Haciendo caja (y echando un palo) con el muerto vivo. Por Tania Quintero

Como no se sabe si Fidel Castro está vivo, en estado vegetativo, o muerto y congelado, clasifica en la categoría de muerto vivo.

Por cierto, El muerto vivo se titula uno de los hits de Rolando Laserie (Santa Clara 1923-Miami 1998) compuesto en 1967 por el colombiano Guillermo González Arenas, y cuenta una historia real, la de un hombre a quien habían dado por muerte en Antioquia y el tipo se había ido de parranda. La canción fue recuperada por Peret, el padre de la rumba catalana, fallecido el 27 de agosto de 2014.

Si al jamón del Che le han sacado tantas lascas que ni hueso le han dejado, al del coma-en-jefe le sacarán diez veces más. Oficialmente no se ha anunciado su deceso y ya están sacando fulas con sus supuestas ‘reliquias’. Es el caso de las limusinas rusas, que se han convertido en un atractivo para izquierdosos, nostálgicos del comunismo soviético y trasnochados del socialismo verde olivo.

Hace unos meses, medios internacionales se hicieron eco de la última moda ‘revolucionaris’ en Cuba: dar un paseo por La Habana en una de las limusinas supuestamente utilizadas por Fidel Castro para recibir a sus visitantes.

Reynaldo Sánchez, ex escolta de Castro, aclaró en Café Fuerte que esas limusinas no son las originales, y podría tratarse de una maniobra publicitaria de la empresa CubaTaxi. Verdaderas o falsas, las limusinas siguen rodando por la capital.

Y no solo son utilizadas para ir a la Plaza de la Revolución y pasear por la ciudad: también para ‘echar un palo’ en el asiento trasero, según un chofer le contó al periodista independiente Ernesto Pérez Chang:

«Aunque nos pidió no ser identificado, el chofer de una de las limusinas accedió a conversar sobre el peculiar servicio que prestan y nos reveló que la mayoría de los clientes solo buscan dar un paseo por la ciudad, recoger un par de mujeres y vivir la fantasía de tener sexo en el mismo auto que alguna vez usara Fidel Castro.

“Siempre llevo música patriótica, nos dice, el himno soviético, la Internacional, el himno del 26 de julio o cosas de Carlos Puebla sobre el Che y Fidel, pues muchos me piden esa música mientras se divierten. Allá atrás beben, fuman, meten mujeres y gozan a lo grande. Mientras paguen, no me meto en lo que hagan. Todo lo que tiene el carro es original, tal como lo dejaron cuando ellos lo usaban. 

«Hace unos días, subió un turista que no sé si era argentino o uruguayo. El tipo andaba vestido con uniforme verde olivo, parecía un loco, tenía barba y fumaba tabaco. Me alquiló todo el día y me hizo llevarlo a la plaza para tirarse fotos y a la casa del Che. Andaba con una jinetera. Más loca que él. Hicieron de todo allá atrás. Él le pedía a la tipa que lo llamara Comandante. Era un relajo”.

En cualquier caso, en Fidel Castro, de protagonista principal a actor de reparto, una persona describió al periodista el siguiente panorama:

“Para el mundo el gran titular podría ser la muerte de Fidel. Pero para los cubanos el día después de su fallecimiento sumaría una cuota insoportable de culto a la personalidad y constantes evocaciones en la prensa. ¿Te imaginas? Un mes como mínimo de duelo nacional, largas colas en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución para firmar un libro de condolencias y programas especiales todo el día en la televisión y radio nacionales. Tiradas extras de Granma y Juventud Rebelde, libros, conferencias sobre su vida y obra. Probablemente se inaugure un museo, diversas efigies en todo el país y sus citas y discursos importante nos saldrían hasta en la sopa. Su presencia intangible volvería a planear sobre la vida de los cubanos, que ya bastante tenemos con la escasez de dinero, comida y falta de futuro”.

Evidentemente, esa persona desconocía que ya con el muerto vivo no solo están haciendo caja, también echando un palo.

Tania Quintero.

4 respuestas para “Haciendo caja (y echando un palo) con el muerto vivo. Por Tania Quintero”

  1. Menos mal que no soy hombre porque de lo contrario no hubiera exhibido mi machismo como se debe con la guardia en alto tanto para quedar en tema de revolucionaris, y siendo mujer un hecho de este tipo con un tipo asi me hubiera llevado a la ser frigida total ademas de dejarlo averiguando como se hace la guardia del comitè De que los hay los hay y este tipejo Sanchez deberia respetarse un poco porque ha quedado para ser el chismoso de Punto cero y el tambien con esos chismes esta haciendo caja y quien sabe si a costa de todo esto se hecha tambien una rapidità en el pasillo

  2. en mi comentario anterior entendia el diminutivo de rapida -rapidità y no rapidità

  3. Lo podemos ver como un desprestigio para lo que simbolicamente eso representa de lo cual me alegro, pero es triste por lo que simbolicamente todo ese vestuario, carro e indumentaria representa atraves de la historia y para mi es asqueroso, repugnante y sobre todo una falta de respeto al dolor de todo un pueblo por mas de medio siglo. Esto es exactamente igual ni mas ni menos que estupidos, que por cierto en buena abundancia en el mundo hay, se disfrazaran de Hitler y un carro del despota hicieran lo mismo, seria una burla, si, para lo que eso representa, pero a la vez es una ofensa flagrante al pueblo judio y prefiero la parte que no ofende a ese gran pueblo, como al mio.

  4. Bien por Doña Tania.

Deja un comentario