Virar la tortilla. Por Tania Quintero

En unos países dicen virar la tortilla, en otros, voltear la tortilla, girar la tortilla, darle la vuelta a la tortilla… Es que si un plato en el siglo 21 velozmente se ha globalizado, ha sido la tortilla, mexicana, española, francesa, o en cualquiera de sus muchas variantes.

Según la Real Academia de la Lengua Española, en México y América Central, la tortilla es «un alimento en forma circular y aplanada, para acompañar la comida, que se hace con masa de maíz hervido en agua con cal, y se cuece en comal». También le llaman tortilla a una «torta circular y aplanada hecha con harina de trigo». En España y países latinoamericanos, una tortilla es una «fritada de huevo batido, en forma redonda o alargada, a la cual se añade a veces algún otro ingrediente».

En Venezuela, Colombia, Panamá e Islas Canarias, le llaman arepa o changa a «un alimento hecho de masa de maíz molido o de harina de maíz precocida, de forma circular y semi aplanada». En Chile, la cema o tortilla de papas es un tipo de pan hecho con harina y papas. En la gastronomía chilena, boliviana y del noroeste argentino, es popular una tortilla elaborada con pan al rescoldo (brasa menuda resguardada por la ceniza). La tortilla sobaquera o de agua, con harina de trigo, es típica del norte de México. Los nicaragüenses son grandes consumidores de tortillas, con carne de res o de cerdo, chicharrones, frijoles, queso, aguacate o morongas (morcillas).

En Afganistán, a un tipo de pan horneado, traidiconal del país, le llaman tortilla afgana. En China, Singapur y Malasia, entre otros países asiáticos, le llaman Foo Yung a una especie de tortilla elaborada con ostras, mariscos y verduras. En Tailandia es muy consumida la tortilla tailandesa o Kai-jiaw. Eggah es la tortilla de la cocina persa, lleva seis huevos y se le echa un puñado de hierbas (cilantro, perejil, eneldo, estragón). Se cocina directamente en el horno y se come fría o caliente. Los italianos denominan Frittata a una tortilla gruesa que primero se cocina por un solo lado en la candela y luego se pone en el horno, para que cuaje y se dore. Entre los postres más conocidos se encuentra la tortilla soufflé, ligera, esponjosa y dulce. Se sirve con frutas frescas y nata o crema batida.

Si España es universalmente conocida por su tortilla de patatas, Francia no se queda atrás con su tortilla, un clásico en los fogones de los mejores chefs del mundo. En Cuba se le llama ‘a la francesa’ a la tortilla de huevos poco cocinada y ‘a la española’ a la más cocinada, con o sin papas. En mi infancia, en todos los puestos de fritas, por 10 centavos podías comerte un trozo de pan de flauta fresco con una tortilla hecha con un huevo, y que podías echarle ‘catchup’, mostaza, papitas fritas a la juliana o cebolla cruda.

En 2012, la BBC reportaba que en Estados Unidos se vendía más tortilla que pan y más salsa que ketchup, toda una novedad pues desde que en 1876 lo creara Henry J. Heinz, los estadounidenses han sido grandes consumidores de ketchup.

Una leyenda maya cuenta que las tortillas fueron inventadas por un campesino. Las primeras tortillas descubiertas se remontan a unos 10 mil años antes de Cristo y estaban hechas de maíz disecado. Los aztecas consumían grandes cantidades de de maíz, lo comían directamente de la mazorca o lo molían y utilizaban la harina para elaborar una masa. Con tan larga historia, es lógico que alrededor de la tortilla, el hablar popular se enriqueciera con distintos significados.

Entre las acepciones reconocidas por la Real Academia de la Lengua Española se encuentran: Quedar aplastado o hecho pedazos menudos, Suceder algo al contrario de lo que se esperaba o era costumbre y cambiar la fortuna favorable que alguien tenía o mudarse a favor de otra persona. Pero tiene tantos significados como países y en algunos, «virar la tortilla» es sinónimo de cambiar de orientación sexual. En Cuba a las lesbianas les dicen «tortilleras», pero en México, una tortillera es una mujer que prepara tortillas para tacos o burritos y hasta celebran competencias en busca de la más rápida.

En el periodismo es común su uso, por regular con connotaciones políticas y sociales. Cuidado al virar la tortilla, en 2011 escribió un periodista dominicano en Hoy. Hace unos días, en Diario Uno, de Perú se podía leer una columna titulada Voltear la tortilla. El 28 de agosto, El País publicaba que el programa El Hormiguero, de Antena 3, conducido por Pablo Motos (Valencia, 1965), había regresado «para dar la vuelta a la tortilla».

Y se la dio, con este video donde famosos españoles e internacionales «le dan la vuelta a la tortilla».

En 2013, el actor, productor y cineasta Paco León (Sevilla, 1974), a la lucha contra el cáncer de mama le dedicó un corto de 12,18 minutos de duración, La vuelta a la tortilla. En 2001, María Ripoll (Barcelona, 1964), estrenaba en Estados Unidos la cinta Tortilla Soup, una adaptación al ambiente hispano de Comer, beber, amar (1994), la primera película que Ang Lee hizo en Taiwán, el país donde en 1954 nació.

Entre los ácidos comentarios que en este blog dejaron en el post Reportando desde San Diego, California, había uno sobre si el oficial de inmigración dijo «virar la tortilla». Tal vez es de origen cubano o dominicano. O dijo ‘voltear la tortilla’ y el periodista ‘cubanizó’ la expresión, algo válido en el periodismo, la literatura y la música.

En cualquier caso, creo que Iván García, en su primera salida fuera de la isla, hizo bien en enviar apuntes en forma de diario. Es lo menos que puede hacer un periodista independiente que se respete. Ya lo hizo en 2010, cuando de un viaje de 24 horas a Ciego de Ávila, para visitar a la esposa e hijo de un preso político, escribió diez notas, entre el 4 y 14 de septiembre de 2011 reproducidas en su blog .

No solo a los cocineros y amas de casa corresponde virar o voltear la tortilla: también a los periodistas y a los ciudadanos.

Tania Quintero

arguinano-tortilla-668x400x80xX

Foto: El famoso cocinero español Karlos Arguiñano (Guipúzcoa, 1948) virando una tortilla de papas en su programa de televisión.

9 respuestas para “Virar la tortilla. Por Tania Quintero”

  1. a mi sinceramente no me gustan las tortillas porque el sabor de huevo me da asco hablo de la cubana ademas tampoco me gusta esa viradera porque puntualmente se cae al piso y se desparrama, y si como el olor de huevo me disgusta no me gusta tampoco ver a otros virar la tortilla. no se si es verdad pero tambien hay tortilla de Jalisco como dicen los Mejicanos jalapeña y Jalisco nunca pierde

  2. Releyendo el texto, descubro dos erratas. La primera, en el párrafo que comienza En Afganistán a un tipo de pan horneado, tradicional del país…» La segunda en el párrafo «En el periodismo es común su uso, por lo regular….».

    Disculpen, es que lo redacte mientras cocinaba, no tortilla de papas y cebollas, que junto con la de queso son mis preferidas, si no un pescado que por primera compramos llamado platija, de carne blanca como la merluza. Había tilapia, trucha y salmón y ninguno de los tres nos gusta. También había bacalao, pero ni a mi hija ni a mi nieta les gusta.

  3. Bueno; En este caso creo que ahora han sucedido muchas cosas en Estados Unidos que le han VIRADO LA TORTILLA a los Democratas y especialmente al Presidente Obama. a quien de nada le valido estar rodeado de muchas TORTILLERAS.

  4. Si. Me gusta la tortilla
    con papas y con jamón,
    Y tambien con salchichón,
    con cebollas y morcillas

  5. Touché, Chris.
    Saludos.

  6. Mojaditas me gustan……..» navels » y por la ma~anita….con su pi~ita colada….extra shot Capt Morgan

  7. Hablando de Tortillas Viradas, que para mi, que soy cubana, es un dicho como: se viro el juego…. Aquí en el Congreso si se está virando la Tortilla, ojala se vire de verdad con todo y salpiqueo, a ver si van algunos presos… saludos.

Deja un comentario