El Papa Francisco: De mediador a fogonero. Por Rolando Morelli

El Papa Francisco: De mediador a fogonero | Cubanet.

9 respuestas para “El Papa Francisco: De mediador a fogonero. Por Rolando Morelli”

  1. Ya me he expresado al respecto y como temo, con bastante posibilidades de acertar, que en este blog me van a identificar o ya me han sindicado como piadoso y genuflexo abogado defensor del obispo de Roma, voy a hacer tres cosas. La primera es negar rotundamente tal condición, no soy ni siquiera abogado de profesión y mucho menos lo sería de Francisco, no lo necesita. La segunda cosa es recordar a quienes parecen contar con escasa información, que el romano pontífice (y sólo para los creyentes) no es infalible salvo cuando habla “ex cathedra”, es decir, cuando sienta un dogma de fe. No es esta controversia alrededor del Charlie Hebdo, no es dogma de fe. Su opinión sobre los límites de la libertad de expresión es eso, sólo una opinión más. En su misma tierra de nacimiento son muy criticadas bastantes declaraciones del papa; todo el mundo puede hacerlo, también los más fervientes católicos, lo que tampoco es mi caso ya que soy muy laicista, para nada clerical.
    Por último, como mi opinión ya expresada tiene que ver, en realidad, sobre el condenable acto terrorista perpetrado contra el Charlie Hebdo y no sobre lo que opina un cura latinoamericano de sotana blanca, me voy a referir nuevamente a la libertad de expresión.
    A mi modesto juicio, respetar, quizás, con mayor cuidado, la susceptibilidad de determinada religión, que no es igual a la de otras religiones, no tiene nada que ver con condenar la libertad de expresión ni volverse contra el pluralismo democrático y republicano. Una vez más, no todas las religiones poseen o se prestan, por la razón que sea, a un idéntico grado de tolerancia y susceptibilidad. Para dar ejemplos entre las tres grandes religiones monoteístas: si le faltamos el respeto a los santos de las iglesias católicas, a los pastores de las confesiones protestantes o a los grandes rabinos judíos, imagino que la cosa no va a pasar a mayores y jamás a un acto terrorista. A lo sumo, habrá una reconvención muy localizada y hasta privada. Si voy con mi novia a visitar la basílica de San Pedro en Roma, integrando un ruidoso grupo de turistas de ambos sexos, en el que las mujeres visten cortas minifaldas, algún cura o monja, con mucho, mirarán de reojo o hasta con cierto fastidio. Si esas muchachas tienen un día de mala suerte, hasta posiblemente las inviten a retirarse de la antigua basílica romana. Pero nada más.
    En cambio, con la confesión musulmana no es así, y esto debería entenderse en lugar de criticarse airadamente, con exagerada pose de republicano liberal ofendido en su dignidad, o sentirse, de pronto, más maltratado que en el campo de concentración de Auschwitz.
    El Profeta Mahoma, para sus seguidores, no es lo mismo que Jesús, Lutero o Moisés para cristianos o judíos. Es en ese sentido que, quizás, la libertad si carezca de límites. Algunas cosas que para el republicanismo occidental y judeocristiano puede ser considerado una falta leve, para ciertos islámicos es un pecado execrable e intolerable. No es apenas una ideología contraria o una escuela económica diferente. Es un insulto liso y llano.
    Ojalá llegara a comprenderse que, cuando se trata de ciertas variantes del islamismo, las blasfemias suponen una gravedad mayor y pueden generar consecuencias de gran riesgo.
    De todos modos, quienes se sientan profundamente ofendidos en su íntimo republicanismo por mi opinión, que sólo es eso, pueden seguir insultando o “satirizando” a Mahoma y sus ministros del culto. Ya avisé y el que avisa no es culpable.

  2. Ya este Viejo me tiene cansa’o y mira que yo respeto las canas y los años. Si es asi como el dice que le caiga a trompadas a cuanto pastor protestante vive y muere riendose de el, de su iglesai y de su madre la Virgen Maria de esos hay miles en este mundo.

  3. «Cuando me encuentro con una persona gay, tengo que distinguir entre su ser gay y ser parte de un lobby. Si aceptan al Señor y tienen buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlos? Ellos no deben ser marginados. La tendencia [a la homosexualidad] no es el problema … ellos son nuestros hermanos»

    Si es asi por que no los casas en tu iglesia ?

  4. ¿Me podría usted explicar Ignacio, cuales son los limites de la libertad de expresión? Porque LIBERTAD DE EXPRESIÓN, me parece que claramente establece que cada cual opina y dice lo que le da la gana y punto, da su criterio, su opinion, entonces, lo del Papa respecto a que tiene limites, es su opinion y la respeto, pero que respete la de los que no lo entendemos así, él es el sumo pontífice, está para educar a los fieles, bajo la democracia y ha de basarse en principios de libertad, no querer cambiar lo estipulado en las santas escrituras. Usted sera muy inteligente, no lo dudo, pero el Papa, en mi OPINIÓN, que es mía, y la doy porque este país libre lo permite, me parece que está jugando con mi inteligencia, y no me gusta que me la subestimen. Ya bastante Castro me rejodio a los míos, para que venga este jesuita a meter su discurso demagogo, sin contar que está él muy de acuerdo entre los acuerdos entre USA y Cuba, vaya, que le gusta el borrón y cuenta nueva, y yo personalmente veo al Papa como un hombre a cargo de la casa de Dios, lo mismo que aun presidente a cargo de un país, ya está, y si no me gusta , no me gusta, y este, no me gusta nada de nada. Es mi opinion, así como la del Papa, me entiende. Ademas, me parece rojito, lo siento, pero así lo veo, Dios es mi padre, mi guía, Jesús mi hermano, él Papa, no. El Papa que se respete y respete la casa de Dios, si quiere ser respetado.

  5. Creo que todas las opiniones de los comentaristas de este blog, así como las del papa, son respetables, aunque no haya acuerdo. Eso es el disenso, eso es el pluralismo. No hay que dar ni pedir explicaciones por pensar y expresarse de manera diferente. Estoy seguro que ese es el ánimo de la dueña de este blog, por la que siento admiración y respeto.

  6. Exacto, no hay que pedir permiso, pero la gente se ataca cuando tocan a Pancho, y Papa pancho, es pancho, no es mi papá, es el Papa, y la verdad, muy mal que lo hace.

  7. El problema es hacer historia Pancho la hace el a mi no please de Obama tambien pero si Pancho predica una bofetada a quien insulte a su senora madre,creo entonces que es muy poco una disculpa para las victimas de sus viola ores.

  8. El Papa sabe que al que le den da, no hay que decirlo, eso es mal educar la sociedad, pero, la agenda es hacer una sociedad lo mas chusma, vulgar y grotesca posible, cuando no hay dos dedos de frente, son más facil de dominar, eso es todo.

  9. Es decir, Ignacio, que el Papa puede hablar mierda —si le da la gana, porque simplemente lo que diga constituye «su» opinión— sin que se tome lo que ha dicho como «artículo de fe», no siendo ésta su intención. Por el contrario, cuando quiera que se tome como cosa sagrada lo que tenga que decir, acudirá a declararlo, tal vez mediante una encíclica, o como usted apunta «ex-catedra». Mi pregunta para usted es, ¿cómo se puede hablar mierda y luego pretender que a uno lo tomen en serio? —Señoras y señores, esto sí que va en serio. —diría el Pontífice—. A pesar de tan endeble argumento de su parte en defensa del Papa, no podría negar entonces que el autor del artículo está en lo correcto al criticar como lo hace al Santo Padre. Lo otro de «infalible» que usted trae a colación por los pelos, ya que el articulista no hablaba del asunto ni mucho menos, es otra cosa, en la que ni siquiera entraré aquí. Su nombre es Ignacio. Bonito nombre. No sé si guarda relación con su razonamiento, porque argumenta usted como un jesuita, y no de los más lúcidos o lucidos.

Deja un comentario