El Buda Blanco de Kyoto

No es gigantesco, ni dorado. Es pequeño y blanco. De una belleza que corta la respiración. Me recordó a la Virgen de las Mercedes y a la Virgencita de la Caridad en el Cobre. Es el Buda Blanco, el más misterioso de todos los Budas. Se encuentra en medio de un bosque que rodea a un templo, en Kyoto.

Zoé Valdés.

El Buda Blanco de Kyoto

 

 

Miriam Gómez contempla al Buda Blanco de Kyoto
Miriam Gómez con el Buda Blanco de Kyoto

5 respuestas para “El Buda Blanco de Kyoto”

  1. No se puede apreciar… pero si tù lo dices, es.
    ¡Què sereno todo!

  2. Que clase de vista tiene Ud, Frida!

  3. Maurice, no es esta la primera vez que lo veo.

  4. Ah bueno, retiro lo dicho. Saludos

Deja un comentario