A Mao no le sienta bien el pop. Por Zigor Aldama.

Cliqueen en El País.