El Buda Blanco de Kyoto

No es gigantesco, ni dorado. Es pequeño y blanco. De una belleza que corta la respiración. Me recordó a la Virgen de las Mercedes y a la Virgencita de la Caridad en el Cobre. Es el Buda Blanco, el más misterioso de todos los Budas. Se encuentra en medio de un bosque que rodea a un templo, en Kyoto.

Zoé Valdés.

El Buda Blanco de Kyoto

 

 

Miriam Gómez contempla al Buda Blanco de Kyoto
Miriam Gómez con el Buda Blanco de Kyoto

5 Replies to “El Buda Blanco de Kyoto”

  1. No se puede apreciar… pero si tù lo dices, es.
    ¡Què sereno todo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .