Editorial: Pabellón de oro, templo Kinkaku-ji, Kyoto

Tomamos una guagua a pocos metros del hotel, Manfoukan Gion, «Sueño del Efebo», el trayecto es largo, pero vamos descansadas, deteniéndonos en cada templo y viviendo el día a día de los japoneses de Kyoto. En el trayecto recuerdo las viñetas de Juan Abreu en Emanaciones de su viaje a Japón, sonrío para mis adentros. Recuerdo también mis lecturas japonesas, Kawabata, Mishima, entre otros.

Sin Attys Luna, nuestra guía, no habríamos llegado a tiempo a ninguna parte. Pero siempre llegamos a tiempo, antes de que ocurra lo imprescindible, lo que hubiéramos lamentado habernos perdido.

Alrededor de nuestro hotel, en el viejo Gion, se encuentran varias escuelas de Geishas, con ellas nos tropezamos a diario en el trayecto a los templos. No parecen reales, su belleza supera cualquier foto, cualquier película. Dos Maikos se nos cruzan en el trayecto hacia el Templo Dorado, Kinkaku-Ji, todo en ellas es majestuosidad. No me atrevo a fotografiarlas, tanta belleza me paraliza. Ni hablar de los jóvenes monjes, cuánta elegancia, serenidad; cuando ríen parecieran divinidades. Nos cruzamos también con parejas de recién casados, vestidos según la tradición. Es un día festivo en Kyoto.

Llegamos al Tempo Kinkaku-Ji, uno de los más hermosos del mundo. Intento hacer buenas fotos, pero ahora prefiero contemplar, apresar, para que mis ojos no olviden jamás tanto esplendor, de tanta armonía entre la naturaleza y lo sagrado. La advertencia de los cuervos y la tranquilidad de las aguas completan la magia.

Zoé Valdés.

Kyoto-Pabellón de Oro

Attys L. y Miriam Gómez en el Pabellón Dorado de Kyoto
Attys L. y Miriam Gómez en el Pabellón Dorado de Kyoto

 

Pabellón dorado, Kinkaku-Ji, Kyoto

 

Templo Kinkaku-Ji, Pabellón dorado, Kyoto

 

templo Kinkaku-Ji, Pabellón dorado, Kyoto

 

Templo Kinkaku-Ji, Pabellón de Oro, Kyoto

 

 

4 respuestas para “Editorial: Pabellón de oro, templo Kinkaku-ji, Kyoto”

  1. ….MARAVILLOSA JORNADA por la Tierra del Sol Naciente…y encuentras una «guagua»…

  2. Cuánta belleza, Zoe, gracias por compartir estos momentos memorables y sus fotos con nosotros.

Deja un comentario