Estreno de I Love Democracy. Cuba sans Fidel. Doc. de Léa Viktoria et Frédéric Vassort, con Daniel Leconte.

Daniel Leconte se presenta al público de la MAL
Daniel Leconte se presenta al público de la MAL

Estuve antenoche en la Première del Documental I Love Democracy. Cuba sans Fidel, de los realizadores Léa Viktoria y Frédéric Vassort, conducido por el prestigioso periodista Daniel Leconte. Daniel Leconte hizo hace algunos años atrás (2005, yo lo puse en este blog) un documental, titulado Fidel Castro, la infancia de un jefe. La realización de aquel documental le valió que los castristas le impidieran regresar al país. Nunca más le dieron la visa de entrada.

La sala estaba repleta.

la foto

Esta vez Daniel Leconte envió a dos realizadores a Cuba que filmaron desde Santiago de Cuba hasta La Habana en un road movie documentary la realidad actual bajo los designios de Castro II. Es el pueblo quien se ve filmado, quien se expresa sin tapujos, pero con miedo evidente, son los jóvenes encontrados en las calles y en los puntos donde milagrosamente se pueden reunir para emborracharse y bailar, y de vez en cuando hacer catársis.

Un joven de Santa Clara en El Mejunje:

Cuba sin Fidel es la Cuba de los campesinos frente a la lucha del marabú y de las nuevas leyes que no los benefician como tanto se ha divulgado, al contrario, de las gentes que han perdido todo, ilusiones y viviendas, que viven en la miseria más absoluta. Se muestran los mítines de repudio dirigidos a la disidencia, las detenciones, el terror, y la desesperación. Eso es lo que filman Léa Viktoria y Frédéric Vassort en el interior de Cuba, hasta que Viktoria cae enferma, no se determina si con dengue o con cólera, y tiene que ser hospitalizada, y después partir, tras cuatro días sin tomar agua, sin comer, aguantando a base de sueros salinos, en el Hospital del 26, «el hospital de los pobres extranjeros», como le informaron en Admisión del hospitall Cira García, cuando ella quiso que la internaran allí, pero el dinero no le alcanzaba a la suma demandada en moneda extranjera, la despacharon diciéndole que «ese era el hospital de los extranjeros ricos, que fuera al Hospital del 26, que era el de los extranjeros pobres». Allí, en el Hospital del 26 se encontró con el horror cotidiano, con la verdadera realidad de lo que es un hospital para extranjeros pobres. Si lo que vimos es así, cómo serán los de los cubanos, pobres todos (existen imágenes en internet).

Es también la mirada de personas ajenas a los cubanos con un alto sentido de la democracia y de la libertad que viven en carne propia las mentiras del castrismo en cuanto a salud y educación.

Agradecí que mientras la cámara se mueve filmando el viaje y la belleza de Cuba no cayera en el miserabilismo corriente. Los realizadores supieron contarnos el país que sigue siendo Cuba, con sus potencialidades que nada tienen que ver con el castrismo. Y cuando nos muestran el castrismo, todo lo feo sale a relucir por encima de todo lo demás. Pero hicieron my pertinente y muy justa la diferencia.

Del lado de la libertad, en Madrid y en París, Daniel Leconte entrevistó a varios opositores, a los ex presos políticos Julio César Gálvez y Regis Iglesias Ramírez, a los que también agradezco enormemente sus palabras. Dos intervenciones colosales, dichas por dos personas que vivieron dentro del terror, en las cárceles castristas, en forma pacífica, contaron sus verdades con toda tranquilidad, sin aspavientos, pero con firmeza. Son rostros nuevos que merecen ser conocidos en Francia.

Yo destacaría un momento crucial en el documental cuando entrevistan a lo que parece un viejo mendigo con el pantalón agujereado, aunque limpio, con una barba entre blanca, amarillenta y gris, que no es otro que un antiguo barbudo de la Sierra Maestra: Armelio, el analfabeto que participó en la batalla de Guisa devino coronel, lo que cuenta con la pinta maltrecha muy acorde con el personaje de guerrilero que todavía asume, que vive en una especie de pocilga oficial de lujo -aunque mejor que el resto de los cubanos, porque posee cría de animales-, y que además muestra un papel : la constancia de que gana 400 pesos, un salario histórico, por haber sido un rebelde. Si comparamos con otra escena donde los cubanos deben pagar en una peluquería-barbería del estado, 40 pesos por el corte de pelo, sacamos en cuenta que su salario histórico no vale para nada. Claro, este señor siempre se ha ahorrado el barbero, lo que se también es notable.

Eché en falta algunos acontecimientos recientes ocurridos en Cuba, como la muerte de Oswaldo Payá y de Harold Cepero pero la participación tan precisa y clara de Regis Iglesias Ramírez colmó la ausencia. Según me contó Leconte, el documental ya había sido empezado cuando se produjeron. Entonces las palabras de Regis sobre las constantes amenazas de muerte devienen premonitorias y pruebas fehacientes.

Yo también participo en el documental, y me honran destacándolo.

I love democracy, Cuba sans Fidel, pertenece a una serie de varios documentales con el mismo tema, filmados en los siguientes seis países: Tunisie, Russie, Grèce, Turquie, États-Unis, Cuba.

Se estrenará el día 15 en Arte a las 22: 10, es una cadena de televisión internacional.

Póster de presentación de I love Democracy. Cuba sans Fidel con información detallada.

Zoé Valdés.

La presidenta del CDR, que reporta cada noche al MININT (Ministerio del Interior) sobre el más mínimo movimiento de cada vecino del barrio, en sus propias palabras:

3 respuestas a “Estreno de I Love Democracy. Cuba sans Fidel. Doc. de Léa Viktoria et Frédéric Vassort, con Daniel Leconte.”

  1. el documental con gusto me lo verè porque yo tengo ese canal tv

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: