“Las muertes por hambre y sed en el norte de Kenia se han acabado». Por Marta Rodríguez.

En El País. Una excelente noticia, por fin una buena; hasta en Kenia hay agua y comida ya, menos mal.

Cosa que no podemos decir de La Habana, ni de Bayamo, ni de Cuba entera, donde falta el agua y la comida, pero claro, la gente «no se muere de hambre, todavía no», como señalan algunos. Ese «todavía no» es el que no podremos perdonar nunca. Comen más gorgojos que arroz, más piltrafa que carne (cuando hay piltrafa), pero no se mueren de hambre, y por la libreta de racionamiento. ¿Y el agua? Bien, gracias…

Zoé Valdés.

2 respuestas para ““Las muertes por hambre y sed en el norte de Kenia se han acabado». Por Marta Rodríguez.”

  1. Eres el agua, en la garganta seca y aspera del luchador de «apie».
    Eres instrumento bendito, de un Dios
    desconosido…
    Eres, simplemente ERES…
    MI RESPETO PARA USTED POR PINTAR CON PALABRAS EL DOLOR DE CADA SER… EN ESTO QUE LLAMAMOS VIDA…