Con François Hollande la urgencia ecológica puede esperar. Por Mathilde Cesbron.

L’Express. Y lo peor es que nadie le reprochará nada, puesto que es de izquierdas. Y todo lo que haya prometido la izquierda que no cumpla después no tiene ninguna importancia. Así es.

Deja un comentario