No maten los toros. Por Katungo.