Conrado Marrero, el pelotero leyenda. Por Julio César Gálvez.

Conrado Marrero, el pelotero leyenda.                                         

Por: Julio César Gálvez.

Sección: Una isla perdida en el mar.

 

Este miércoles, Conrado Marrero arribó a sus ciento un  años de edad. Se dice fácil, pero tiene su mérito vivir más de un siglo. Marrero es el ex jugador de Grandes Ligas que cuenta con más edad. Sin duda es el pelotero leyenda del beisbol cubano de todos los tiempos.

Nació el 25 de abril de 1911 en la finca Laberinto, en Sagüa la Grande, en la anterior provincia de Las Villas; de ahí el sobrenombre de “ Güajiro de Laberinto “, aunque también es conocido como “ El Premier “.

Jugó en el beisbol amateur de la isla, lo que le llevó a integrar el equipo nacional en varias oportunidades. Participó en cinco Series Mundiales y todavía se comenta en círculos deportivos los duelos sostenidos frente al también lanzador derecho, el venezolano Daniel “ Chino “ Canónico, al que venció en 1941, en el Mundial celebrado en La Habana para luego caer derrotado en la de 1942. A esto debemos agregar que fue el primer lanzador cubano que derrotó a un conjunto estadounidense en Series Amateurs Mundiales.

Militó en la Unión Atlética Amateur de Cuba junto a peloteros cubanos tan destacados  como  Antonio  “ Quilla “  Valdés,  Julio  “ Jiquí “  Moreno,  Sandalio          “ Potrerillo “ Moreno,  Andrés Fleitas,  Juan Ealo y  Rogelio “ Limonar “ Martínez, para no hacer muy extensa la lista.

A pesar de haberse iniciado tarde en el beisbol, 27 años, en ocho temporadas como amateur conquistó 128 triunfos con 41 derrotas y propinó tres juegos de cero hits cero carreras.

En 1945, cuando contaba con 35 años de edad, saltó al profesionalismo alcanzando 69 victorias frente a 46 reveses en 12 temporadas. Tomó parte en cuatro Series del Caribe, donde se alzó con el triunfo en dos. Jugó en Ligas Menores con los Havana Cubans, con los que sumó 80 victorias y 29 derrotas con un promedio de 1,62 de efectividad y conquistó tres títulos de pitcheo en la Liga Internacional.

También intervino en la Liga Profesional Mexicana donde logró 24 triunfos frente a 10 desafíos perdidos.

El 21 de abril de 1950, cuando estaba a días de cumplir sus 39 años, debutó con el conjunto los Senadores de Washington de la Liga Americana, en las Grandes Ligas.

Fue elegido en 1951 para participar en el Juego de las Estrellas por su destacada labor al ganar 11 desafíos, incluyendo dos lechadas, convirtiéndose en uno de los primeros jugadores latinos en participar en estos clásicos junto al también cubano Orestes “ Minnie “ Miñoso y el venezolano Alfonso “ Chico “ Carrasquel.

Durante toda su vida como lanzador ganó 353 juegos con 173 derrotas y propinó 95 lechadas.

Sin gran velocidad, de baja estatura, Marrero contaba con su gran control y una curva que la ponía donde quería, una buena slider y una recta que se movía que mareaba y confundía al bateador contrario parado en home.

Al cumplir  ciento un años de edad, con su inseparable habano en la boca, afectado de la vista, amigo de contar anécdotas y de recordar a los buenos jugadores del buen beisbol de todo el mundo, sin duda Conrado Marrero es una leyenda del beisbol de todos los tiempos.

Julio César Gálvez.


5 respuestas para “Conrado Marrero, el pelotero leyenda. Por Julio César Gálvez.”

  1. Desde los 9 hasta casi los 12 nos enseñaba en el centro deportivo de La Habana del Este. Era de caminar y hablar pausado. Nos desesperaba cuando amanecia el terreno humedo y se demoraba para anunciar si habia juego o no. Era durante las vacaciones y queriamos aprovechar.
    Feliz cumpleaños.

  2. Quisiera post una foto del terreno donde nos lanzaba pelotas (necesito ayuda!), despues de advertir: «las que piquen detras del home plate son strikes»…..y ahi caian la mayoria!

  3. fue al reves, cayo en 1941

  4. Que alegria! Pase horas pegado al radio y despues a la tele cuando era un muchacho en mi patria. En aquel entonces jugaba para el Almendares, mi equipo.
    fui a los Maristas en Cienfuegos con sus hijos, sin duda me hizo pasar momentos muy agradables. Cuando lo vi en el Cerro, eso fue inolvidable, los duelos con Adrian Zavala del Habana eran grandiosos, ahi si se decia, como en el Cerro » se cayo el dinero». Felicidades Conrado! Gracias Zoe.

  5. Felicidades a Conrado Marrero.
    Gracia a Julio César Gálvez y Zoé Valdés por recordar a los grandes.