Pero qué pesados con lo de ‘la cultura’. Por Carlos Boyero.

El País.