Una realidad que supera la ficción cinematográfica. Por Yolanda Monge.

El País.