Damas de Blanco golpeadas. La iglesia católica calla. Por Julio César Álvarez.

En Cubanet.

7 respuestas para “Damas de Blanco golpeadas. La iglesia católica calla. Por Julio César Álvarez.”

  1. El BRAZO del Papa «Pancho» no ha llegado a la siempre fiel. Salvo honrosas y pocas excepciones el papel de la iglesia catolica en Cuba es de total silencio ante el abuso del regimen totalitario de los Castro, sus «yes men» y el silencio complice del pueblo cubano. Cierto, la represion, la violencia, el miedo inducido es una epidemia que silencia pero ay! los peros, UN PUEBLO QUE CALLA ES COMPLICE. Callar, no tomar accion, ante la barbarie es indigno. VIVA CUBA LIBRE! La LIBERTAD se ejerce, se defiende con la accion ccivica porque la Vida es VERBO.

  2. Ni Cuba es Polonia o Hungría ni el maricón de Ortega es Kojtyla o Mindszenty.

  3. El cura de negro viste,

    tenemos las Damas de Blanco,

    pues para serte franco,

    cura es igual que alpiste!

    Seguro ya supiste,

    la alianza con el poder,

    con el enemigo cruel,

    que al pueblo tanto avasalla,

    yo le grito ; solavaya!!

    LA IGLESIA ES UN BURDEL!!

  4. Juan Pablo II tenía claro que con Ortega la libertad de Cuba estaba perdida. Lo dijo.

  5. Dentro de un rato otro papa dara la bendicion a los dueños de la finca.

  6. Desde el comienzo de la tirania military ASESINA monarquia cubana la iglesia catolica complice ES del experiment social del cubano ; si , Cuba , arrancaron con el programita de separacion de familias Pedro Pan , su numero metieron con el brete del » Covadonga » , y poco a poco con empujon tiranico apareciendo fueron los «curitas complices » con la anuencial del Vaticano y
    sus » complices socios USA » …….el resultado lo hemos , estamos viviendo desde hace mas de medio siglo..TODO un gran descaro…aparte de la iglesia / Vaticano chantejeados estar por la «criolla ASESINA tirania ….; ‘ actions speak louder than words «…….

  7. Sé con fundamento absoluto que Juan Pablo II hubiera querido otra cosa para Cuba, hubiera podido ayudar. Pero no podía hacerlo solo y vio que con Otega no podía contar. Por eso «abandonó» a Cuba a su suerte sin más, salvo visitar el país. El sabía muy bien cómo lidiar con el comunismo y hasta cómo derrotarlo, ya que lo consiguió en su país y en Europa. Pero lo tenía a Reagan. Después, al papa alemán que lo sucedió no le interesaba nada salvo la suerte religiosa de Europa. Respecto de mi compatriota Francisco, habrá que ver, recién empieza. No quiero aventurar nada.

Deja un comentario