Editorial: Nicolas Sarkozy acorralado por el odio, la envidia y el fracaso ajeno. Por Zoé Valdés

Nunca antes un presidente francés había sido detenido en «garde à vue» (detención preventiva). Nunca antes ningún otro presidente ha provocado tanto odio en su entorno, tanta envidia, por parte de sus contrincantes políticos y sus rivales en su mismo partido: la UMP.

Basta media vez que Nicolas Sarkozy haga un gesto para presentarse de nuevo en las elecciones presidenciales que todos se ponen en guardia y sacan las garras. Prefieren al mamerto de Hollande, al fracasado de Hollande, o al clan Le Pen, a cualquier otro envidioso de la UMP, antes que a Sarkozy.

La justicia dirá, desde luego, pero no la última palabra; porque algún día la justicia misma deberá declarar  y explicar el por qué de tanto encarnizamiento, de semejante furia en contra de un solo hombre. Y si ha servido, como se ha dicho, a fines partisanos antes que a la verdad y a la justicia, que es lo que ella representa y debiera buscar.

Mientras el país se desmorona Hollande se solaza viendo los partidos del mundial del fútbol en el palacio del Eliseo junto a algunos de sus elegidos, la izquierdona más derechona que nunca, más burguesona que ninguna otra.

¿Qué le envidian a Sarkozy, por qué lo odian tanto? Le envidian su carisma, su popularidad, hasta su silencio; lo odian porque es diferente, sin duda alguna.

En cualquier caso, todos roban. Pero no todos pagan por ello. Muy pocos pagan.

Si estuviésemos en la Edad Media a Sarkozy ya lo habrían quemado en la hoguera.

Zoé Valdés.

3 respuestas para “Editorial: Nicolas Sarkozy acorralado por el odio, la envidia y el fracaso ajeno. Por Zoé Valdés”

  1. Me has quitado todas esas palabras, mejor expresadas por ti.

  2. Y naturalmente, le envidian hasta la mujer. Ya sabemos como son….

Deja un comentario