El cuento del rigor.

Mi blog en El Economista.

A todo aquel que se sienta concernido, para eso lo escribí…

6 respuestas para “El cuento del rigor.”

  1. La envidia de los escribas sin rigor alguno…..son patéticos!! Cuídate mucho!!

  2. Bravo !!! mil veces bravo, por tus bolas, sin miedo porque hasta en eso los mortificas, los tienes giro, eres no una espina sino un mismisimo alfiler que le pincha el qlo a todos ellos que no soportan que nadie los desafie, con media docena de personas de la talla tuya desenmascarandolos tendriamos aunque sea la mitad de la batalla ganada, pero lo que sobra son los cobardes . Gracias Zoe por tu valentia y por defender a Cuba .

  3. Eres la gracia, el acero, la verdad hecha verbo, una novelista grandiosa y muy buena pintora y guionista y poeta y ciudadana y mujer y amiga.
    Vayan los envidiosos patéticos, como les dice JosEvelio, a la basura.
    Abrazo.

  4. Genial Zoé, como todo lo que escribes, te adoro por lo directa que eres, un beso MUUAAAAAA

  5. Eso es lo que se merecen, se arriegan a buscarle la lengua? ahi lo tienen una obra de arte, de una ilaridad que a ellos les falta porque son grises, y como les jode no poderte censurar jaja aun no se resignan a que tu verbo los pone KO, de que no las mandas a decir no les pides permisos ni disculpas al carajo! a quien le sirva el sayo que se lo ponga rigurosamente con rigor porque muchos aun estan dentro del closet, quizas poniendose el sayo aprovechan y salen vaya es una invitacion al buen vivir

  6. De rigor. El proceso que no admite la menor sospecha de la doble moral; consistencia. Estaremos o no de acuerdo con Zoe pero no cabe duda que ella es «de rigor» y los otros que se dediquen a buscar la definicion en el dicconario y se la apliquen.