Thomas Henriot: The Color of Summer in New York (El color del verano en Nueva York). Por Gustavo Valdés

Gustavo Valdés y Thomas Henriot
Gustavo Valdés y Thomas Henriot

 

            El color del verano… es un proyecto ambicioso que viajará en unos pocos días a Miami, y luego a otras ciudades de Europa y Asia, un total de seis plazas recibirán y mostrarán estas obras. Se trata de un conjunto de dibujos, en su mayoría de gran formato dispuestos sobre las paredes, y rollos desplegados y colgando del techo y serpenteando las esquinas y los pisos de la galería. Un gran conjunto en blanco y negro, colores del papel y la tinta, que en pocas ocasiones se sirve de otro color, sólo para acenturar alguna referencia importante dentro de las composiciones. Todos los dibujos, pero especialmente los pergaminos, nacen de un trazo inicial basado en la filosofia pictórica china de que el primer trazo separa (y acerca) al hombre del universo. Por esa razón, vistos a la ligera, parecen como estampados de kimonos antiguos; hasta que el ojo se enfoca en cada detalle de los monumentales dibujos, y va descubriendo trozos de la arquitectura reconocible de La Habana o Nueva York, las dos ciudades en la vida de Reinaldo Arenas, cuya vida y literatura inspirara esta exposición, y a quien está dedicada la misma en forma de tributo.

            A veces una fachada habanera está mezclada con otras de edificios aledaños, y muchas más veces, son los interiores habaneros los que protagonizan escenas como salidas de un sueño. Me detuve largo rato en varios dibujos donde Henriot, con meticulosidad y gracia, reproduce los viejos mosaicos de las casas habaneras, esos magníficos e intrincados laberintos geométricos moriscos. Henriot me contó que mientras trabajó en La Habana en un período de dos consecutivos años, los vecinos de la familia de su esposo cubano, lo visitaban, y le traían fotos de sus familiares (vivos o muertos), y muchas veces las desplegaban como un ábanico de barajas en el piso. El sólo se ocupo de dibujar esos momentos.

            Otros gigantescos pergaminos reproducen páginas de los periodicuchos oficialistas cubanos. Cuenta Henriot que mientras vivió en La Habana, se sintió abrumado por la omnipresencia de los periódicos en la vida diaria, no tanto porque la gente se los tomen en serio, sino por que terminan teniendo una función utilitaria,: se usan para forrar cualquier cosa, para transportar cosas de un lugar a otro, para limpiar, para revestir el interior de los cestos de basura, ¡qué mayor azar! Casi como una venganza o como un ejercicio de exorcismo, Henriot comenzó a reproducir los titulares, las fotos y los artículos publicados en estos diarios: letra por letra, oración por oración, renglón por renglón, dibujando las palabras con precisión quirúrgica.

            Hablamos de arte, de literatura, de música. Compartimos la misma pasión por la ópera, y hemos coincidido en la lectura de muchos mismos libros. Me dijo de su profunda admiracion y respeto por los Camacho, por Jorge el gran artista, por su universalidad; y por Margarita, la incansable compañera de Jorge, que ahora se ocupa más que nunca en mantener vivos la obra y legado de su marido, pero también de que se mantenga vigente la importancia de la obra de Reinaldo Arenas. Y habló de ella con sincera emoción y cariño.

            Lógicamente, la conversación se volcó en Reinaldo Arenas. Me resultó muy grato constatar que ya él se había contactado con René Cifuentes, alguien que conoció bien a Reinaldo en La Habana y después mucho más en sus años en Nueva York. René es un hombre culto, sensible, gran conocedor de arte y un fiel amigo de Reinaldo y su memoria. En algún momento te comenté que en mi opinión el filme de Schnabel se hubiera enriquecido si su realizador se hubiese acercado a René y utilizado como consultor. Pero como sabemos no sucedió así. En estas vidas nuestras de cada día, siempre hay alguien sin importancia al acecho de una oportunidad, que no le pertenece, para secuestrarla.

            Te confieso que tuve algún reparo en aparecerme por la galería, tan harto estoy de artistas europeos, norteamericanos, y de todas partes, y sobre todo de los fotografos que se desviven por irse a la isla y fotografiar su miseria y presentarla en ‘technicolor’ en coffee table books. No es el caso de Henriot, un artista que ha sabido penetrar el alma cubana, que ha sabido perderse en los rincones habaneros. Cada obra produce una sensación diferente, un recuerdo, y una memoria, y vienen otros, y aun otros más; y me sentí representado, comprendido, respetado, halagado, y hasta homenajeado en mi condición de exiliado.

            Yo, que como mejor llegué a conocer a Reinaldo Arenas fue a través de su literatura, no puedo dejar de estimar que a Reinaldo le hubieran gustado estos dibujos. Apuesto que sí.

Gustavo Valdés.

“El color del verano en Nueva York”

Dibujos de Thomas Henriot

Celine Moine nomad Gallery at

Clemente Soto Vélez Cultural & Educational Center

Abrazo Interno Gallery.

New York City, New York.

Anuncios

7 Replies to “Thomas Henriot: The Color of Summer in New York (El color del verano en Nueva York). Por Gustavo Valdés”

  1. Me fascina el modo elegante y preciso de Gustavo -¿cosa de familia?- al describir al artista a través de la descripción del arte evocando unas visuales qe se transforman en imágenes quasi cinematográficas en la mente de uno. Parecía estar en la estancia habanera -para mi prohibida- donde el artista transformaba memorias ajenas en propias…. Gracias gusta por tan elegante y lúcida reseña!

    Me gusta

  2. A ustedes, mis queridos Gustavo y Zoe, por traernos esto….

    Me gusta

  3. Indiscutiblemente que los hermanos Valdés comparten el talento de escribir precioso y claro. Interesante reseña. Me transportó.
    Gracias

    Me gusta

  4. Gracias a estas palabras tan claras en compañía de tan justa imagen fotográfica, y que nos transportan virtualmente, quedamos convencidos de que es posible, casi, visitar ese lugar mágico, aún no visitado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.