Opinión: El bofetón. Por Zoé Valdés

Marine Le Pen es desde hace rato la primera política de este país, la única que sabe manipular los extremos, y cuando se manejan de manera tan eficaz los extremos, todo está ganado. Representante de un viejo partido de ultraderecha, hija natural y heredera política de su creador, Jean-Marie Le Pen, esta mujer ha sabido de manera sagaz y oportunista transformar el viejo partido de su padre en el primer partido de Francia. Un partido en su origen racista ahora nacionalista, discriminante, antisemita y populista. Los primeros términos a los que me he referido, Marine Le Pen los ha ido suavizando bajo otro lenguaje, aunque permite que su padre, el fundador, siga diciendo barrabasadas y ella sólo sonríe y evade respuestas que indiquen cualquier separación de criterios con Jean-Marie Le Pen, sin embargo, el último término lo ha ido exacerbando más que nunca. No hay uno sólo de sus discursos en el que no mencione la palabra «pueblo» cada tres segundos. Y ya saben lo que alimenta eso al populismo y quiénes son los que usan esa palabra in extremis: los dictadores.

El FN es el partido que ha apoyado al antisemita Dieudonné y muy próximo a ese partido él se encuentra cómodamente, para colmo el viejo Le Pen es padrino de uno de sus hijos, según se ha dicho, ha sabido atraerse a los islamistas radicales, antisemitas, y todo tipo de revolucionarios, más que a los antieuropeos. El Front National es lo peor que le podía pasar a Francia, pero así lo han elegido los franceses, aunque hoy se siga insistiendo en que no todos.

Dicho esto, también y sobre todo debemos subrayar la verdad: el primer promotor del Frente National ha sido el presidente François Hollande con sus desatinos políticos. El segundo promotor de Marine Le Pen ha sido la prensa, primero demonizándola y luego endiosándola, viejo truco que ya sabemos lo que da… Ya conocemos del asunto, sobre todo los que hemos visto el fenómeno en nuestro país, porque nadie ignora que Fidel Castro fue un invento de la prensa norteamericana que lo endiosó, y también de la prensa francesa, y al inicio fue satanizado por la cubana, que también luego se plegó al endiosamiento.

Los dictadores y los pichones de dictadores devoran la inteligencia de la gente por su capacidad verborreica. En eso son maestros. Marine Le Pen es una maestra de los discursos, la prensa adora eso. Es además una mujer inteligente, como lo han sido la mayoría de los dictadores.

Lo que está pasando en Francia ya pasó en Cuba. La prensa quitó a Nicolas Sarkozy porque le dio la gana, quien sabe si una parte de los votantes no lo quitaron debido a su apellido judío, como mismo en Cuba la alta burguesía cubana quitó «al negro del poder» para situar al blanquito revolucionario; no hay que olvidar tampoco la historia de Francia.

Sarkozy es el único hombre con carisma, el carisma que no posee Hollande para enfrentar al Front National y a Marine Le Pen. Ni Copé ni Fillon tienen ese carisma, es la razón por la que el partido de la UMP se encuentra dividido y desmenuzado, porque no hay gente con cuerpo y mente de grandes políticos. La prensa se opuso desde el primer momento malvadamente a Nicolas Sarkozy, y consiguieron tumbarlo. Los errores cometidos por Sarkozy en su primer mandato, que a mí también me molestaron como a tantos, no pueden compararse ni por un momento con los errores cometidos por Hollande tan sólo en un primer año de gobierno.

François Hollande ha fallado en todo. Hollande no es ni querido ni admirado, más bien su popularidad ha ido cayendo barranca abajo y sin freno en los últimos meses a una velocidad nunca vista, como no había caído jamás ningún presidente anterior. Lo mejor que pudiera hacer es dimitir y provocar elecciones. Pero ahora tenemos el peligro Le Pen, si se convocara a elecciones presidenciales con toda seguridad Marine Le Pen las ganaría. Esperemos que Nicolas Sarkozy se anime y regrese. Pero no sé si también su regreso sea tarde para el varapalo.

Como saben yo apoyé al Partido Socialista en las municipales, Anne Hidalgo me pareció y me parece una mujer honesta y en la línea de Bertrand Delanöe que hizo mucho por la capital, como Christophe Girard. Sin embargo, en las presidenciales del 2007 voté Nicolas Sarkozy, tampoco voté después por Hollande, pude haberlo hecho porque en aquel momento creí que Hollande era un anticastrista, y no un veleta como han demostrado él y su gobierno en política exterior, pero a mí me importó más Francia que Cuba en el instante de elegir el presidente de este país cuyo destino no depende sólo de mis deseos de libertad y democracia para Cuba y porque Francia es ahora y lo será siempre mi país.

El tema es que «la bofetada» que muchos nos esperábamos con Marine Le Pen y el Front National como primer partido de Francia ha sido bien sonada, y con una fuerza espectacular. Si la UMP ha quedado en el segundo lugar no tendrían mucho de qué vanagloriarse. El PS en el suelo, agonizante, y habrá que aplicarle rápidamente los primeros auxilios, si no es que ya está muerto.

Por otro lado, tras el «bofetón», volvemos a ver a los mismos tertulianos en la televisión, los mismos políticos pasándose la papa caliente entre ellos. Ni un sólo analista extranjero, escritor, cineasta, ensayistas, filósofos, gente con experiencia en asuntos políticos, que pueda dar una visión no viciada, sana, del tema. No, la misma basura que sólo alimenta al populismo de la señora Le Pen y que traba la acción de los otros partidos en una lucha idólatra y lo más alejada de la gran política que se haya visto nunca. Mediocridad absoluta y bajeza total. Es duro y deprimente despertar en un país cuyo primeros dirigentes son los de la ultraderecha. Lo que trajo el barco.

Zoé Valdés.

Nota: No olvidemos que Jean-Marie Le Pen fue el único, junto con Fidel Castro, que pidió campos de aislamiento para los enfermos del Sida. Le Pen no lo consiguió en Francia, Castro sí lo logró en Cuba, eso eran los Sidatorios: zonas de aislamiento para lo que ellos llamaron «sidosos».

8 respuestas para “Opinión: El bofetón. Por Zoé Valdés”

  1. Asi de simple ella ha conquistado al pueblo français donde otras han dejado el barco solo a la deriva .Vamos jodidos igualmente cuando vemos que, 73% de jovenes de -35 anos tampoco votaron aller , asi va el barco sin salsa, desabrido y entregando el pais en Bandejita de Plata .Y de los Politico sni hablar todo un show en la 2 ,,,verguenza si. !
    Bisous y nunca mejor dicho que aqui .!

  2. Mi noción sobre la realidad de Francia es, realmente, lejana. Pero por noticias y columnas de opiniones que he leído sobre la realidad francesa he llegado a pensar que el FN sería la mejor opción.

  3. REPASANDO LA HISTORIA: crisis economica…..la derecha al poder…..reparticion del Mundo (o lo que queda de El)…..guerras, a veces sin tiros…..es la espiral de la Historia, nuevos hombres (incluyo a mujeres)….nuevos nombres (PPPPP>>>)……EL MISMO CUENTO!

    El 26 de mayo de 2014, 8:56, «¡Libertad y Vida! Publicación digital de Zoé

  4. Increíble, fuerte, pero ya se veía venir. Lo que Wilders no consiguió en Holanda, lo ha conseguido Marine en Francia pero a diferencia con el del peinado raro, echándose a cuestas al elemento islamista que le permitió esa mayoría. Paradojas de la historia.

  5. el UKIP ha ganado la mayor parte de las sillas al Parlamento…mal van las cosas. A este paso tendremos una atmósfera similar a los años 30, yo todos sabemos como termino.

  6. Es una encrucijada peligrosa, aunque no creo que la sangre llegue al rio. Los pueblos no aprenden de la historia. Y ahora que?

Deja un comentario