pero grandes logros.
    Hay que verlo con más objetividad.

  5. Interesante el escrito del Sr. Gonzalez Lalondry. Tiene cierta razon, aunque no todo en Miami es tan malo y hay que reconocer la parte positiva. Tambien cabe destacar que en el Mariel vinieron muchas personas decentes y trabajadoras. El comentario sobre los homosexuales esta demas, suena despectivo. Y la realidad es que vinieron muchos homosexuales en el exodo del Mariel y otros muchos que se hicieron pasar por homosexuales para poder salir del pais. Muchos de los homosexuales eran artistas e intelectuales que con el tiempo le inyectaron a Miami mas cultura cubana.

    La realidad cubana es muy triste, pues despues de 53 años de dictadura comunista/castrista no existe, ni en Cuba ni en Miami, una fuerza opositora que pueda tumbar al dictador. Las divisiones, las criticas destructivas, la desesperacion y el diario vivir no nos han ayudado.

  6. Asi MISMITO ES, nada que a~adir a su REAL comentario, adoran los «falsos exiliados» a su «papito» Fidel, les gusta la situacion, los deja a Cuba REGRESAR,» para que se puedan sentir millonarios, en un pais de limosneros «, y BIEN CLARO, USTED ESTA SE~OR, tenemos que sacar a Obama mediante el VOTO, Saludos y GRACIAS por su CLARIDAD!!!!

  7. Es posible que los que han cambiado ha sido la gran mayoría de ciudadanos cubanos que quedaron en la isla. Cincuenta y tres años viviendo entre la falta de todo incluso la comida diaria, tratando de buscar algo más que lo que se entrega a través de una libreta de racionamiento cincuentenaria, sometidos a una dictadura despótica que no ha dudado nunca en aplastar cualquier indicio de disidencia ha inculcado el disimulo, la mentira, el engaño, la corrupción. Ya son tres generaciones nacidas y criadas en aquel estercolero de corrupción empapelado con las doctrinas comunistas o anarquistas.

    Esa es la triste realidad cubana. Nadie ha ayudado a Cuba, que se ha quedado sola. No es culpa de los cubanos. Recordemos que Alemania, Francia e Italia NO se liberaron solas.. Fueron los ejércitos ingleses, norteamericanos y rusos los que aplastaron a aquel Hitler de las narices. Cuba no ha tenido esa suerte.

  8. La presencia de ese nuevo tipo de exiliado no se puede negar, y cada dia seran mas ellos, y menos los que sentimos lo que ha sucedido en Cuba, y en lo que los Castros han convertido a nuestra nacion. Esa isla que cuando ellos llegaron era un lugar normal con todas sus virtudes y defectos, pero llena de personas sensibles, inteligentes y emprendedoras. Esa nacion que ellos redujeron a un nivel cercano al de Haiti, y en ese proceso las personas fueron perdiendo, entre otras muchas cosas, los limites morales, y eso es lo que esta trayendo el barco: superficialidad e indollencia en su maxima expresion. Ultimas oleadas que Zoé muy bien ha clasificado como la generacion del cuchillo en la boca, descripcion exacta. . Gracias.

  9. Triste pero cierto, pero no solo Miami tambien en Los Angeles y otros estados al cual dia ha dia nos llega esta nueva plaga…

  10. Claro que el exilio que salio peleado a muerte (siempre digo asi, porque en mi casa siempre se ha dicho que NOSOTROS ESTAMOS PELEADOS A MUERTE con esa gente), con la dictadura, no se comporta igual al que «emigro» y no tiene nada en contra, ni tiene nada que reclamarle al tirano, ellos a quien con guaperia reclaman es a este pais, anoche vi en las noticias como algunos cubanos se conformaban conque Ozzie Guillen, pidiera disculpas y se retractara de haber dicho que amaba a fidel.Si eso hubiese pasado en los
    tiempos cuando todos eramos serreros para con todo lo que tuviera que ver con aquello, ya Ozzie Guillen lo hubiesen sacado de el equipo, por menos que eso Rick Sanchez perdio el trabajo,pero los judios se han dado a respetar, como ya nosotros no somos refugiados politicos nadie nos respeta, nuestros coterraneos se han encargado de demostrarle al mundo que alla no hay dictadura, van y vienen y aceptan todo tipo de relacion con la dictadura, o si no te dicen «que ese no es su maletin», ese es el ultimo dicharacho alla en Cuba para decir «que ese no es su problema», y tristemente ese comportamiento no solo son de los que llegan a Miami, la cosa ya esta regada como una plaga en el mundo entero.

  11. Por eso y lo sigo diciendo que debemos (EEUU) cerrar la puerta a la inmigracion. Los suizos hicieron bien en cerrar las puertas y la ciudadania al principio de los 1300´s.

    En resumida cuenta, desde los 1300´s Suiza no cree en la inmigracion. Incluso, si un individuo nacio en Suiza y es hijo, nieto, o bisnieto de extranjeros (y mas alla) no hay ciudadania.

    La ciudadania suiza es a base de sangre suiza (aleman, frances, italiano) y cualquier region en el pais. Para aquellos con el coro de que los EEUU es pais de inmigrantes, quizas hay que cerrar las puertas a partir de determinada fecha para aprobar una ley similar.

    Para aquellos que dicen que los «americanos» no hacen el trabajo de los inmigrantes, hay personas dispuestas a trabajar todo tipo de trabajo en vez de pasar el tiempo sirviendo a un tirano.

    Por lo menos hay estados en EEUU que estan haciendo eso.

  12. De eso no hay duda, Aurelio. En este caso, ha sido mas la crianza que la genetica. Ningun Cubano debe esperar ayuda de nadie.

  13. Vaya, vamos decirlo aui, ahora. Para conseguir la libertad de Cuba, tenemos que luchar contra Fidel Castro Y USA.

  14. Parece subir una gran Monta~a, verdad? Lo es.

  15. Miami no se perdio; esta casi perdida

    Posted by: Andrés Pascual

    La ciudad no esta sitiada; sino algo más que medio ocupada…se me ocurre pensar en aquel Napoleón que le imponía tanto respeto a sus subalternos que lo debe haber aplastado la desolación en Waterloo cuando concluyó que el mariscal Grouchy jamás violaría una orden suya; por tanto nunca sería el refuerzo necesario por su regreso al teatro de la contienda…mientras, Wellington se frotaba las manos.

    El exilio ha concedido tanto terreno en los últimos 30 años que casi entrega la vida: el crecimiento de opositores en Cuba en niveles nada más que relativo, ha tenido por respuesta de la tiranía la introducción en gran escala de “sus ejércitos” propagandísticos, divisores y terroristas en la ciudad que es el punto neurálgico de la tragedia nacional.

    ¿Hay culpables? Por supuesto, propios y extraños; entre los primeros, los desleales y castrocomunistas que se encubrieron durante la apertura de lo que llaman el exilio histórico, cuyas cabezas visibles pueden ser Max Lesnik o Alfredo Durán, por citar solo dos de nadie sabe cuántos ya; o los que, hasta hoy, han apoyado el peor cáncer en la lucha contra Castro y a favor de la perforación del destierro: el Ajuste Cubano, vía que utilizaron para introducir aquí a Edmundo García, a Hugo Cancio (a pesar de la edad que tenía cuando llegó) que no debió ocurrir nunca; o, por lo menos, hubiera sido inteligente obligar a su eliminación desde, quizás, 25 años atrás. Hay otros nacidos o crecidos aquí y facturados por propia iniciativa como Jorge Mas Santos o Joe García.

    El Ajuste Cubano es la autorización que se le ofrece a la tiranía para que coloque aquí a quienes quiera, incluso a los muchísimos inadaptados que reconocen, al enfrentar la relidad del capitalismo, que no eran tan anticastristas como suponían; entonces todo les parece mal: la lucha anticastrista y sus líderes, la petición de restricciones o suspensiones de las ayudas a la dictadura como los viajes y las remesas excesivas para terminar siendo un elemento procastrista y antiamericano. Este estereotipo debe ser el 98 % de los emigrados considerados económicos durante los últimos 20 años. El Ajuste Cubano no es más que una Patente de Corso que le ofrecen los gobiernos americanos a Castro para que acabe con lo que quiera o con lo que le interese en su gestión criminal extramuros.

    La proliferación de negocios de dudosa propiedad, en apariencias castrocomunistas, de la red minorista de servicios articulada con otra que funciona en Méjico y que va desde el tráfico humano, el tráfico de drogas y la trata de mujeres; el control desde La Habana de otra red de timadores capaces de defraudar a las agencias federales de ayudas médicas o de seguros y tarjetas de crédito en montos multimillonarios; el apoyo de la prensa grande como el Nuevo Herald; y el mercado televisivo de los canales considerados de bajo presupuesto como América Tevé y Mega Tevé, con programas como “Esta noche tu night”, con Alexis Valdés; o “Pellízcame, que estoy soñando”, con Carlos Otero; ambos en función de representantes en la ciudad de los artistas bajo el novísimo “cambio de un solo lado, nada de inter”, con anuencia de los propietarios de esas telemisoras para los que solo cuenta “el filón”, que es posible por el crecimiento del público natural de esos artistas, condimentado con que no conocen inglés ni les interesa aprenderlo y ayudados por una parte del exilio histórico que se presta a creales ratings, porque tampoco aprendieron ingles y, a veces, se justifican por su inapetencia patriótica con “ya estoy muy viejo o muy vieja”, son el resultado de la manipulación del Ajuste Cubano hasta convertirlo en un relajo instrumentado a favor del castrismo.

    Hace poco, en el programa de Alexis Valdes, el director de La Charanga Habanera manifestó lo cómodo que se sentía con este quedadito rosado; porque, en sustitución por vacaciones del presentador principal, debió enfrentar un programa inquisidor políticamente de parte de Eddy Calderón y, con Alexis, no solo evitó la pregunta caliente, sino que, cuando el tipo le preguntó por “su mayor deseo”, David Calzado ni rodeó con la respuesta; sino que, sin ningún tipo de vergüenza, como en Tele Rebelde, respondió “que el público siga bailano con nosotros”, con lo que complació sobremanera al auditorio colmado de “ajustados” viejos y nuevos que no tienen el mínimo apetito por oír hablar sobre la libertad o la democracia en Cuba. Por supuesto, Alexis Valdés quedó harto complacido.

    Como extraños, los propios gobiernos americanos presionados por los artífices de la apertura: los hombres de negocios de ambos partidos que nunca incluyen en su agenda derechos humanos, libertad ni democracia cuando de la tiranía se trate.

    El caso Obama es el mayor reto que enfrenta la lucha por la libertad de Cuba posiblemente en toda su historia; porque es de vida o muerte y estuvo sazonado durante casi una década por la administración Clinton y, siempre, por el cabildeo de los Andreas, los Rockefeller, los Soros… en resumen, posiblemente por el mayor grupo de interés en la salud política del castrocomunismo por razones hasta hoy no divulgadas; a pesar de lo que “reflexione” el tirano.

    Tal vez sea por la participación del Imperio Mundial ultrasecreto y omnipotente Builderberger en los asuntos cubanos, que nunca se explique por qué la dictadura ha durado tanto, ni las relaciones reales de los americanos con el castrocomunismo.

    En la esquina del restaurant Versalles un club llamado Aché es una provocación abierta al destierro; allí se presentan todos los músicos, además de en The Place, que forman parte de la embajada castrocomunista elucubrada por La Habana y en el Dpto de Estado..

    Los colegios y las universidades de Estados Unidos se preparan para recibir un frente de comisarios políticos, especialistas en “lucha ideologica, agitación y terrorismo”, preferentemente dirigido a sus matrículas de origen hispano; todo preparado por el gobierno de Husseim Obama bajo el ropaje de intercambios académicos; serán legiones de graduados aquí con ideología castrocomunista, antiexilio cubano y en contra de la lucha por la libertad de nuestra patria.

    ¿Podría ocurrir que se pierda completamente Miami? ¿Por qué no? Ya esta medio perdida. Ahora, que las ideas emancipadoras no claudiquen, es otra cosa.

    Hay que reconocer que los tiempos son tormentosos; que tenemos al gobierno americano en contra y, como entonan la Internacional los comunistas, codo con codo al lado de los criminales que someten a Cuba, si no se puede contener esta avanzada, no habrá espacio ni para la esperanza.

  16. Perfectamente explicado! Sr Luis G. Lalondry.Te felicito sigues siendo el patriota de siempre. Es mas creo que hasta te quedaste corto.Pero creeme muchos no entienden. Y no hay nada peor que no entender.Que Dios te Bendiga.

  17. Muchas cosas aqui pascual que van a ser mas bien para historiadores pues en estos momentos creemos que no es prudente ni saber de muchas intrigas y conspiraciones sobre Cuba. Sin embargo. de lo que hemos querido saber, se pueden hacer 2 grandes afirmaciones: USA estimo en los a~os 50 que Fidel Castro era mas util para ellos en el Poder de Cuba que lo que era Fulgencio Batista, y lo han mantenido ahi hasta ahora.

  18. Pero, tambien, no por esa accion, USA abandono a Batista, pues este siempre les habia sido fiel y aparte el y sus allegados conocian mucho de las maniobras de USA con la Isla de Cuba. Consecuentemente, Fidel Castro esta emparentado por matrimonio con familias de los mas altos funcionarios del gobierno de Fulgencio Batista. Entonces, se puede aseverar, que USA, estos familiares del gobierno de Batista y el propio Fidel Castro estan en conjuncion para mantener a Cuba en su presente estado

  19. Nosotros estimamos que ye se puede ir desentra~ando esta coneccion y si se quiere, empezar por los politicos de Miami y USA, la familia Diaz-Balart y quizas la senadora Ileana Ross Lehtinen. No teman,la Patria nos acompa~a.