Orígenes del G2 castrista.

No le veo ninguna gracia a hacer un filme medio cómico o pujón sobre el G2, sobre todo porque el G2 ha sido una de las máquinas más sangrientas de los últimos 53 años de la historia de Cuba. Aparte de que el chiste es demasiado local, y una vez que haya que explicarlos por los pueblos del mundo para que se entienda, aquellos que lo logren se preguntarán cómo pueden los cubanos ser tan estúpidos que le hacen filmecitos ironiquitos  e inofensivos a uno de sus enemigos más potentes. Pongo link a Baracutey Cubano sobre todo por la anécdota sobre el asesinato de Aldo Vera en Puerto Rico, aparecida en el libro Dulces guerreros cubanos de Norberto Fuentes, que sabe muy bien de lo que habla porque él fue uno de ellos.

5 respuestas para “Orígenes del G2 castrista.”

  1. Tu sabes que estamos en sintonía, yo pienso exactamente igual. Es un chiste demaciado desagradable y extremadamente local. Nadie va a entender eso en ninguna parte. Asi como muchos chicos en el mundo creen que el Che es un roquero, muy bien el G2 puede ser un grupo parecido a los 5U4.

  2. INo sera IMItacion mala de la inglorious basters acerca de los nazis, era comica

  3. Es una estrategia magistral. Se trata de trivializar, casi que echar de menos, a un feroz aparato represivo, criminal, responsable por el fusilamiento y ejecuciones sicarias de miles de cubanos y extranjeros que no armonizaran con la mente diabolica y estalinista del Maximo Lider. Y eso es de viejisima data, cuantas peliculas y obras literarias sobre familias acorraladas, vejamenes de todo tipo, inmoralidades creadas por el sistema, exodos espeluznantes no se han filmado y editado en la carcelaria isla, y que provocan risas y frivola indiferencia entre nosotros, diganme ustedes entre foraneos. Yo tambien estoy en sintonia con la autora del Blog.

  4. Da asco que alguien vea como chiste al G2. Fueron y son diabolicos. Tuve 2 familiares en sus garras. Van a haber muchos individuos que no comprenderan esto y ahora, otra vez, los haran heroes como al Che

  5. Yo, que no sabia nada de eso, me parecio bueno al fin entrar en una de esas grandes residencias. Cuando entre’, supe que era una carcel, incongruente para mi entender. Estaba llena de peludos y barbudos y eso me alegro’ pero me confundio’. De todos modos, me sente’ a esperar la hora.