Un reverendo de Estados Unidos propone encerrar a todos los homosexuales «hasta que mueran».

¿Y a los curas pedófilos, y a los fascistas como él, qué hacemos con ellos?