Fidel no está muerto, lo que pasa que no está como Lucrecia. Por Tania Quintero

DSC07088

Lucrecia López Vega, la señora de la foto, nació en La Habana el 23 de noviembre de 1922. Cuando Fidel Castro nació en Birán, el 13 de agosto de 1926, Lucrecia aún no había cumplido 4 años.

Esa foto es de diciembre de 2014, un mes después de que hubiera cumplido 92 años. Y miren como está esta habanera, si comparamos su foto con las que en enero de 2014 le hicieron a Fidel Castro, cuando le faltaban siete meses para cumplir 88 años

Lucre, como le dicen, vive en el tercer piso de un viejo edificio, y a pesar de que de no ve de un ojo y del otro ve poco, por culpa de una mala operación de la vista que hace años le hicieron en el hospital Ameijeiras, hasta tres veces al día baja y sube las escaleras.

Camina todo su barrio y también barriadas a cinco kilómetros o más de su domicilio, sorteando calles y aceras destrozadas, teniendo cuidado con el tráfico y en particular con los choferes irresponsables. Ella prefiere andar a pie antes de perder tiempo esperando una guagua. El dinero le alcanza para coger taxis particulares, pero por nada del mundo Lucre se gasta diez pesos si puede ir caminando.

Leo en Cubanet que Fidel Castro estaría en estado vegetativo. Es que él habrá sido muy comandante, muy jefe y muy autoritario y totalitario, pero no es de una madera especial, como le decía mi padre a las personas de buenos genes.

Buenos genes tienen los mulatos-chinos. Fue el caso de la abuela y madre de Lucre, que llegaron a los cien años, edad a la que espero llegue Lucrecia López Vega, progenitora de mis amigos Rafael, Armando y Marco Antonio Pérez López, administrador de mi blog.

Tania Quintero

Nota.- A Lucre y a mí nos pueden ver en una foto de 1947, en un post titulado Cuando La Habana era La Habana.

Leer también: Castro el aguafiestasEl funeral más ensayado de Cuba

6 respuestas para “Fidel no está muerto, lo que pasa que no está como Lucrecia. Por Tania Quintero”

  1. Muy bien mantenida la sra. felicitaciones. Cierto que Chacumbele I no tiene buenos genes hijo de un ladron y de una cocinera robamarido cuidado por años por unos haitianos y educado por los jesuitas, de ahi no podia salir nada bueno la tranquilidad y limpieza de alma y espiritu hacen mas llevadera la vida pero esta bestia nacio solo pa’ joder y por eso esta hecho un vegetal kgalitroso la diferencia es grande

  2. Hermosa mujer la de chaqueta Chanel, entonces y ahora. Y toda una promesa la niña que la acompaña en aquella otra foto. Estoy convencido que esa era la Cuba pre 1959 y no solamente por el válido testimonio de Tania Quintero. He visto fotos, videos, películas. A Cuba la arruinó un proyecto personal de poder, luego devenido proyecto familiar con pretensiones dinásticas, que fracasó estrepitosamente en sus objetivos declamados porque empobreció elocuentemente a la Perla del Caribe en todo sentido en los últimos 56 años y, de paso, persiguió, encarceló, torturó y asesinó a miles de cubanos en nombre de una utopía que fue y continúa siendo increíblemente apoyada por muchísima gente, particulares y gobiernos, en todo el mundo.

  3. Me alegro por ella, la pobre.

  4. Tremendo porte el de la señora.
    Unos 25 años estupendos, preciosa y elegante de compras. Parece una actriz de cine.
    Y unos 92 muy bien plantados.
    Mucha salud y felicidades en el 2015 para ella.

  5. El que no quiero ser.
    Ser Cubano ¿Estaré seguro de lo que esto significa? Llegar tarde a todas partes o no llegar. Meterle un bofetón a mi mujer si se equivoca. Comprar un colchón para que se singue un extranjero a mi prima a mi hermana o a mi mujer porque hay que resolver. Decir que yo me fui pero estaba bien en Cuba. O deja ver…decir que Fidel fue un hijo de puta pero era inteligente. Que me gusten los hombres y negarlo. Odiar a los maricones por supuesto. Ser brujero, palero, pentecostal, abakuá, testigo de Jehová, adivinador, ¡político! Gritar ¡Abajo Fidel en el Versailles! O deja ver… decir que “a mí la política no me interesa” Ir a Cuba 8 veces al año. “La vieja tu sabe la vieja” Aunque la realidad es ir a templar jovencitas, niñas o lo que se presente. Que aburrida gente. ¡Renuncio!

Deja un comentario