La primera muerte de Günter Grass. Por Bernard-Henri Lévy.

El País.

7 respuestas para “La primera muerte de Günter Grass. Por Bernard-Henri Lévy.”

  1. Günter Grass fue nazi a los 17 años. Desde la Biblia para acá ha llovido mucho, y ha caído mucha caca del cielo, entre esa caca, para desgracia de la humanidad, el exterminio de seis millones de personas, todos judíos, inocentes. Israel es una democracia, tiene derecho a existir. Lo de «cuidado con los judíos» ¿es en serio?. Bueno, pues entonces cuidado con los cubanos, cuidado con los negros, cuidados con todo ¿no?
    Günter Grass, Premio Nobel, sin duda gran escritor, es un castrista de armas tomar. Allá fue a la isla a darse la lengua con Castro.
    Gracias, Michel, pero no.

  2. no tenia conocimiento de su vicita a Cuba.solo lo admiro como escritor me lei su novela «El tambor de hojalata».lo de los judios me referia no al cuidado como descriminacion mas aun stop por su manera de hablar de ellos,la ironia de que sabe mucho de la biblia es que no sabe nada y lo de hojalata es por su postura de metal(ironia del titulo).un juego de imagen.

  3. Admiro tu labor,eres una gran escritora y en el plano personal conoci de muy cerca a tu padre que Dios lo tenga en la gloria,las veces que iba por la muebleria a preguntar por Gustavito.
    Pero es increible hablando de Gunter como su gran capacidad para la literatura es maravillosa,pero en el aspecto personal son otra moneda y sucede con muchos escritores latinoamericanos.
    hay un escritor que yo admiro tambien que es Carlos Fuentes y su vision en el plano politico es muy amplio,su manera de hablar pareciera que estuvieras hablando con un estadista.no todos tienen esa capacidad de lidiar con la literatura y la sociedad.
    (casi siempre me la paso de madrugada pintando y para descanzar entro a leer un poco a mis amigos o a poner algo en mi blog,esperando que se seque un poco la obra)un abrazo,cada vez que pueda paso por tu pagina.

  4. Sé quién eres, Michel, y conozco tus haikubanos y tu pintura, y te admiro también, te daré una sorpresa en estos días… Sí, mi padre fue una persona muy muy solidaria con los artistas y con todo el mundo. En cuanto a Grass, El tambor de hojalata y El Rodaballo, obras maestras, pero así es. Abrazos.

  5. Definitivamente, Günter Grass ya no puede escapar ni de su oscuro pasado ni de su presente ridículo. Quedó atrapado.
    Excelente el artículo.
    Gracias por el link, Zoé.

Deja un comentario