El chorizo y la fabada también son disidentes. Por María del Carmen Carro.

Nuevo Acción.