Un músico llamado Jones. Por Charlie Bravo

Mandatory Credit: Photo By O'NEILL / REX FEATURES BRIAN JONES VARIOUS - 1964 ROLLING STONES
Mandatory Credit: Photo By O’NEILL / REX FEATURES
BRIAN JONES
VARIOUS – 1964
ROLLING STONES

Cuando un chico inglés nace con el nombre de Lewis Brian Hopkins Jones el veintiocho de febrero de 1942 no le queda más remedio que pasar a la historia de la música con los nombres de sus alter ego Elmo Lewis –la personalidad del bluesman itinerante, solitario, introspectivo y misterioso, modelado sobre la leyenda de Robert Johnson- o más célebremente como el fundador de los Rolling Stones, bajo el nombre de Brian Jones. Pero antes de esto, era un rebelde sin causa, que traía tormentas a su tranquilo hogar de la clase media y que obtenía resultados geniales en el exigente sistema educativo inglés. Jones no solo era un multi-instrumentalista nato, era un individuo de un altísimo cociente de inteligencia con un talento innato para la literatura y la música, las matemáticas y las humanidades. El joven era también muy precoz en sus aventuras amorosas, y el primero de sus cinco hijos nace en 1959 cuando quien sería un famoso músico solo contaba diecisite años y la progenitora era aun más joven.

Decepcionado con el mundo musical de los primeros años sesenta, Brian Jones decide que la única solución era hacer su propia música con su propia banda. Para ello, publica un anuncio con la intención de reclutar músicos para su nueva banda. Era el año de 1962 y lo publicó en una newsletter de jazz que circulaba entre músicos. La primera persona que respondió fue Ian Stewart, un robusto pianista de origen escocés. Siguió Mick Jagger, que trajo consigo a Keith Richards. Los cuatro accedieron a contratar como bajista a Bill Wyman, porque aparte de ser un tipo mayor poseía un bajo que el mismo había construido y un buen par de amplificadores. Les quedaba solo tener a un baterista, y luego de probar en unos cuantos escenarios menores con algunos percusionistas locales, lograron convencer a un famoso baterista, joven, pero con un prestigio muy sólido, con un toque muy reconocido en el ambiente del jazz londinense: Charlie Watts. La banda, sin nombre aun comienza a buscar actuaciones, y es entonces cuando un promotor de clubs preguntan como se llama: la vista de Brian Jones se posa en un disco que había en el suelo, en la cara A, el quinto número se llamaba: “Rollin’ Stone”. El álbum era “The Best of Muddy Waters”, y lo demás es como proverbialmente se dice, historia.

Brian Jones definió desde el principio el sonido de los Rolling Stones, como multi-instrumentalista era muy exigente en lo que pedía de sus músicos, y fue él quien enseñó a Mick Jagger a tocar la armónica. El “Labios” debe esta habilidad al estilo de Jones, que no fue el más paciente de los maestros. Keith Richards tuvo que pulir su estilo al lado de Brian Jones, y aunque mantengo que la técnica del weaving la desarrolló al lado de Gram Parsons, el Gran Parsons, algunos autores dicen que fue Jones el inspirador y el maestro de este estilo, a mi juicio, la evidencia grabada apunta a la época de Parsons, post-Jones.
La personalidad de Brian Jones se iba alterando poco a poco con el abuso del alcohol y las drogas duras. Pasaba de ser una persona tímida y sensible, a alguien hosco y brutal. No existían medias tintas. La situación se agrava con la llegada del manager Andrew Loog Oldham que decide que Ian Stewart no puede seguir siendo parte “oficial” de los Stones ya que era un tipo de apariencia conservadora y a pesar de sus orígenes aristocráticos una persona que se vestía como un típico miembro de la clase obrera británica de la época. Oldham también decide que Jones debía dedicarse solo a tocar sus instrumentos, debía dejar la autoría de canciones solo al binomio Jaggers/Richars, que hasta el momento lo hacían como Nanker/Phelge. Mientras Oldhman quería que los Stones imitaran a sus eternos rivales, The Beatles, Brian Jones experimentaba y se defendía del rechazo escribiendo su propia música y colaborando como músico de sesión con los Beatles, naturalmente, el otro binomio creativo de la época, Lennon/McCartney hizo lo posible y lo imposible para mantener esas colaboraciones en el anonimato y no dar ni siquiera un indicio de quién tocaba el oboe, el saxofón, la marimba, y mucha de la percusión afrocubana en sus discos.

Mientras la situación se deterioraba Jones creaba alter egos que lo mismo iban de una apariencia travestida, a una apariencia andrógina, de una apariencia de gangster, a la tristemente celebre fotografía con el uniforme nazi. La música también sufrió mucho en esa época, y Jones se encontró muchas veces relegado al papel de relleno bajo el liderazgo de Jagger y Richards, como había decidido el manager Oldham. La relación entre los músicos se deterioraba cada vez más hasta el extremo en que Jones rehusó a seguir tocando las guitarras y se dedicó a la cítara y otros instrumentos exóticos. Durante una escapada con Jagger y Richards a Marruecos donde grabó con los músicos de Joujouka, unos célebres músicos tradicionales, su amante Anita Pallenberg lo dejó por Richards, mientras Jones languidecía en un hospital francés del país norafricano víctima del asma que luego se convertiría en pulmonía.

La crisis se agudizaba, y ya los Stones habían grabado con Jones todos sus primeros discos, incluyendo los clásicos Beggar’s Banquet y Let it Bleed. La última serie de grabaciones de Jones con la banda que había fundado fue durante el rodaje de “The Rolling Stones Rock and Roll Circus” que no se publicó por un buen tiempo debido a la insatisfacción de Jagger con el resultado final. Otros músicos que participaron vieron tan mal a Jones, que predijeron que esta era su ultima actuación, no con los Rolling Stones, pero su ultima actuación definitivamente. Las noticias de los Estados Unidos no se hicieron esperar: Jones no podría actuar en el país debido a las convicciones por drogas fuertes que recibió de los jueces ingleses y por que aun estaba abierta la herida del festival de Altamont, donde un joven negro fue asesinado por los Hell Angels durante un altercado frente al escenario de los Stones.

Jones continuó grabando con los Stones y aunque no escribía –era un purista del blues que no tenía nada que ver con la música pop de la época- sus aportes variaban de la percusión a los instrumentos de viento y la citara. Su comportamiento se tornó todavía más errático y la banda decidió buscar a otro guitarrista para sustituirlo: se habla de conversaciones con Clapton –que tenía sus propios demonios en aquella época y prefería su nueva banda de Blind Faith después de la disolución de Cream- y a sugerencia de Ian Stewart se aceptó a Mick Taylor como nuevo guitarrista de la banda. Cabe decir que la aceptación de Mick Taylor nunca fue completa por parte de Keith Richards, que no se sentía cómodo con este nuevo miembro de la banda. Secretamente, Keith hubiera preferido otro músico, de otro carácter, pero pasarían varios años antes de que Taylor abandonara a los Stones y se incorporara Ronnie Wood. Richards ha dicho que Wood debió haber llegado después de Jones, sin el intervalo de los años de Mick Taylor.

KEITH RICHARDS (RIGHT) AND BRIAN JONES OF THE ROLLING STONES.- 1967 Mandatory Credit: Photo By BILL ORCHARD / REX FEATURES
KEITH RICHARDS (RIGHT) AND BRIAN JONES OF THE ROLLING STONES.- 1967
Mandatory Credit: Photo By BILL ORCHARD / REX FEATURES

La expulsión de Jones de la banda que creó fue muy desagradable, Jagger y Richards le visitaron y el nueve de junio de 1969 Jones dijo a través de un comunicado de prensa que ya “no tenía mas coincidencias creativas con el resto de la banda y el trabajo que se estaba haciendo”. Pocas semanas después, en la madrugada del 3 de julio de 1969 su cuerpo fue encontrado en el fondo de la piscina de su casa. La amante de Jones, Anna Wohlin dijo que ella estaba segura que fue sacado del agua aun en vida. La justicia inglesa declaró el deceso como un infortunado accidente, ya que Jones había consumido una buena cantidad de drogas y alcohol en las horas anteriores a su muerte. Muchos años después, se ha dicho que un trabajador de la construcción –Frank Thorogood- que por aquella época hacía trabajos menores para Jones le había asesinado en medio de una disputa. La policía británica ha dicho no se ha encontrado o presentado evidencia alguna de que ese señor hubiese asesinado a Jones, aunque Jones le había expulsado de su casa el día dos de julio de 1969, luego de despedirlo el día anterior.También se habla de la posibilidad de un suicidio, ya que se dice además que el dos de julio de 1969 Richards y Jagger se presentaron en la casa de Jones y tuvieron una acalorada discusión sobre a quien pertenecía legalmente el nombre de la banda. Según testigos, se dice que Keith Richards fue extremadamente violento al punto de amenazarle con un chuchillo de caza. Jagger condujo la conversación de un modo brutal, se dice. Mas allá de esas conjeturas y rumores, lo que sí puede afirmarse es que Jones estaba deprimido y visiblemente desequilibrado por su expulsión de la banda que era su creación e invención.

Charlie Watts y Bill Wyman fueron los únicos Stones que se presentaron al funeral, la ausencia de Jagger y Richards fue muy notable y no escapó a la prensa de la época, lo cual parece corroborar la versión de la discusión durante el día dos de julio. El cuerpo de Jones fue enterrado a 12 pies de profundidad, para evitar el saqueo de su tumba por los fanáticos.

Premonitoriamente, dos músicos que también sucumbirían a la misma edad de veintisiete años, Jimi Hendrix y Jim Morrison dieron homenajes póstumos a Jones. Se dice que Jones fue el primero del famoso club de los 27 años, pero Robert Johnson, el bluesman que dio origen a la leyenda de Elmo Lewis también murió a esa edad, siendo el primero de los músicos legendarios que se perdió en pleno desarrollo artístico. Pete Townsend, de los Who escribió un poema muy sentido como homenaje a su amigo y compañero de correrías en Londres, “a normal day for Brian, the man who died everyday” como un guiño a la frase de Jones de que el “moría todas las noches, por el exceso, y renacía reinventado cada mañana”.

Los Stones dedicaron el concierto de Hyde Park el cinco de julio de 1969 a Brian Jones, con una lectura de Jagger del poema Adonais, en el cual Percy Shelley lamenta la muerte de su amigo John Keats. Naturalmente, uno puede preguntarse si verdaderamente existió una amistad comparable entre los dos músicos como existió entre ambos poetas. A pesar de los cientos de mariposas blancas que fueron liberadas durante el homenaje, no me lo parece. Al menos los hechos dicen algo muy diferente. Este concierto marca también el debut público de Mick Taylor con los Stones, y las miradas que intercambia con Richards presagiaban ya una relación turbulenta, como se ha de notar más tarde. El viejo adagio “the show must go on” se materializa con este concierto. Muerto Jones, los Stones continúan, sin la crítica de un músico genial que lamentaba muy abiertamente que la banda se estaba dirigiendo al pop y abandonando las raíces del blues. Que la canción de apertura del concierto fuera I am yours and I am hers de Johnny Winters fue en realidad una despedida tanto de Jones como del purismo del blues.

Charlie Bravo.

Anuncios

5 Replies to “Un músico llamado Jones. Por Charlie Bravo”

  1. Gracias Maestro, se aprende siempre a cualquier edad .Muy buen articulo. Gracias Zoe

    Me gusta

  2. Gracias Chris, y gracias Zoe.
    Se aprende siempre, Chris, porque se quiere aprender. El articulo esta especialmente dedicado a Zoe, con quien comparto la complicidad en la apreciacion de ciertos artistas, sus personalidades, y sus mundos. Estos mundos pueden ser complicados y retorcidos, y por tanto, su arte sera siempre muy diferente.
    Zoe y yo somos fans de vieja data de los Stones. Tambien Fontova, que aprecia cada nota de la banda en su dimension verdadera.
    Mientras mas escucho la musica de los sesenta para escribir una serie sobre musicos, mas me doy cuenta de que a partir de un cierto momento a no ser por los cultores de unos pocos generos, se ha apagado la luz del escenario y se ha dejado encendido solamente el bombillo de bajo wattaje de la vulgaridad.
    Vendran otros articulos, tiempo mediante, en los cuales pienso escribir acerca de musicos que hoy por hoy no son tan recordados, pero que fueron muy influyentes.
    De nuevo gracias, y gracias a Zoe por este espacio.

    Me gusta

  3. Charlie “The Renaissance Man” strikes again! Great read! Algunos dicen que al punto de su muerte Brian estaba enamorado con la musica de Credence Clearwater Revival, que le recordaba a las primeras composiciones de los Rolling Stones?

    Me gusta

  4. Cierto, Guajiro, Brian Jones tenia un oido privilegiado y critico, siempre era el primero de la banda en descubrir la obra de otros músicos, gracias!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.