Margallo, nacido un 13 de agosto, llega el lunes a La Habana. Por Tania Quintero

Me entero por Wikipedia que José Manuel García-Margallo y Marfil, nombre completo del actual canciller español, no solo es Leo de la primera quincena, si no que vino al mundo un 13 de agosto, el mismo día en que nació Fidel Castro Ruz, uno en 1926 en Birán y el otro en Madrid en 1944. Los dos de cunas ricas y ‘blanconazos’ con pelos de ‘jabaos’.

A lo mejor por eso, en vez del general lo recibe el moringuero. Su visita ha sido consentida por el gobierno de Rajoy y marca un giro en la política exterior del Partido Popular, partido que bastante criticó a Zapatero y el PSOE, por no tener ‘mano dura’ con los Castro.

En mi infancia, los viejos decían que la política era una cochinada. Y así mismo es. Moratinos, a quien los populares cuando llegaron al poder lo tiraron pa’la tonga, ahora, «por mantener su misma política hacia Cuba», ha felicitado a Margallo.

Zorro, como todos los políticos, sean presidentes o cancilleres, de derecha, centro o izquierda, jóvenes o viejos, blancos, negros o mestizos, en 2013 Margallo mandó a funcionarios de Exteriores a realizar ‘visitas discretas’ a la isla. O sea, desde hace un año ya se venía cocinando el potaje de frijoles negros o cocido madrileño, como prefieran llamarle. Algo que no fue visto con buenos ojos por todos en el PP, pero como la política es una cochinada, se han puesto gafas (parecidas a las que ayer llevaba Isabel Pantoja para entrar a la cárcel) y se han hecho los chivos locos.

Al régimen ni a su prensa le importó que Margallo hubiera nacido un 13 de agosto y en 2012 le dedicó una andanada de ataques, más o menos similares a los que en los 90 le dedicaron a Aznar.

Hasta la fecha, se desconoce la agenda oficial que tendrá Margallo durante los dos días que permanecerá en La Habana, el lunes 24 y martes 25 de noviembre. Pero el canciller español ha dicho y subrayado, que «España debe cambiar sus relaciones con Cuba». Su viaje es el primero de un ministro de exteriores a la isla desde 2010, cuando Moratinos hizo aquella negociación a cuatro bandas (Gobiernos de Cuba y España, Iglesia Católica y Damas de Blanco) y logró la excarcelación y destierro de la mayoría de los disidentes encarcelados en la Primavera Negra de 2003.

También Margallo ha declarado que «Cuba no es un país aislado» y recordó «su papel fundamental» en la alianza bolivariana (ALBA), en UNASUR (Unión de Naciones Sudamericnas) y la reciente presidencia del régimen verde olivo en la CELAC (Comunicad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), organismo regional con el cual se relaciona la Unión Europa.

Más difícil de aceptar es lo que dijo a la emisora Onda Cero: «Desde un punto de vista internacional, la situación (en Cuba) ha cambiado de forma dramática. La perspectiva ha cambiado y cuando las circunstancias cambian, es obvio que hay que cambiar las relaciones». Y recordó que desde hace meses Bruselas y La Habana negocian un acuerdo de asociación -acuerdo en el que España debe estar detrás.

Es que después de la diarrea de editoriales del New York Times en favor del levantamiento del embargo, a los ‘gallegos’, como los cubanos siempre le han dicho a los españoles, sean madrileños, andaluces, catalanes o vascos, se les ha encendido la lucecita de la nostalgia, pero sobre todo la del dinero. Y por lo claro lo dijo: «Desde el punto de vista económico, Cuba tiene una enorme importancia en intercambios comerciales e inversiones. España tiene que estar presente en Cuba si quiere ayudar a Cuba a labrar su futuro».

Ni a jodía los ‘gallegos’ quieren perder nuevamente a su ex Perla de las Antillas. No quieren quedarse atrás, no vaya a ser que a los americanos les dé por hacerle caso al New York Times y ‘quiten el bloqueo’. Que lo dudo: todo indica que el próximo mandatario de la Casa Blanca será un republicano. Y ya se sabe lo que significa un presidente de Estados Unidos del partido del elefante.

Lo otro es que, pese a la cadena de hoteles Meliá en la isla, a los turrones y el aceite de oliva, a los más de 124 mil cubanos que residen en la Península y a los miles que quieren tener un abuelo español, la nueva generación de cubanos, a España no la ve ni la siente como la Madre Patria, menos a partir de la crisis económica, con millones de desempleados y de familias sumidas en la pobreza.

A quienes los cubanos están esperando, con las manos y las piernas abiertas, es a los yumas.

Tania Quintero

Leer también: Carta abierta de Zoé Valdes a José Manuel García-Margallo y «Del viaje de Margallo a Cuba no espero nada, como no sean negocios».

Foto: Tomada de «La liposucción del ministro Margallo en la sanidad pública impidió operar a un paciente con un tumor».

Una respuesta para “Margallo, nacido un 13 de agosto, llega el lunes a La Habana. Por Tania Quintero”

  1. En lo unico que no coincido con Tania es que un republicano no levantaría el embargo. El pico de los negocios con la dictadura llego con la presidencia de George W Bush, y ahora, quizás B’rak el Hussein al Obama tome la «iniciativa» de levantarlo de un plumazo a ultima hora para dejar una buena cantidad de papas calientes a su sucesor, inmigración, problemas raciales, y el reconocimiento de la dictadura castrista, sin contar los problemas de los constantes cambios de estrategia en Afghanistan y el Medio Oriente, con las funestas consecuencias que ha traído y lo de dejar que Sur America se haya convertido en la Union de Republicas Castristas de Sur America.
    Si por el contrario, alguien con posibilidad de ganar sigue su misma agenda, esto lo harán igual, para mantener el control y para que la dictadura tenga todo el respaldo económico de los Estados Unidos y el respaldo moral también de la presidencia de este país, sea quien sea.
    En cuanto a lo de la dependencia de USA o de España, el gobierno español se esta presentando como un vulgar recadero de Obama. Margallo lleva un mensaje a Cuba y quizás sea el quien «libere» a Allan Gross y no un politico americano (porque Obama sabe que un politico americano luego usaría este «mérito» en su curriculum para tratar de escalar a la Oficina Oval y ese gusto no se lo da el a nadie)
    Hoy con el anuncio de la muerte de Marion Shepilov Barry, antiguo alcalde de DC, con curriculum tétrico como el solo, se sabe tambien que los Obamas no abandonaran Washington una vez la presidencia del otro Barry (B’rak) termine.
    Se quedan aqui, y ya Michelle Obama tiene un comité de acción política que pudiera insertarla como factor sorpresa en la carrera presidencial. Y si Barry Obama se le ocurre presentarse como candidato a la alcaldía de esta ciudad seria alcalde de por vida como lo fue el terrorista Marion Shepilov (este nombre lo tomo de un propagandista soviético)
    Ya veremos que pasa.