Acerca de diálogos y dialogueros. Por Orlando Fondevila.

ACERCA DE DIÁLOGOS Y DIALOGUEROS.

Desde hace más de tres décadas, cada cierto tiempo, recurrentemente, surgen propuestas de diálogo con la tiranía castrista, con el aparente propósito humanitario y “buenista” de buscar una salida no traumática al más de medio siglo de horror imperante en Cuba. La respuesta de la tiranía ha sido siempre, inveteradamente, no solo el silencio y el desprecio, sino la carcajada burlesca y el acrecentado chasquido del látigo. Pero hay quienes insisten en la mendicante imploración de algunas limosnas de libertad. Y es que no terminan de comprender que, como una vez más nos enseñara Martí: “la tiranía tiene una única manera de dejar de ser, y es desaparecer”. Igualmente Martí advirtió en múltiples ocasiones acerca del peligroso error político, lindante con la complicidad, de sembrar falsas expectativas en el pueblo de que era posible alcanzar la libertad cómodamente, sin serios esfuerzos, simplemente a través de una repentina sensatez que haría que la tiranía cediera su poder o lo “ablandara.

No se trata de que todos aquellos que se afanan por estos estériles y peligrosos caminos caminos puedan ser calificados de conscientes traidores, aunque también los hay. Como también entre ellos abundan los ingenuos genéticos, los cameladores de oficio, los cazafortunas, los que aún no han podido (tal vez nunca puedan) desembarazarse de ciertas toxinas marxistoides. Y claro, toda la gama de negociantes sin escrúpulos disfrazados de políticos tolerantes y de componedores de batea (ellos se llaman eufemísticamente “solucionadores de conflictos”)

¿Todo diálogo es malo per se? Por supuesto que no. Recuerdo una conversación con mi inolvidable maestro y amigo Rafael Díaz Balart, en la que me afirmaba que él estaba dispuesto a dialogar, incluso con el diablo, pero con la única condición de que fuera para resolver verdadera y definitivamente los problemas. ¿Y alguien cree- preguntaba Rafael- que el diablo esté dispuesto a conversar, a negociar con un oponente que no muestre una fuerza suficiente? ¿Con un obsequioso dialoguero? La verdad es que no lo estará nunca, y si alguna vez lo hiciera sería para imponer sus condiciones.

Estos bien llamados “dialogueros”, para diferenciarlos de quienes creen y practican diálogos serios, son fácilmente identificables. En primer lugar son capaces de arrodillarse suplicantes ante la tiranía, para desde esa incómoda posición “dialogar”. Con otros cubanos no les interesa diálogo alguno. Esos otros son intransigentes, están de alguna manera vendidos al Imperio y no buscan otra cosa que la venganza y llevar a Cuba a un baño de sangre. Como si no tuviéramos una historia de más de 50 años de sangre y opresión. En segundo lugar, se oponen al embargo y a cualquier medida que pueda rozar siquiera con una pluma de colibrí a la tiranía. Su estrategia explícita es conseguir cambios graduales en el régimen (¿tal vez otro medio siglo?) y conseguirlos a beso limpio. Es una curiosa estrategia comparable a querer amansar a un lobo proporcionándole abundantes corderos con la finalidad de que se harte y tome la decisión, poco a poco, de abandonar su fiereza.

Otro mantra dialoguero es el de invocar otras experiencias de “transiciones pacíficas” para inmediatamente trasladarlas a Cuba. Se trata de una espuria homologación. La más socorrida de todas es la transición política española desde el franquismo a la democracia. Que por muy alabada que haya sido, no fue tan pacífica como nos dicen. Además de que la situación económica, social y política en la etapa franquista no se parece ni por asomo a la cubana. Ah, y en España hubo mucha lucha política y sindical en las calles. La tiranía castrista ni siquiera pude homologarse con las dictaduras comunistas de Europa. En Cuba se ha dado una mezcla de comunismo y de tiranía unipersonal.

En fin, que solo la lucha sin tregua, sin medias tintas, sin melifluos acercamientos a la tiranía, la lucha en las calles de Cuba y las presiones de todo tipo en la arena internacional podrán conducirnos a un escenario de transición a la democracia y libertad plenas en nuestra patria.

 Orlando Fondevila.

Anuncios

9 Replies to “Acerca de diálogos y dialogueros. Por Orlando Fondevila.”

  1. Muy bueno. Es lo cierto. No existe otra manera de poder llega r al final de la tiranía castrista en Cuba. Lo demás es cuento de caminos, como decía mi abuela.

    Me gusta

  2. Sra Zoe Valdes, al parecer perdido se ha un comentario que envie, alguna manera de poder rescatarlo ?, Gracias.

    Me gusta

  3. No menciono el detalle que Franco murio, vivo no hubo abierta o activa revolucion. Yo vivi en España 1971 a 1972 y habia paz y seguridad y se notaba el progreso pese a Franco. Seguro habia actividades clandestinas y presos politicos pero fue muy diferente a la represion y vigilancia de Cuba. Mi madre llego a Madrid en 1976 ya muerto Franco, estuvo unos meses pero tampoco reporto alborotos o crimenes de ambos partes. Se puede afirmar que fue una transision pacifica y democratica.

    Me gusta

  4. Como me gustaría una transición pacifica allí, pero esto no será posible- ellos nos han enfrentado por mas de 50 años.
    Zoe me gustaría hacerte una pregunta sobre la operación “Encuentro” en privado.

    Me gusta

  5. Anya, es que los militares, cuando quieren y pueden hacen la diferencia…
    El General Fulgencio Batista y Saldivar, Dwight Eisenhower, General Grant, Charles de Gaulle, por ejemplo)
    F

    Me gusta

  6. Sra Zoe, muchas gracias, perdone la molestia, co~o chica, la mente, memoria, cabeza a veces me traiciona, again, thaks a LOT, we love U here, Saludos, Cuba LIBRE SERA, ” OJO ” con los yumas…..

    Me gusta

  7. Siempre estoy por el fin de la dictadura y de sus oportunistas llamen se como se llamen (lame botas).Propuse al Sr GW BUSH : Sinceramente ud quiere ayudar al pueblo cubano? Hay dos invasiones : La pura y dura tal como se entiende y en pocas horas se acaba la pesadilla y muchos se lo agradeceremos sobre todo los cubanos O simplemente llenando muchos puertos cubanos de alimentos : Una invasion contra la logica. Asi de simple
    y se cabarà definitivamente toda una cincuentena de años de estùpidas proposiciones.Un exilio que se compara con el haitiano y una guerra sensiblera y cursi.

    Me gusta

  8. Orlando Fondevilla,en realidad no le conozco,pero siempre abro la pagina de Baracutey Cubano,creo,que los cubanos podemos aprender mucho de todas las personas que se expresan en esa pagina,lo minimo que podemos aprender,es que no nos guste lo expresado y ya eso es bueno,yo en mi poca
    cultura y digo poca ya que el ser humano no utiliza toda la capasidad que nos da Dios,creo que ningun dialogo es bueno cuando se trata de dialogar
    con asesinos,rateros,delincuentes,criminales de ideas politicas recalsitantes,cuando se trata de dialogar con los comunistas,los musulmanes,los Al-kaedas,los talibanes y muchisimo menos con los Castros,cuando una persona esta en el camino correcto,de la decencia la moral,la equidad humana sabe de antemano que los que quieren un dialogo jamas seran atendidos y mucho menos dialogaran si primero no se les da
    una garantia que ellos ganaran la partida,DIALOGO,no funciona con esta gente,y si los de aqui quieren dialogos le estan dando abono a los comunistas para que sigan,luchar Si,eso es la lucha,que regresemos a ser los
    Mambises que llebamos en la sangre y eso si nos dara la libertad,que se merece nuestra patria y la familia CUBANA.Desde Cordoba Alfonzo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.