El espíritu olímpico une en Londres al artista Ai Weiwei y los arquitectos Herzog & De Meuron.