“Ahora estoy en las manos de Dios”. Por Vicente Jiménez

“Ahora estoy en las manos de Dios” | Internacional | EL PAÍS.

¡Cómo me gustaría que Elián González leyera este post! Aunque ya es muy tarde, fíjense el nivel de hipocresía de tratar los casos de manera diferente a como se trató el de Elián González, tan fácil que era comprobar que su padre respondía al perrerismo castrista. Y hoy vemos en lo que han convertido al balserito, otro niño sacrificado políticamente. En estos casos vemos con la ligereza que tratan los casos en aras de que esos niños se queden en Estados Unidos.

Siguiendo los casos tal como siguieron el de Elián esos niños debieran ser devueltos a sus padres. ¿O no?

Zoé Valdés.

2 respuestas para ““Ahora estoy en las manos de Dios”. Por Vicente Jiménez”

  1. Coincido al 100% con lo planteado,sean devueltos esos ninos asus padres.Porque no vocifera el gediondo en jefe al respecto, ya que los padres de esos ninos tienen el deber y derecho sobre sus menores. La M.

Deja un comentario