La calaña moral del cubano actual: Burlas y golpes contra una enferma mental desnuda en las calles (video)

Se merecen el castrismo con ganas. Pendejos todos. El hombre nuevo del castrocomunismo. Eso es lo que trajo el barco:

Tomado de Cubanet.

9 respuestas para “La calaña moral del cubano actual: Burlas y golpes contra una enferma mental desnuda en las calles (video)”

  1. Lamentable actitud, y sobre todo, que ocurra entre cubanos. El famoso «hombre nuevo» resultó realmente un engendro diabólico de lo peor del ser humano, parido desde un grupo de mentes asesinas e igualmente diabólicas, y especialmente carentes de «piedad» hacia las necesidades y problemas humanos de diverso tipo. Pero la piedad es una palabra casi desaparecida del léxico cubano -como demuestran éste y otros hechos-, incluso al analizar la actitud de «Antígona» en el antiguo teatro griego con relación a su hermano muerto (por revelarse contra las injusticias), desafiando Antígona también las leyes divinas y humanas injustas, para conseguir el reposo de su hermano muerto; los griegos hace miles de años demostraron más humanidad y valentía que muchos cubanos actualmente. Ni un «caballero» entre esa verdadera «chusma», mientras la autoridad ni arremete contra los que rodean a la víctima, tirándose encima de ella de manera violenta. El material revela ausencia de principios, de sentimientos, de valores, de compasión, de educación ante el sufrimiento y las debilidades humanas (porque la muchacha se ve avergonzada y llevándose la mano a la boca como señal de ello)… ¿es eso lo que enseñó el régimen cubano para sostenerse en el poder? – ausencia de sentimientos, y esto es sólo parte de los resultados de esa educación manipulada ideológicamente de manera descarada. Aún así, la pinta de los macarras que rodean a la muchacha a lo largo del recorrido canta, porque se ve a la legua que es parte de la verdadera escoria de la ciudad. La siguió desgraciadamente, lo peor de Camagüey, parece gente salida de las letrinas de la ciudad, algo que evidencian sus pintas. Sin dejar de admitir que el «hombre nuevo» fue «una triste pesadilla» en la evolución de la nación cubana como evidencia esta turba de mequetrefes bajo el manto de «machos», cuando realmente carecen de la verdadera «hombría» que honra a un caballero.

  2. Como bien dices, se merecen el castrismo. Desde el dia que destruyeron todo y comenzaron a gritar paredon, ese pueblo llamo una gran desgracia sobre ellos. Y se dedicaron a cultivar esa desgracia con mucha chivateria, colaboracionismo, bajezas y degradaciones morales. Esto se vio antes, con la diferencia de que los desnudos eran hombres y mujeres, cuyas ropas eran arrancadas por las brigadas de respuesta rápida allá por la época de los sucesos del Mariel, en 1980. Hoy es peor, y la locura se ha convertido en una condición endémica en ese país. No me extraña la falta de caballerosidad, en esos patanes bien alimentados -¿lo han notado? que bien «jamados» están todos esos. Es un pueblo de carneros, con la única diferencia que los carneros a veces embisten a los perros del pastor. Cada vez que escucho a alguien hablar del orgullo de ser cubano, me avergüenzo. Porque evidentemente no han visto lo que es el cubano, un tipo que fue capaz de pedir a gritos el asesinato por fusilamiento de sus vecinos y amigos justo después del primero de enero del 1959, que ha chivateado y vendido a todo el mundo, que como pueblo da vergüenza. Y no solo en Cuba. Miren cuanto procastrista tapiñado pidiendo el levantamiento del embargo hay aquí en el exilio. Seamos sinceros con nosotros mismos: esa isla no tiene futuro alguno. La mayoritaria chusma arrollará con los pocos hombres, mujeres, y niños con decoro y decencia que aun quedan allí. No son muchos, pero algunos son. La isla habría que repoblarla. Triste, pero cierto.

  3. No hay nada tan repulsivo como las consecuencias del sistema político-social en Cuba, que la desmoralización social, como grupo.

  4. Esa jauría de homo novus castrista es el caso típico de desconexión entre cerebro y sentimientos, entre cerebro y valores morales, entre cerebro y principios (de solidaridad, sobre todo), entre cerebro y lengua, entre cerebro y humanidad en general. Son bestias.

    Tuve que pausar el video antes de llegar al minuto. ¡Pobre muchacha! ¡Pobre Cuba!

  5. Hace una decada fui testigo de un caso similar al que se le dio un tratamiento muy humano al presentarse en el lugar un carro patrulla tripulado por mujeres-policias quienes le pusieron a la joven una manta por encima, hablaron con ella y con mucha delicadeza la subieron al carro patrullero y se la llevaron….si la ENERGUMENA VESTIDA DE POLICIA golpeo a la joven es porque ESTAN ATERRORIZADOS ante la posibilidad real de una rebelion popular…!

  6. Hola a todos, de nuevo…. no pienso que este hombre nuevo nació de la noche a la mañana, este hombre nuevo existía en un embrión bastante brutal ya, en los mismos días de la toma de poder por los Castro y su panda de criminales. Esos gritaban paredón, destruían negocios privados, chivateaban y golpeaban, desde el mismo primero de enero del cincuenta y nueve, a «nombre de la revolución». No olvidemos eso. Ya la crápula existía! No creo que la policía tenga ningún temor. Son solo, simple y llanamente, expresión de una sociedad brutal. Nunca han estado mas seguros que hoy con una bichidisidencia autorizada y con un pueblo de carneros!

  7. Hay un factor instintivo humano en estos tristes episodios. Para que un agente represivo del orden público blanda un bastón y golpee a un semejante inerme, tienen que darse dos motivos: Uno, que el agente esté seguro que su acto de violencia injustificada va a quedar impune; o sea, que no va a responder criminalmente por ello; o Dos: que el agente del orden público comprenda que su vida o integridad física correrá peligro de no golpear al semejante.
    Claro, en este caso el Dos…,ni soñarlo y el Uno, le queda como anillo al dedo. Esta agente, como tantos otros, es un peón enviado al «sacrificio» para salvar al Rey.

  8. No me canso de repetirlo. No son marcianos como en el mambo de Jorrin. Esto lo han hecho los cubanos para los cubanos. La crueldad no es injerencia, es insidiosa y espontanea.