La hipocresía premiada. Por Charlie Bravo

Como les dije hace apenas un par de días, ya se ha convertido en pecado pensar en las musarañas. Va uno, a solas con sus pensamientos por una calle cualquiera y se encuentra al típico idiota americano, vistiendo una camiseta hedionda con la jeta de Fidel Castro, y con un ejemplar en la mano de “Las venas abiertas de America Latina” escrito en 1970 y publicado en 1971 por la Casa de las Américas, el brazo cultural de la seguridad del estado cubana. El imbécil de la camiseta, ese no me interesa tanto. Le pedí permiso muy educadamente para fotografiarlo, y después de tomar mi foto para ustedes le dije hasta del mal que iba a morir, todo muy educadamente, sin alzar la voz, sin gesticular, y sobre todo, sin darle oportunidad para que dijera que uno que es un anticomunista es un ser histérico. No, todo lo contrario, al comunista hay que darle la libertad no solo de expresar su maldad humana, su desprecio por otros, sino también hay que darle la libertad de convertirse en un espectáculo público de histérico que vocifera. Solo hay que decirle que uno está muy deprimido y triste porque las libertades americanas se utilizan para destruir el sistema que engendra y asegura esas mismas libertades. Le recomendé ir al consulado de Cuba y renunciar a su ciudadanía americana y adquirir una cubana, y seguí mi camino. Sin poder pensar en las pobres musarañas después de haber tropezado con semejante estúpido en medio de la calle así como así. Después de todo no es ilegal ser comunista, ni hijo de puta, ni ridículo. Cada cual carga consigo mismo. O uno espera eso.

Idiota americano

El libro es lo que más me preocupa. Es una edición digamos “príncipe” –la primera- de semejante panfleto en lengua inglesa, de 1971- publicado por una de esas fábricas de propaganda impresa del partido comunista americano y de esas organizaciones americanas que culpan a los Estados Unidos por todo menos por lo bueno que han aportado a la humanidad. El libraco de marras fue premiado y publicado también por la Casa de las Américas en Cuba, y fue promovido en el 2009 por nada más y nada menos que Hugo Chávez Frías, el procónsul castrista número uno en Venezuela cuando regaló una copia de la novísima edición inglesa a B’rak Hussein Obama en la llamada Cumbre de las Américas. A juzgar por los presentes, se trataba de una reunión ordinaria en el fondo de la Letrinoamérica común.

Como golpe de propaganda chavo-obámica, fue genial. Se dieron la mano, Hilary Clinton sonriente al fondo, el libro –que luego se supo que ya había leído Obama en sus años como estudiante universitario- cambió de manos, y saltó al número uno de la lista de libros más vendidos según ese órgano oficial del presidente Obama, y del dictador Castro, el New York Times. También llegó al número dos de los libros más vendidos en lengua inglesa y el número once de los libros más vendidos en lengua española a través de Amazon, la gran librería –o supermercado- virtual.

image
Naturalmente, Eduardo Galeano, el autor del libro no emitió ningún mensaje de agradecimiento a su propagandista americano, faltaría más. Malagradecido como pocos, porque gracias a ambos mandamases su cuenta en el banco creció astronómicamente de la noche a la mañana, por esa mala costumbre capitalista y burguesa de respetar los derechos de autor, hasta esos de los comunistas letrinoamericanos. Pero sí dirigió un velado mensaje a su querido dictador Hugo Chávez y resurgió la algarabía de los izquierdosos letrinoamericanos que llaman a este panfleto la Biblia Latinoamericana. Poco tiempo después habló muy bien del socialismo del siglo veintiuno del chacal de Sabaneta.

Aquí hay que ir por partes. Primero, digamos algo sobre el libro. En las propias palabras del autor, y cito textualmente: “yo no sería capaz de leer el libro de nuevo. Para mí esa prosa de izquierda tradicional es pesadísima”.

El escritor abundó con lo siguiente: “yo no tenía la formación necesaria. No estoy arrepentido de haberlo escrito pero fue una etapa que, para mí, está superada”. Es decir, este libro es simple y sencillamente una estafa. Su mismo autor refuta su credibilidad, lo cual lo hace tan creíble como ese panfleto de propaganda antisemita “los protocolos de los sabios de Sión”, o los “testimonios” nazis sobre los “males” de la comunidad hebrea, o sobre los gitanos y los homosexuales, los franceses o los ingleses. Ver este link.

Y aquí vemos que hay un punto en común muy interesante: el entonces joven señor Galeano sin saber nada del tema no vacila en señalar con un dedo a los culpables europeos y norteamericanos de las “desgracias” de América Latina. No se mira al espejo, no hay un análisis de lo que hace la sociedad latinoamericana con los propios latinoamericanos, sin ayuda foránea. Y ahora defino lo que son los letrinoamericanos, a diferencia de los latinoamericanos. Un latinoamericano es una persona por lo general honesta, trabajadora y formal, nacida al sur de la frontera de México con los Estados Unidos. Son de todas las clases sociales, niveles educacionales y culturales, de todas las razas, y han movido a los países de América Latina hacia una posición económica mundial muy importante, y han aportado mucho en sus emigraciones tanto a la América del Norte como a Europa.

Ahora, un letrinoamericano es un izquierdoso resentido, alguien que culpa de sus “desgracias”, o sea, de sus propias incapacidades políticas, intelectuales, y económicas a terceras personas, ya sea la “burguesía” (de la que generalmente forman parte) o a los Estados Unidos –país que visitan a menudo, y al cual critican descarnadamente- o a Europa, continente al cual trazan sus raíces cuando es conveniente, donde les gusta vivir del cuento, y de donde quieren tener pasaportes. Lo más curioso del letrinoamericano es su indigenismo de boca para afuera y su nacionalismo acérrimo, rayano en el nacionalismo fascista de las dictaduras regionales. Tanto es así, que uno no puede más que sorprenderse del trato que estos mismos letrinoamericanos dan al negro y al indígena, al cual solo tratan cuando es un criado en sus propiedades, o cuando es “material de estudio” para un panfleto izquierdoso, o cuando es carne para el sexo barato en una isla caribeña como Cuba.

Y ahora que menciono Cuba, el letrinoamericano en su resentimiento y su envidia congénita, no solo odia a todo lo “americano” por estadounidense, sino que envidia y odia al exiliado cubano por definición, tanto como envidiaban la prosperidad de la isla de Cuba (ver este link).

Por tanto, al letrinoamericano y su aliado el idiota americano como el de la foto, solo interesa repetir la propaganda castrista y evitar por todos los medios la mención de los hechos reales. Y esa es solo una de sus características más acusadas.
El letrinoamericano disfruta la destrucción de Cuba. El idiota americano también, a diferencia del latinoamericano y del americano, que por lo general contemplan horrorizados la destrucción de una democracia, como ahora ven con espanto la destrucción de Venezuela y la invasión rusa de Ucrania. Tanto el letrinoamericano como el idiota americano buscarán una excusa, con ese panfleto de Eduardo Galeano en mano, para acusar ya sea a los españoles, a los británicos, a los franceses o a los estadounidenses de cualquier desgracia que ocurra en cualquier lugar del mundo. Ni por casualidad señalarían con un dedo a sus propias familias que por lo general han explotado al indígena latinoamericano, al mestizo y al negro con una rapacidad nunca antes vista, a no ser que se siga refiriendo uno a los años de la esclavitud. Pero eso no les impide idealizar la cultura indígena, pretendiendo que es homogénea, siempre y cuando vaya bien con lo que diga un Chávez, un Morales, y un Correa. De la misma manera, aceptan que Castro es la salvación –no se sabe aun de qué- e imponen su pensamiento y acciones a America Latina. Imponen también esa mentalidad los idiotas americanos, que por lo general se las agencian para ocupar puestos en la academia y las universidades americanas: culpan a los Estados Unidos por guerras de agresión, pero olvidan convenientemente lo que Castro hizo en África, Asia, y América Latina.

El idiota americano y el letrinoamericano prefieren tener el pelo largo. Prefieren la música rock, o psicodélica, o la folklórica. Y los libros de autores crípticos y de teorías raras. Por esas mismas razones iba uno a la cárcel en Cuba. Naturalmente a cambio de la propaganda, el castrismo paga con tolerancia para ellos, con buena yerba y con mucha prostituta y prostituto que se mueren de hambre en una isla desolada para que el letrinomericano y el idiota americano puedan sentirse superiores en algún lugar. A la vez, la seguridad del estado los filma durante todo el proceso, no vaya a ser que se pierda una oportunidad para chantajearlos como manda el libro negro del G2.

Tanto el letrinoamericano como el idiota americano tienen una misión común, establecida desde la Habana, por los especialistas en propaganda del departamento “América” del comité central: publicar, adoctrinar, envenenar la mente de los jóvenes universitarios de sus países y hacer creer por todos los medios posibles que el castrismo es víctima y no victimario. También, que si hay un joven de origen cubano en su clase universitaria que este sea atacado cada vez que intente desenmascarar al fascismo castroguevarista con el objetivo de hacerle fracasar en sus estudios, porque según ellos también aquí la universidad tiene que ser para los revolucionarios. A esos profesores izquierdosos y guevaristas quizás Galeano les perdone que pongan el libro en formato descargable gratuitamente, porque ya ha sido pagado de antemano por el castrismo. Es el premio por la hipocresía y las malas intenciones.

Charlie Bravo.

Anuncios

17 Replies to “La hipocresía premiada. Por Charlie Bravo”

  1. Todo un tratado. Demostrable y demostrado. De un rigor intelectual de primera, ilustrado con frases e imágenes de archivo.
    Se lució Charlie Bravo, una vez más.
    El Blog-Publicación de ZV, cada dia mejor.
    Enhorabuena y Gracias.

    Me gusta

  2. Esa estafa, como tan certeramente la califica Charlie, ha sido una de las más nefastas influencias en esta parte del mundo. Su arrepentimiento no sirve de nada ahora. El gran daño ya está hecho.

    Si alguien empuñó el escalpelo y maquiavélicamente abrió las venas de millones de latinoamericanos decentes fue este manipulador castrocomunista de la vieja escuela. Encima un antisemita militante de la peor calaña.
    Gracias, Charlie.
    Excelente.
    Gracias, Zoé.

    Me gusta

  3. Maestro ha hecho ud. una radiografia que digo!! una resonancia magnetica al milimetro e total body de los especimenes en cuestion, si los conocerè bien que por estos lares estan que hacen hola no solo los letrinoamericanos sino los ciudadanos. Esto que explicas del estudiante cubanoamericano no es una excepcion le ocurrio a mi hija cuando se negaba a participar a las gonorreicas asembleas universitarias o manifestaciones todas claramente con la banderas rojas o la cubana con la cara del carnicero de la Cabaña a eso llegan ellos, eso se llama aqui y donde quiera molestia psicologica, agresion, represion, porque para estos fanaticos es una especializacion por ahi inician y cuando toman el poder se convierten en represores censores,torturadores asi estan las cosas. Este Galeano podrà arrepetirse millones de veces pero el daño esta hecho y sino nos apuramos serà irreversible. Gracias maestro por tan excelente articulo . Gracias Zoe

    Me gusta

  4. Muchas gracias a todos los lectores, en particular a las lectoras que siempre comentan, y a las cuales agradezco la paciencia para leer mis largos textos. A Zoe, naturalmente, por la paciencia para editarlos y por su lectura critica y su publicación. Trato por lo general de hacer estos textos lo mas amenos que me sea posible, aunque el tema ameno no lo es por su propia naturaleza. En fin, uno tiene el deber de decir estas cosas, y sobre todo, en un modo en que se pueda exponer la verdadera cara de autores como Galeano y de los profesores universitarios que ademas de intelectuales vendidos, son grandes hipócritas, como el caso del italiano Giantereso Vattimo, a quien un día debati en persona y a quien un día dedicare unas lineas. No demasiadas, porque no se las merece. Muchas gracias, Ibis, por tus palabras. Y también Frida, muchas gracias por tus palabras, siempre oportunas. Y a Chris, muchas gracias por las palabras también y por la comparación con la realidad europea que de hecho conozco de cerca también. Las universidades europeas, como las americanas, son nidos de ñángaras, y escenario de mítines de repudio contra los estudiantes que piensan de modo independiente.

    Me gusta

  5. De nuevo gracias, a Naranjo en Flor, a Adri, y a Turandot. Es un poco dificil escribir sobre estas cosas, ya que uno no encuentra disfrute en esos encuentros, ni paz al (d)escribirlos. Pero hay que hacerlo. Del modo que se pueda. Muchas gracias por la paciencia de leerlo todo hasta el final.

    Me gusta

  6. Charlie… bravo.
    Al idiota americano y al letrinoamericano, deberìamos adosarle al euro~peo.

    Me gusta

  7. Moramai, esa categoria tan especial sera discutida pronto….

    Me gusta

  8. Excelente! es un texto largo pero que sabe a corto.. porque es muy veraz y ademas se lee rapidamente, en unos segundos lo he devorado y estoy de acuerdo en un 100% con Charlie Bravo. Esperemos que esos dos especimens.. el letrinoamericano y el idiota americano algun dia sean especie en extincion… porque de otro modo no es facil evolucionar y progresar en este mundo. Ellos son el gen perdido.
    Gracias.

    Me gusta

  9. Muchas gracias Guajiro!
    Sabes como me siento aqui, entre los dos autores que mas cuero le han dado al castrismo, Zoe Valdes y Humberto Fontova. Me encuentro como cuando Gram Parsons no se atrevia a tocar la guitarra en las grabaciones de Exile on Main Street. El genio me abruma!
    Abrazos y gracias a ti y a Zoe por la inspiracion…..

    Me gusta

  10. El tonto util siempre a existido lo que pasa es que ahora esta dentro de la casa blanca.

    Me gusta

  11. Bueno, Charlie, tu y Fontova son un poco radicales y partidistas(que no debe existir en la Lucha por la Patria) para mi gusto. Pero, Bueno, mientras sean anti-Fidelistas, vale.

    Me gusta

  12. Es un exito el articulo. Hacia tiempo que no leia algo tan concreto y veridico. Ese libro fue escogido por mi profesora para una tesis de grado. En aquel momento me parecia incredible que todo el mal de America viniese de la ingerencia norteamericana. Algo burdo, denso , el malo-malo y el bueno bueno, que es la victima final. Demaciada manipulacion. Como si el escritor Galeano estuviera escribiendo para retrasados mentales y el en plan doctoral y superior desde un pulpito. Yo era muy joven…Gracias a ti y a Zoe que lo comparte todo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.