Adorable, Boki, Zê y Fló.

Boki invita a Zê a Le Comptoir Boétie, en el 99 rue de La Boétie, a oir a Fló cantar jazz acompañada de un contrabajo y de un guitarra.

Fló posee una voz como un lago que se va esparciendo por los vericuetos de la noche. Zê tiene hambre, el jazz le abre el apetito. Boki le recomienda el entrecôte aderezado con salsa béarnaise y como guarnición: habichuelas. Desde hace un tiempo Zê sustituyó las patatas fritas por las habichuelas, no sin cierta melancolía.

En eso llega Adorable, encantador como su seudónimo lo indica, para colmo elegante, incluso sofisticado; jamás tutea a nadie al principio, le advierte a Zê. Sin transición le cuenta de sus impresiones de un viaje a Israel que hizo hace algunos años, ¡maravillosos recuerdos! -afirma-, y añade que prefiere quedarse en París durante el verano. Boki lo observa entre arrobado y divertido. A Zê también le agrada el verano parisino, sobre todo cuando se torna en «été indien«, o sea que se extiende hasta finales de septiembre.

Fló iba a cantar flamenco jazz -al menos eso esperaba el público-, pero en el último momento eligió el jazz de New Orleans y el de los años treinta que se interpretaba en los clubes nocturnos a todo lo largo de la rue Victor Massé y la rue Lepic. ¿Será esa la razón por la que hoy Zê se siente como si hubiera nadado toda la noche de una orilla a otra del Mississippi o como si hubiera cruzado la Sena a breves y penosas braceadas?

Boki, Adorable y Zê echaron una propina en el sombrerito de Fló, quien ahora se aleja en dirección de otras mesas para enseguida retornar junto a sus músicos, enrobada en un liviano vestido negro, dándose un cierto aire a lo Kiki de Montparnasse mezclado con Musidora.

Zoé Valdés.

10 respuestas a “Adorable, Boki, Zê y Fló.”

  1. Bueno bueno… Zè, sè quién es; Boki, creo, creo… pero Adorable, no… no sè quièn es Adorable… 😉 Flò, ¡yo quiero conocer a Fló! ¡Què envidia, caballero!

    Billie. Suspiro.

    Me gusta

  2. Fló posee una voz como un lago que se va esparciendo por los vericuetos de la noche. Zê tiene hambre, el jazz le abre el apetito. Boki le recomienda el entrecôte aderezado con salsa béarnaise y como guarnición: habichuelas. Desde hace un tiempo Zê sustituyó las patatas fritas por las habichuelas, no sin cierta melancolía.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: