Series de televisión: Literatura televisada. Por Rocío Ayuso

Series de televisión: Literatura televisada | Babelia | EL PAÍS.

4 respuestas para “Series de televisión: Literatura televisada. Por Rocío Ayuso”

  1. La autora de este articulo se quedò en los hace 15/ 20 años tal parece que no se enterò que los inventores de las telenovelas basadas en literatura fueron los cubanos en tiempos de la republica ahora me viene pa’ fuera que se llaman showrunners no jeringue ella se llaman culebrones, telenovelas, sceneggiatos serial quien no ha visto/ vio «el derecho de nacer» de Felix B. Caignet, y en Brasil «Doña Flor y sus dos maridos» de Jorge Amado y me viene a contar de los Sopranos … jejeje

  2. Estoy de acuerdo con Chris. Pero todas las generaciones se creen que inventaron el amor y el agua tibia. Ayuso recoge cada comentario que pasma por la ignorancia que implica. Sin entrar a detallar al multifacético Caignet creador del primer serial policiaco en espanol con su Chan Li Po. Tambien en EU habia seriales en los 50 que la gente seguía como Bat Masterson, La Ley del revolver, el Show de Loretta Young y el inmortal que aun se pone: I Love Lucy. Grandes luminarias de la literatura como Somerset Maugham escribían para la TV adaptaciones de sus cuentos. Y generalmente habia mucha mas cultura en el televisor. A Menotti le pagaron para que compusiera una opera para la TV: El Consul, y se adapto un estudio especialmente para estrenarla. Hecho sin precedentes ni secuelas. Se transmitian los conciertos clásicos y las operas, cosa que ahora solo se ve en Europa. En mi opinion las series, a pesar de su indiscutible calidad son un reflejo del escapismo ambiente. Como las novelas de caballerías de hace siglos. Resultan como cuentos de hadas donde siempre se captura al asesino, y hasta el monstruo que asesina tiene una explicación psicológica (generalmente idiota o simplista). Pocos tienen mucha conexión con la realidad, y ocultan la verdad de que la MAYORIA de los casos no encuentra solucion, y los asesinos se pasean entre nosotros. Sin embargo tienen factura excelente, actuaciones de lujo y son un gran entretenimiento para la gente que no quiere salir de su casa ni vivir sus propias vidas. En cuanto a compararlos con la literatura es algo absurdo. Por supuesto, tienen base escrita, pero son medios distintos, hay gente que se fascina con una adaptacion cinematográfica de, por ejemplo, La guerra y la paz, y ni muertos se asoman al libro. Es como comparar peras con manzanas.
    Aclaro que estoy adicto a las series, de Montalbano a Wallander (la sueca y la británica), de Anno 1790 a Nicholas le Floch, de Vera a Vares, de Hinterland a Homeland, pero comparar la tv con un libro, es como comparar un falo con un vibrador. Y mejor no entrar en detalles.
    Ademas, ya las series se vuelven repetitivas y casi caricaturas de si mismas como la temporada final de True Blood que fue una burla, de la que no se percataron los actores, que la hicieron en serio. Hubo de todo, y los dialogos dejaban a Ionesco en calzoncillos, me rei muchisimo, pero era lo que se merecian por no haber parado a tiempo. Ya los vampiros no dan para más, igual que los zombies, sin embargo siguen las series sobre esos temas, como Z Nation y The Strain, de excelente factura, pero más vale salir a correr un poco, a conocer a alguien o leer algo que valga la pena. Contrariamente a la conclusion de Ayuso, creo que el auge de las series demuestra que la tv y TODO esta en plena decadencia.
    Series especiales que reflejan con humor esa decadencia: Weeds, «lo mejor que le ha pasado a la TV» segun Stephen King o Shameless, sumamente divertida, la serie americana, mas destapada que la británica. En cuanto a los Sopranos, me parecio una mierda y muy peligrosa, por tratar de humanizar el crimen organizado. Sin contar la idiotez de que el mafioso iba al siquiatra. Pero «la tv lo aguanta todo». Solo vi algunos capitulos para estar informado del fenomeno social de la adiccion que produjo. En fin, son entretenimiento para las masas, para mantenerlas idiotizadas y pendientes de algo que no sea la decapitación de periodistas, los atropellos de los dictadores, o la violacion o ejecucion en masa de ninyos, aunque repito, algunas son excelentes y tienen a buenos escritores. Espero que ya le llegara a este genero VISUAL un Cervantes que las pondra a casi todas en la hoguera, como hicieron el cura y el barbero.

  3. Aclaro que la serie de vampiros a la que me refiero es True Blood, de HBO, no se por que el sistema se comio el True, sera porque esas series nada tienen de verdadero. Hombres lobos, naguales, menades! En fin, cuentos de hadas con un toque porno.

  4. Y se lo volvio a comer Trueeeeeeeeeeeeeeeeeeee Blood, conyo!

Deja un comentario