Cero. Por Charlie Bravo

Y esta es la historia de mi cero en literatura en el pre-universitario.

Ya se imaginarán. Me dieron un cero, muy redondo y vacío, porque se me ocurrió decir que Gabriel García Márquez era para mi un cero a la izquierda. Y lo fue siempre. Y lo seguirá siendo, ahora que está muerto y que ha finalmente alcanzado el estado cero.

Tengo que decir que fui sincero en mi examen de literatura.

Y que dije lo que sentía.

Gabriel García Márquez no me dijo jamás nada y me fue siempre ajeno.
Era –y soy aun hoy- un adolescente de La Habana, de esos que descubren el sexo en cines y parques, y que tienen la geografía urbana tatuada en la memoria. Lo único que hoy todas las ciudades son un poco La Habana (que jamás fue otras ciudades) y ahí sigo descubriéndolo todo mientras envejezco.

A ver, sinceramente…. ¿qué me interesaba a mi un pueblo perdido en Colombia? Que se lo vendiera García a sus compatriotas. A mí daba lo mismo. Una ciudad estelar como la Habana, que la descubría con una copia de los Tres Tristes Tigres como hoja de ruta y mapa, no tenía un carajo que ver con un aburrido escenario pueblerino de Colombia.

En esa época ya conocía un par de colombianos. Más chivatones ellos que cualquier hijo de pincho cubano. Eran un par de comemierdas con acento acatarrado en la beca en la que yo estaba. Al menos los chilenos eran interesantes. Y más sexy.

Y dije en aquel examen lo que pensaba. Gabriel García Márquez no había hecho nada en lo absoluto que pudiera cambiar mi vida. Claro, que si lo había hecho. Era compañero de correrías sexuales de los gemelos de la Guardia, del General Ochoa, de Abrahantes y de muchos otros, todos comunistas, segurosos, chivatos, personeros del régimen, terroristas internacionales y narcotraficantes. Y lamebotas de Fidel Castro.

Me atreví a comentar con alguien que luego me chivateó que García Márquez era en relidad como un maricón de esos que lava las sabanas de los prostíbulos y que está enamorado del chulo. Y yo sabía bastante de chulos y prostíbulos, con el bisabuelo que tenía. Y con las señoras que venían a ver a mi abuelo y le decían: su padre era un hermoso caballero. Pero bueno, la historia no es esa. García Márquez estaba enamoradisímo de los machos cubanos, en su cortapinguedad congénita. Este adoraba ser el lamebotas no solo del supermacho Fidel, sino del superantimacho Raúl. Adoraba a los de la Guardia, con un deseo de maricón sumiso. Y al general Ochoa. Y también adoraba al general electric, ese refrigerador americano que los castros le llenaban, condicionado a su adoración incodicional. En fin que yo en aquella época adolescente había conocido a algunas mujeres hechas y derechas que me decían que el escritor la tenía aun más corta que el comandante, y que él adoraba a los machazos proguerrilleros porque el simplemente era un pendejo de bar.

Yo claro que no entendía nada, porque lo veía cazar pre-adolescentes cubanas en la Quinta Avenida. Claro, que eso no garantizaba la quinta venida. Eso solo garantizaba que el escritor se templara a una chiquilla de trece años y que luego pagara por contemplar a un chiquillo dar lo que el no tenía sobre la misma niña. Pues así era, un corruptor de menores que jamás se atrevió confesar que lo que él deseaba era ser enculado por un machazo guerrillero.

A mí me daba lo mismo –o me tocaba mis adolescentes cojones- su realismo mágico. Era solamente un bodrio literario escrito con un tipo que quería ser a la vez guajiro, a la vez mundano, a la vez mujeriego y a la vez maricón. Y a mi, en mi ignorancia adolescente, solo me parecía un maricón insatisfecho, un maricón en búsqueda de una pinga comunista que lo hiciera sufrir. Me preguntarán ustedes si lo conocí. Pues sí, un día en que el séquito de Patricio de la Guardia despachó a todo el mundo para su casa, pues él, el escritorzuelo, su hermano gemelo y una caterva de esbirros habían decidido “ocupar” el Rio Club –nombre comunista del Johnny’s- en Miramar. Y claro a mí me sacaron de ahí, y afuera vi al escritor, con sus gafas y su sonrisa letrinoamericana con una jovenzuela que salía en televisión, y que debía tener en aquella época como once años.

Salí y como todos fui empujado al contén y ahí me di cuenta que ese pendejo castrista, ese adulador del comandante era el denso escritor que me había ameritado un cero semanas antes. Y claro, pues me dio mucha satisfacción verle. El templador de preadolescentes que en realidad soñaba con una polla comunista encentrada en su culo y con otra polla comunista en cada oreja.

Me fui de ahí con mi amiga, que estaba al final más satisfecha que la preadolescente, que fue dejada a un lado en cuanto los machazos guerrilleros aparecieron con sus propias queridas. Mi amiga, que no creía en machazos pero que creía en mi, y que me puso un nombre que aun hoy me da en esos e-mails que vienen del pasado sin apagarse, “antihéroe” por aquello de la literatura de Salinger, mi amiga odiaba a la literatura latinoamericana. Ella decía y dice que es de hombres que deseaban hombres aun cuando se templaban a mujeres. Y ella sabe de lo que habla, todavía hoy. Ella sabía que Carpentier era un denso escritor francés fascinado con un comandante fascista. Ella sabía que se había acobardado no solo Feijó, que se había acobardado Piñera y que se había acobardado Lezama. Ella tenía un amigo, un maricón muy hombre, pre-Mariel, se llamaba Reynaldo Arenas, y era rico aunque no un macho rico. Me llevo un dia a su casa, pero el escritor estaba borracho. Y aun así, fue una conversación de un minuto. Creo que me marcó para siempre. Y hoy por hoy la prensa llora no al maricón perseguido por Castro, no al hombre acosado por Castro, pero a los aduladores del castrismo representados en ese lamebotas supremo que fue Gabriel García Márquez, con su literatura aburrida pero apoyada por las editoriales del izquierdiosismo internacional, que le perdonaron sus plagios, numerosísimos. Hoy lo que revivo son aquellos libros de Cabrera Infante forrados en papel de periódico, que leí para disfrutar el proceso de hacerme hombre. Y aun siento placer por el cero que me dieron.

Charlie Bravo.

Anuncios

19 Replies to “Cero. Por Charlie Bravo”

  1. Muy CLARO / CLARISIMO que USTED esta Sr Bravo…….y ese tal ” Rio Club ” que USTED menciona era el ” Johhny’s Dream Club ” por el parquet del ” Picolino ” , cooo~ooo , por ahi habia un “trailercito ” que vendian hot dogs , fritas , hambergers , y ahi descansaba MUCHO el GRAN e INOLVIDABLE ” Caballero de Paris ” con su “bultico “…..y me recuerdo que el “gordo”
    del trailer de la JAMA siempre su “cabito / JAMA ” le pasaba…, y otras veces Joaquinito Rojas
    de KASALTA su buen sandwich cubano le compraba…….SAN SE ACABO LA LINDA Cuba….
    cooo~ooooo , la MEMORIA , MEMORIA ejercitar USTED me ha hecho , GRACIASSSS !!!!!
    Esos HP’s hermanitos / mellizos de la guardia SU BUEN MERECIDO “che” ganaron , el BIEN
    MUERTO de Tony fue el que ARRESTO al BUEN CUBANO de Sr Alfredo Izaguirre Rivas en el Focsa , NUNCA , NUNCA por mi joven mente me paso QUE MISMOS CUBANOS a MISMOS CUBANOS ASESINARAN / fusilaran , ENCARCELARAN , etc , etc….., pero lo MAS IMPERDONABLE es que MILLONES de CUBANOS PAREDON , PAREDON , PAREDON
    vociferaran Y que de tales DESMANES ” che ” alegraran , pues BIEN JAJAJAJA , ahi HOY dia el GRAN “eto” ahora del pueblo ESSSS por aca DISFRUTANDO ESTAMOS….Siiiiiii , Siiiiiiii ,
    Siiiiii : QUE SE JODAN yyyyy PIEDRAS COMAN……PROHIBIDO OLVIDAR , MUCHO MENOS
    PERDONAR !!!!!!

    Me gusta

  2. CHARLIE…BRAVO!!! Yo me lei Cien años de soledad y… aburrimiento y como a ti no me ”dijo” NADA. Gracias por ser sincero y directo Mira que darte CERO!!! pero ya sabes de esos profesores

    Me gusta

  3. Magnifico Charlie Bravo, Gracias, mil gracias. Yo recibi notas “B” y “C” cuando me merecia “A”, aqui en la CSULB cuando me tocaban profesores filocomunistas. Me lei algunos de los libros de Garcia Marquz antes del 59. Buen escritor pero no el major de las Americas. Le hizo mucho danio a la Cuba nuestra con todo lo que alago a Fidel.

    Me gusta

  4. Maestro Charlie ha estado ud insuperable, tengo un amigo de Guanabo que cuenta que el personaje a todos los chicos entre 10/12 años amiguitos de su edad para aquel entonces se los llevaba con el engaño para un matorral ya sabe ud a que, me cuenta mi amigo que el se salvò porque siendo siempre un callejero sabia y se dio cuenta de lo que sucedia, asi un dia este lo llama y el chico de ayer le dejo una guardarraya, entre otras cosas una de las mamas de uno de estos chicos denuncio el caso y poco falto que la dejaban a ella adentro, la mandaron para su casa con la amenaza de que de eso no se podia hablar . y asi continuan algunos a santificar a este penco dentro de poco serà canonizado como San Gabo de Macondo, cuando la mierda es mierda da lo mismo si es de vivo que de muerto mierda se queda.

    Me gusta

  5. Mira, y yo que creia que Charlie era del Exilio Primo. Como le gusta el Rock y eso….

    Me gusta

  6. Gracias a todos, y a Zoe, como siempre por la paciencia y el espacio.

    Me gusta

  7. Ah, pero el Gabo era bug(j)arron tambien? De lo que se entera uno. El que da, recibe.

    Me gusta

  8. A mucha Gente le da trabajo separar la vida privada, de la obra de un Artista(sobre todo a la mayoria del Cubano, de antes y de ahora). A Nosotros, no. Estamos absolutamente bien Preparados para poder discriminar entre una cosa y otra.

    Me gusta

  9. Vaya, si Nosotros hubieramos estado gobernando Cuba antes de la Revolucion, al unico lugar que Fidel Castro hubiera ido a parar hubiera sido algun hueco. Pero no fue.

    Me gusta

  10. Guajiro!!!! Claro, claro, no hay que dejar mata sin sacudir… En estos días cuando cuente mi vida de turista accidental, hablare un poco del Che Guevara americano, el talentoso Mr. Hemingway.

    Me gusta

  11. Humberto Fontova es guajiro? Yo creia que era de La Habana.

    Me gusta

  12. Canosa, no le explico mucho de esto porque no es en primer lugar algo que haya que explicar y porque no creo que usted lo vaya a entender. Humberto Fontova, que es un investigador, académico, y pensador como los que no se acostumbran a ver todos los días, es para mi el Guajiro. Para el yo soy el Bandolero. Y así es, sin mas explicación que la preferencia que tenemos ambos y Zoe por los Rolling Stones. Y si, ahi esta la respuesta. Por otra parte, no se preocupe usted mucho de cuando otros -como yo- salieron de Cuba. No es muy importante, que digamos. Bastele con saber que muchos de nosotros salimos en el preciso instante que pudimos. Por muchas razones, que tampoco hay que explicar.

    Me gusta

  13. No tenemos nada en contra de ningun nacido en Cuba y solo Uno.

    Me gusta

  14. Muchos dias fuera sin poder leer el blog, Me encanta por donde commence. Lo siento por mis Buenos amigos colombianos pero ni le pesame les di. Claro que nada senti por esta muerte . Bravo Charlie

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.