Nueva matanza en Siria aísla aún más el régimen de El Asad.

El País-