El médico cubano con ébola que será atendido en Ginebra es militar y participó en un circo montado por el régimen en 2004. Por Tania Quintero

Antes de partir de La Habana rumbo a África occidental una numerosa delegación médico-sanitaria, las autoridades cubanas advirtieron que quien contrajera el ébola, sería atendido en el país donde estuviera y si fallecía, se enterraría en el lugar, porque no iban a mandar a buscar a nadie para atenderlo en Cuba.

Jorge Juan Guerra Rodríguez, economista de 60 años, que laboraba en la delegación, tuvo la mala suerte de enfermarse y fallecer de malaria en Guinea. Y a pesar de que no murió de ébola, lo enterraron en ese país.

Ahora, al primer contagiado de ébola, en un vuelo de una compañía privada de Estados Unidos, será trasladará al Hospital Universitario de Ginebra, información que ha sido confirmada ya por la Confederación Helvética y por el diario Tribune de Genève.

No sé si con otros médicos o enfermeras que se contagien con el ébola los trasladarán también a Ginebra u otra nación capitalista, pero todo indica que han hecho una excepción con el Dr. Féliz Báez Sarría porque se trata de un Instructor en el Hospital Militar Central Universitario Carlos J. Finlay, según la Revista Habanera de Ciencias Médicas.

Siendo Cuba una isla verde olivo, es normal que muchos de los integrantes de sus misiones médicas internacionalistas sean militares, del Ministerio de las Fuerzas Armadas o del Ministerio del Interior. Pero no creo que haya demasiados médicos que el 25 de marzo de 2004 se prestaron a participar en el circo que el gobierno de Fidel Castro montó para justificar la oleada represiva de 2003 y declarar que uno de los disidentes detenidos, Oscar Espinosa Chepe, no tenía cirrosis hepática, enfermedad que terminaría costándole la vida el año pasado, después de un trasplante de hígado en Madrid.

Si a este médico militar le están dando un trato esmerado, es porque era y debe seguir siendo alguien afín al régimen y su policía política.

A continuación, el diálogo entre el posteriormente destronado Felipito y el especialimente bien atendido doctor Báez. La rueda de prensa completa pueden leerla aquí.

Tania Quintero

Yo he invitado hoy aquí al doctor Félix Báez Sarría, especialista de primer grado en medicina interna, del hospital “Carlos Juan Finlay”, él es el médico que atiende al recluso Oscar Espinosa Chepe, yo le he pedido venir y le he pedido responder las preguntas que le voy a hacer.

Doctor Báez, le doy las gracias por haber accedido a estar aquí con nosotros. ¿Usted es graduado de la carrera de medicina en qué año?
Félix Báez.- En el año 1995.
Felipe Pérez.- ¿Y de la especialidad de medicina interna?
Félix Báez.- En el año 2000.
Felipe Pérez.- Es decir, usted es un especialista de primer grado desde el año 2000.
Gracias, Félix, perdona que tengamos que sacarte de tus labores, pero se denigra tu trabajo, se ofende tu integridad como médico y la de todos los médicos cubanos, y ello nos ha llevado a tener que pedirte este esfuerzo, que sabemos que está alejado de tus tareas habituales. Desde el 2000 tú estás graduado como médico, especialista de primer grado en medicina interna.
Félix Báez.- Sí.
Felipe Pérez.- ¿Desde qué año trabajas allí en el hospital “Carlos Juan Finlay?”
Félix Báez Sarría.- Desde el año 1997.
Felipe Pérez.- Es decir que tú llevas siete años trabajando en el hospital “Finlay”.
¿Desde cuándo tú estás atendiendo al paciente Espinosa Chepe?
Félix Báez.- Yo atiendo a Espinosa Chepe desde agosto del 2003.
Felipe Pérez.- Desde agosto del 2003; es decir, tú lo llevas atendiendo poco menos de un año. ¿Tú pudieras explicarnos cuál es el padecimiento de salud que el paciente Espinosa Chepe? ¿Padece de cáncer?
Félix Báez.- No padece de cáncer, compañero Ministro.
Felipe Pérez.- ¿Padece de cirrosis hepática?
Félix Báez.- No tiene una cirrosis hepática en estos momentos.
Felipe Pérez.- Por favor, te pido explicar qué padecimiento de salud tiene el recluso Oscar Espinosa Chepe.
Félix Báez.- Bueno, el paciente Oscar Espinosa Chepe tiene una historia, del año 1983, de haber contraído una brucelosis.
Felipe Pérez.- En el año 1983, tuvo una enfermedad llamada brucelosis.
Félix Báez.- Positivo.
Felipe Pérez.- ¿Podrías explicarnos en qué consiste?
Félix Báez.- Bueno, la brucelosis generalmente es una enfermedad que afecta al ganado y que esporádicamente se puede trasmitir al hombre.
Felipe Pérez.- ¿Es un parásito?
Félix Báez.- Es una bacteria que puede vivir dentro de las células del organismo.
Felipe Pérez.- ¿Qué provoca?
Félix Báez.- Él quedó con un hígado granular; es decir, con una hepatopatía granulomatosa.
Felipe Pérez.- Es decir, afectó su hígado con una enfermedad que se llama…
Félix Báez.- Granulomatosis hepática.
Felipe Pérez.- Granulomatosis hepática; o sea, él padece de granulomatosis hepática, provocada por una brucelosis en el año 1983.
Félix Báez.- Le decía que es un hígado granular, que padece desde el año 1983 y que se ha mantenido estable durante casi 20 años; es decir que no ha habido una progresión de su enfermedad.
Felipe Pérez.- ¿La granulomatosis cuando progresa, qué es lo que puede provocar?
Félix Báez.- Generalmente la granulomatosis hepática por brucela es un estado reaccionar; es decir, una reacción del organismo frente a la brucela y generalmente no progresa en la cirrosis hepática.
Felipe Pérez.- Se le ha mantenido estable en estos 20 años, se ha mantenido estable.
Félix Báez.- Estable.
Felipe Pérez.- ¿Cuál es su situación de salud?
Félix Báez.- Bueno, desde agosto del 2003 se le han realizado una serie de pruebas de laboratorios y de estudios imagenológicos que arrojan que esa enfermedad se mantiene estable.
Felipe Pérez.- ¿Pudieras decirnos qué pruebas se le han hecho?
Félix Báez.- Bueno, se realizaron estudios de función hepática, más conocidos por la población como transaminasa, que se mantienen desde agosto del 2003 con cifras normales.
Felipe Pérez.- Sus cifras de transaminasa son normales. ¿Eso se interpreta como qué?
Félix Báez.- Como que el hígado está funcionando correctamente.
Felipe Pérez.- Su hígado funciona correctamente. ¿Se puede sostener que su hígado funciona correctamente?
Félix Báez.- Se puede sostener.
Felipe Pérez.- Bien, ¿tiene cirrosis hepática?
Félix Báez.- No tiene cirrosis hepática.
Felipe Pérez.- ¿Por qué se puede afirmar eso?
Félix Báez.- Podemos afirmarlo clínicamente porque el paciente es un paciente que ha aumentado de peso; es un paciente que no tiene síntomas ni signos de insuficiencia hepática; es un paciente en que las pruebas de coagulación son normales, que esta es una prueba en que muy temprano, en horas prácticamente de afección hepática, hay alteraciones del coagulograma. Podemos decir que es un paciente que ha aumentado de peso; que es un paciente que mantiene cifras de hemoglobina, como decía, entre 12 y 14 gramos.
Felipe Pérez.- Su hemoglobina hoy está entre 12 y 14.
Félix Báez.- Pudiéramos decir que en la última hemoglobina, de hace menos de 10 días, tiene 15,2 gramos de hemoglobina.
Felipe Pérez.- Doctor, si tuviera una cirrosis hepática, ¿cómo se sabría?
Félix Báez.- Pudiéramos saberlo desde el punto de vista clínico, como le explicaba, por una serie de manifestaciones clínicas, como son la pérdida de peso, la anemia, lectura de sangramiento, síntoma de hipertensión portal, es decir, que aumenta la circulación al nivel de abdomen, pueden verse várices en la piel, puede haber várices esofágicas que producen sangramiento digestivo. El no tiene nada de eso en estos momentos. Incluso contamos con una endoscopía reciente, donde se describe una gastroduodenitis crónica, no tiene ninguna afectación de sus venas esofágicas, están normales, y es un paciente que goza de buen estado general.
Felipe Pérez.- ¿Ha perdido peso en este año?
Félix Báez.- No ha perdido peso, yo pudiera decir que ha aumentado de peso. Cuenta con 170 libras, y tiene un índice de masa corporal en 26. Lo podemos catalogar como un sobrepeso ligero.
Felipe Pérez.- Bien. ¿Tú podrías describirnos cuál ha sido la evolución en este período de su atención? ¿Cada qué tiempo tú lo ves, qué tipo de atención médica ustedes le han dado?
Félix Báez.- Nosotros lo vemos, generalmente, dos veces por semana, además de cada vez que lo solicite el paciente. Cualquier queja que él tenga, cualquier síntoma que presente, nosotros acudimos allí prestos y le brindamos la atención.
Felipe Pérez.- Dos veces a la semana, tú, como especialista de medicina interna, vas allí y lo examinas.
Félix Báez.- Lo evalúo allí; además de que, si considero que es necesario verlo por otro especialista que no es de mi especialidad, se le llama, y acude también.
Felipe Pérez.- ¿Hay otros especialistas que lo han visto?
Félix Báez.- Lo ha visto el dermatólogo, lo ha visto el otorrino, lo ha visto el gastroenterólogo, lo han visto profesores de cirugía, lo han visto profesores de hematología.
Felipe Pérez.- ¿Todos especialistas?
Félix Báez.- Todos especialistas.
Felipe Pérez.- Con títulos.
Félix Báez.- Y muchos, además, con títulos docentes.
Felipe Pérez.- Bien, ¿tú podrías decirme qué análisis se le han hecho?
Félix Báez.- Bueno, le hemos realizado una batería complementaria, como decimos nosotros, de rutina: como hemogramas, las pruebas de función hepática, los coagulogramas; se le realizaron tests de brucela, que es para conocer si la brucelosis se mantiene activa, que han dado negativos todos; hemos realizado ultrasonidos diagnósticos; hemos realizado más de cinco tomografías axial computarizadas; hemos realizado rayos X de tórax, rayos X en los perinasales, y otras pruebas.
Felipe Pérez.- ¿Tú podrías decirme si algo que está previsto hacerle a un paciente con ese tipo de patología no se le ha hecho por el hecho de que él es un recluso? ¿Hay algo que no se le haya hecho debido a su posición política, o al hecho de ser un recluso?
Félix Báez.- Negativo, Ministro. Todos los análisis que han sido necesarios, se le han realizado.
Felipe Pérez.- Bien, ¿se le ha cobrado?
Félix Báez.- Todo absolutamente gratuito.
Felipe Pérez.- ¿Tú has tenido contacto con su familia?
Félix Báez.- Hemos tenido contacto con su familia.
Felipe Pérez.- ¿Con quién?
Félix Báez.- Hemos tenido contacto con la sobrina, la sobrina de él es doctora intensivista.
Felipe Pérez.- Es una médico también.
Félix Báez.- Una médico.
Félix Báez.- Sí, compañero Ministro.
Felipe Pérez.- ¿Para explicarle?
Félix Báez.- Sí.
Felipe Pérez.- ¿Con quién más?
Félix Báez.- Y con su esposa.
Felipe Pérez.- ¿Sólo una vez?
Félix Báez.- Me he reunido realmente una sola vez.
Felipe Pérez.- Te sentaste y le explicaste.
Félix Báez.- Me senté y le expliqué con todos los argumentos médicos.
Felipe Pérez.- ¿Hay alguna prueba que a él haya que hacerle y no se le haya hecho todavía?
Félix Báez.- Pudiéramos decir que al paciente Oscar Espinosa Chepe se le debe realizar una laparoscopía con biopsia.
Felipe Pérez.- Debería hacérsele una laparascopía con biopsia del hígado, ¿para detectar qué cosa?
Félix Báez.- Para detectar el grado de actividad de hepatopatía, pues, clínicamente, como sabemos, en 20 años, no ha habido demostración de que haya una afección desde el punto de vista maligno, de ese hígado.
Felipe Pérez.- Sería para poder descartar no ya sólo clínicamente, sino con una prueba, que pueda haber algún tipo de malignización.
Félix Báez.- Para tener una muestra de su tejido. No es lo mismo lo que nosotros palpamos o examinamos, que tener una muestra de ese tejido.
Felipe Pérez.- Esa prueba no se le ha hecho todavía. ¿Por qué?
Félix Báez.- Esa prueba no se le ha hecho todavía porque el paciente se niega rotundamente a realizársela.
Felipe Pérez.- ¿Y si el paciente se niega?
Félix Báez.- No se hace. Nosotros tenemos por costumbre, no a esos tipos de pacientes, sino a todos los pacientes tener el llamado consentimiento informado; es decir, el paciente es dueño de su persona y, por tanto, él es el que decide qué hacer con su salud. Este es un procedimiento que no es cruento, pero que sí se cuenta con el paciente para realizarlo. Incluso pudiéramos decir que si el paciente no está apto para tomar su decisión, se habla con la familia también para tomar esa decisión.
Felipe Pérez.- Es decir, nunca se haría eso con el paciente inconsciente, sin que los familiares lo autorizaran, sin que él estuviera de acuerdo, aún siendo una prueba sencilla.
Félix Báez.- Aún siendo una prueba sencilla.
Felipe Pérez.- Pero esta no se ha hecho todavía porque él no ha accedido y se respeta ese derecho. ¿Es así, verdad?
Félix Báez.- Sí.
Felipe Pérez.- Bien, te doy las gracias, doctor Félix Báez.

raul castro despidiendo medicos cubanos

Foto: Tomada de Infobae.

7 respuestas para “El médico cubano con ébola que será atendido en Ginebra es militar y participó en un circo montado por el régimen en 2004. Por Tania Quintero”

  1. QUE SE MUERA y pal carajo con este MERCENARIO hijo de PUTA……. , next….

  2. Bien dicho, amigo Caiñas y que su muerte sea lenta y dolorosa.
    En los paises democráticos la bondad abunda, EN Mi CASA NO!

  3. robo–ilucion
    avandono a su esclavo
    QUE SE JODAN ———————————————————–PATRIA O MUERTE
    JAJAJA

  4. NO CONTÓ CON LAS IRONÍAS DE LA VIDA

  5. JUSTICIA DIVINA, Y HUMANA: IN MEMORIAM OSCAR ESPINOSA CHEPE.

    Quién es el Dr. Félix Báez Sarría , ahora infectado de ébola…»no hay que dar tanto brinco estando el piso tan parejo», … y lo digo con todas sus letras, «un tremendo HIJO DE LA GRAN PUTA», ni más ni menos, un agente del MININT, de bata blanca,como hay muchos en Cuba.

    Los que somos de allá sabemos bien que «aquellos», ni son humanitarios, ni altruistas, ni caritativos, …todo lo que hacen lleva siempre fuertes intereses políticos (internacionalismo proletario) y económicos, por eso no participé del «entusiasmo» cuando anunciaron «su aporte humanitario», ni de «la pena por el médico infectado».

    El doctor Félix Báez Sarría, especialista en Medicina Interna, de 43 años, reportado con ébola en Sierra Leona, en agosto del 2003 fue «comisionado», POR SU FIDELIDAD AL RÉGIMEN; y sabemos bien que esas «comisiones», no son allá para cualquier galeno, sino para agentes de bata blanca, para atender al economista disidente Oscar Espinosa Chepe, arrestado en la Causa de los 75 (Primavera Negra 2003) y condenado injustamente a 20 años de cárcel.

    Espinosa Chepe estaba aquejado de severos problemas hepáticos y tuvo que ser hospitalizado por su agravamiento, sin dudas por las condiciones infrahumanas de su encierro y las torturas a que son sometidos los presos de conciencia en Cuba. Falleció , lamentablemente, en España el pasado año.

    El entonces canciller Felipe Pérez Roque para rechazar una condena a la tiranía cubana, se valió de este » fiel doctor» en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en marzo del 2004, para desmentir las acusaciones de maltratos, torturas y vejaciones a que son sometidos los prisioneros de conciencia y enfermos, en las mazmorras del castrismo.

    En esa ocasión, el Dr. Baez Sarría desmintió , ante la comisión de DDHH, que Espinosa Chepe padeciera de cirrosis hepática y cáncer. Aseveró que “el hígado de Espinosa Chepe, estaba funcionando correctamente” y que el paciente “no tienía síntomas ni signos de insuficiencia hepática”.

    Afirmó además que el prisionero se encontraba en excelente estado, por el buen trato recibido en reclusión, al punto de que había aumentado de peso en la cárcel.

    Ocho meses después, el 29 de noviembre del 2004, el gobierno cubano le otorgó una licencia extrapenal a Espinosa Chepe debido a su delicado estado de salud.

    EN RESUMEN, SI ÉSTE HIJO DE LA GRAN PUTA, se muere de ébola («El SEÑOR hará que la peste se te pegue hasta que te haya consumido… -Deuteronomio 28:21) , abandonado por sus amos, NO ES OTRA COSAS QUE JUSTICIA DIVINA Y HUMANA y como dice mi amiga Mary Carballosa: «la ley de la compensación existe» , morirá, porque es justo, y lo peor, sus despojos, no regresarán a su tierra, por disposición de aquellos mismos a los que tan fielmente sirvió , por los que incluso faltó en el caso Espinosa Chepe a su Juramento hipocrático. Morirá abandonado a su suerte, merecida, pero abandonado – » Tu cadáver servirá de alimento a las aves de los cielos y a las bestias de la tierra, y no habrá quien las espante.» (Deuteronomio 38:26)

    Lo digo en un criollo que se entienda: «ES UN CABRÓN QUE LA VA A PAGAR » justicia terrenal, con eco en el Cielo, …lo paga aquí , y más allá. Así de sencillo.

    Ya puede descansar en paz, el amigo Espinosa Chepe, uno de sus verdugos, ya está pagando, y Allá, irá donde debe ir : Allí «donde EL GUSANO DE ELLOS NO MUERE, Y EL FUEGO NO SE APAGA.» (S. Marcos 9:48)

  6. No soy médico, pero la lógica indica que el primer paciente que murió de paludismo o malaria, rodeado de médicos y medicinas no fue intervenido de manera eficaz para haberle curado a tiempo. Ahora este, con ébola no puede ser curado localmente, rodeado de «expertos en esta enfermedad” y medicinas que supuestamente esperan curar a estos pobres negros pues no es «lugar apropiado ni tienen los medios idóneos para hacerlo». Si no se puede curar a casi nadie bajo esas circunstancias me puede alguien decir cuál es la motivación para ir, a estos países, fuera de decir que «quieren ayudar a la población enferma» por razones meramente políticas?
    Estamos cansados de oír cuantos se han muerto y cuantos más médicos y enfermeros se han contagiado, pero no nos dicen cuantos han curado. Supuestamente algunos sobreviven pues su organismo es lo bastante fuerte para restablecer la salud pero parece obvio que estos grupos sanitarios tienen poca fe para su propia cura, en el medio en que trabajan o en los médicos que les rodean. Recién me entero de un cirujano trabajando en Cuba que fue juzgado y condenado a tres años (por tratar de huir de Venezuela a USA) a quien le ofrecen conmutar la sentencia a cambio de ir a Ghana como parte de uno de estos «grupos sanitarios». Me pregunto cuántos de estos «voluntarios» realmente quisieron ir a África. Me luce que el gobierno de Cuba ha encontrado otro medio de “castigo” y estos de una manera más sutil representan otra carta de “get out of jail” en su tablero mundial de Monopolio.

Deja un comentario