La historia se repite como infamia. Por Orlando Fondevila.

LA HISTORIA SE REPITE COMO INFAMIA.

Orlando Fondevila.

Se observa una especie de convulsión originada en el hoy geriátrico represivo que por más de medio siglo -¡se dice pronto!- hace y deshace desde el poder tiránico en Cuba. Más bien deshace. Esa convulsión, cuya onda expansiva se extiende hacia otras latitudes y afecta a sectores vinculados al régimen de alguna forma, huele a chamusquina. De lo que se trata es, con evidentes prisas, de buscar un modo de salvación en los finales. Una desesperación por hallar una salida a una continuidad aunque sea simulada. Quienes han usurpado a sangre y fuego el poder por tanto tiempo, sin escrúpulos y sin piedad, arrasando con todo, buscan ahora, y encuentran, extrañas y obscenas alianzas que les permitan conservarlo, aunque tengan para ello que repartir algunas migajas. Lo tremendo es que sectores antaño perseguidos, humillados y despreciados, entre los que destacan la jerarquía de la Iglesia Católica y antiguos y nuevos, reales o supuestos enemigos, acudan temblorosos al convite de la traición.

Los acontecimientos relacionados con esta estrategia diseñada en el geriátrico- represivo, se precipitan en infame cascada en los últimos tiempos. Penosamente la jerarquía católica cubana parece estar desempeñando el papel principal. Da la impresión de que el Cardenal y los Obispos que se pasean en los mismos Mercedes-Benz que la alta nomenclatura geriátrica, han sido contratados y actúan como dóciles funcionarios del régimen. No solo el Cardenal se mueve como una especie de ministro de exteriores alternativo por los centros de poder en el mundo, en misiones secretas o públicas, sino que él y los Obispos de la Iglesia ponen los recursos y las influencias de la institución al servicio de los intereses y de la propaganda del régimen. Organizan encuentros –saraos y prestan las páginas de sus Revistas para la propaganda de los represores, y ellos mismos se tornan los mejores voceros de la misma. Sirven de anfitriones y de tribuna, de coartada “buenista” a traidores conocidos o solapados, así como a manifiestos agentes de influencia. Larga es la lista. Entre los primeros destaca Carlos Saladrigas, que por cierto no es el único, digamos empresario o ricachón, que busca salvar al régimen y de paso hacerse con algunos despojos con los que engrosar su billetera. Se sabe que se le han unido algunos otros nombres conocidos. Entre los agentes de influencia, unos “sembrados” y otros simplemente miserables morales y/o intelectuales, tendríamos como más visibles, pero no únicos, a los inefables “académicos” López Callejas (alias López –Levy), Jorge Domínguez, Juan Antonio Blanco, Jorge Duany y unos cuantos más. Esto por no mencionar a los traidorzuelos de antigua data.

Obispos y embajadores del castrismo intentar propagar por todo el mundo la imagen de una supuesta Cuba cambiante y reformista dibujada por la gerontocracia represiva de La Habana. Para cumplir sus objetivos y casi siempre bajo los auspicios de la Iglesia, se han convertido en habituales de presuntos eventos académicos en la Isla. Aunque no desdeñan la realización de Seminarios y Encuentros en Madrid y en los Estados Unidos. Presentan en La Habana informes y libritos. Se auxilian de algunas instituciones ad hoc como el Cuban Research Institute de laFIU y también, cómo no, de Asociaciones representativas de la izquierda más radical de los USA. Utilizan y alientan las políticas de cómplice acercamiento obamistas. Venden en sus solemnes y afectadas reuniones diversas golosinas para incautos o para desvergonzados, según sea el caso. Venden la necesidad de “subirse al tren de los cambios” (Saladrigas dixit) que, afirman, están ocurriendo en la sociedad cubana. Que el exilio, para ellos vocablo suavizado en “diáspora”, corra a invertir en puestos de frita en Cuba, eso sí, siendo respetuosos con el geriátrico represivo y sus descendientes. La Iglesia conseguirá, siempre que se mantenga obsequiosa, algunos permisos menores.

La lectura de todo lo que está ocurriendo debe ir más allá de lo anecdótico o de considerarles como hechos aislados. El proceder de la Iglesia y de las últimas y canallescas declaraciones del Cardenal Ortega, la ofensiva entreguista de Saladrigas y sus seguidores y/o paniaguados, el descarado pseudo-academicismo de abiertos o simulados partidarios de la tiranía, forman parte de toda una trama estratégica diseñada por la gerontocracia represiva.

Salvando las distancias de época, de actores y circunstancias, la tiranía y sus cómplices quieren repetir la traición de que fueron objeto el pueblo cubano y quienes habían peleado por su independencia en el siglo XIX. Como ha expuesto brillantemente Rafael Díaz Balart, una de las causas esenciales de las vicisitudes políticas de la República cubana nacida en 1902, es la de que los verdaderos hacedores de la independencia quedarían marginados de los poderes políticos, pero sobre todo de los económicos. Efectivamente, como consecuencia del Tratado de París, las propiedades de los españoles y las de los autonomistas fueron respetadas, mientras que las de aquellos que las habían perdido peleando por la independencia no fueron resarcidas o indemnizadas. Por otra parte, los integrantes del Ejército Libertador, simplemente fueron licenciados y regresados a la vida civil, literalmente “con una mano delante y otra atrás”. No es una simple anécdota que a Quintín Banderas, bravo general de las tres guerras, le ofrecieran un empleo de barrendero. Los cargos de responsabilidad política corresponderían en su , mayoría a los autonomistas, que eran los que “sabían”, los intelectuales, los que estaban preparados. Ya desde el primer gobierno interventor de Leonard Wood, sus principales ministros y colaboradores provenían del sector autonomista. No se trata de descalificarlos sin más, porque algunos de ellos sirvieron lealmente a los intereses del país, por supuesto, sin descuidar nunca sus propios intereses. De lo que se trata es de constatar una realidad radicalmente injusta. Esta injusticia marcaría el devenir de la joven República. Dejaría secuelas indeseables. Ciertamente el poder colonial había sido desplazado. Ya no se recibirían órdenes de la antigua Metrópoli, ni se le pagarían onerosos tributos, pero de facto el poder quedaba en manos de los mismos.

Hoy, pretenden repetir, con sus lógicas variantes, la misma historia de infamia. En el guión diseñado, el poder político estaría, en la “nueva” Cuba que preparan, en manos de los mismos. La misma tiranía, es decir, sus descendientes, con vistosos ropajes reformistas. El poder económico en manos de generales y doctores provenientes de la nomenklatura, que se harían con las propiedades más importantes, solos o en alianza con intereses extranjeros, o con cubanos “respetuosos” que se subirían entusiastas al tren, como Saladrigas y comparsa. A su vera, los “sabios académicos” de afuera y de adentro, y algún que otro politiquillo  pícaro e igualmente “respetuoso”. Y la Iglesia, aquella Iglesia que respaldó en el siglo XIX al poder colonial, del cual formaba parte, ahora vuelve a las andadas, sin las justificaciones que entonces pudo tener. Perdedores serían los de siempre: el pueblo y los combatientes descapitalizados, la chusma “con bajo nivel cultural” (Cardenal Ortega dixit).

El panorama que tienen ante sí los defensores de la libertad y todo el pueblo de Cuba, es ciertamente complejo y peligroso. De tener éxito la estrategia de la gerontocracia represiva castrista, las heridas de la historia quedarían abiertas y el futuro podría ser peor que todo lo vivido. La verdadera libertad, la verdadera justicia, nuevamente pospuesta y traicionada, no podría ser, en ningún caso, definitivamente cancelada. La lucha por alcanzarlas continuaría, nadie lo dude, en las nuevas generaciones del siglo XXI. Cuba no se merece tamaña traición. Los patriotas cubanos, acompañados o solos, debemos impedir la continuidad de la tiranía, por otros medios, que nos quieren imponer.

Orlando Fondevila.

8 respuestas para “La historia se repite como infamia. Por Orlando Fondevila.”

  1. Sr Fondevila, DOS veces, su realistico comentario, leido he, bien claro USTED compay, naa,
    » nos cacharon», los grises, logistica, no fallan, JAJAJA, «la ENVIDIA triunfo», PAREDON, PAREDON, PAREDON, JAJAJA, » y ahora «; «reconciliacion, reconciliacion…..», JAJAJA

  2. Mucha verdad historica en el articulo del Sr. Fondevila. A finales de la guerra de independencia encontrabas a los seguidores de la Monarquia,Autonomistas,REFORMISTAS, babosas de USA, y de la independencia .
    Ahora los reformistas como en esa epoca son la mayoria y quieren obtener buenas tajadas cuando el regimen pierda union con las muertes de los sapingos reyes.
    Se cumplira 120 anos en 2018 -puede ser antes- los ciclos de crisis economicas y politicas de la sociedad cubana -4 de ellas de 30 anos.
    Como comento una persona que yo era profeta!!!, le conteste lo unico que hago es dar mi opinion basada en un SIMPLE analisis estadistico de las crisis de esa sociedad……

  3. Que pena. Yo cada vez estoy más pesimista sobre el futuro del pueblo cubano que puede ser víctima de un arreglo entre Raúl Castro y la oligarquía norteamericana en especial.
    Cuba será otro Viet Nam o China, doblemente expotado y avasallado por un régimen comunista y un capitalismo salvaje.

  4. Pobre Cuba si repite, a escala, claro, el modelo ruso post sovietico de Putin y sus amigos nuevos ricos.

  5. Excelente artículo del Sr. Orlando Fondevilla.
    Gracias.

  6. Excelente artículo. Así mismo es, la historia que nos mal contaron intenta repetirse en favor de los tiranos y sus viejos y nuevos testaferros. Y tal como se viene fraguando en nuestras propias narices semejante infamia, en mi opinión definitivamente el único futuro democrático posible para Cuba necesariamente tendrá que oler a pólvora. No demasiada, bastaría con certeros disparos a la utopía, el inmovilismo, la traición (ahora trepada a un «tren fantasma») y a la ignominia que asolan a la isla desde hace más de medio siglo. No hay vuelta de rosca, Cuba necesita un Big Bang de justicia y sentido común, o jamás será libre ni democrática.

    Gracias al autor de este artículo. Y a Zoé, por supuesto, por compartírnoslo.

  7. La Cuba que queremos no le veo poibilidad de surgir en estos momentos…creo que ya se ha fraguado lo que pasara en Cuba en este proximo cuatrieno de Obama..todo esta dicho y se esta haciendo delante de nuestras narices..solo quedaremos-desgraciadamente-de simple espectadores…estamos asistiendo al acto final de la desaparicion de la llamada robolucion suciolista..se baja el telon…que viene detras??….soy tambien pesismista…

  8. Fonde…como siempre… muy claro…lo mejor que he leido sobre el tema…pero mi amigo Fondevila, algo debo recordarte…los lamec….del PP en Espana, esos que tambien se dicen muy patriotas y que han estado muy muy cerca de ti en mucha ocasiones no tienen intereses diferentes a los de toda esa manada de traidores…tu conoces tanto como yo los nombres…la diferencia es que Saladrigas y comparsa son de EEUU y por solo citar un par de nombrecitos, Larrinaga y Tamargo, son de Espana, Por cierto… el PP casi le saca los ojos al PSOE por la cochinada que le hizo a los expresos politicos (ojo que detesto al PSOE) pero y que estan haciendo ellos ahora por esa pobre gente??? Nada mi amigo Fonde….ya veremos quien esta en la repartidera del pastel…hay muchos mas por ahi calladitos… esperando la oportunidad de salir totalmente del closset…vamos no el de los maricones sino el de los oportunistas…