¿Que no se puede equiparar a la dictadura de Castro con las de Videla y Pinochet? Por Juan Abreu

Emanaciones: Juan Abreu.

8 respuestas para “¿Que no se puede equiparar a la dictadura de Castro con las de Videla y Pinochet? Por Juan Abreu”

  1. y chirrin chirran este cuento esta acabado y el tuyo no esta empezado, porque el la mente de mosquito de muchos izquierdosos y entre ellos muchos cubanos tapiñados que aun se creen el ombligo del mundo las dictaduras de derechas son el cuco wow que miedo!!, en las dictaduras de izquierda esas no son dictaduras son revoluciones con varios nombretes con alguno que otros defecticos pero es y son nada y con voz solenme como dice el «Concubino Feo» «el Taino camagueyano «hay que salvar los logros de la revolucion» claramente desde la altura del diario con nombre de posada habanera o mas conocido como el pichicorto 14.5

  2. Y que me dice de los periodistas, intelectuales y politologos que llaman » govierno» y » presidente» al dueño de la finca ?

  3. Porque, además de una simple cuestión temporal, de paciencia humana medida en tiempo, un mínimo sentido común nos conduce a distinguir entre una dictadura autoritaria y otra totalitaria. No son lo mismo.

  4. La dictadura de Jorge Videla «convivió» con la tiranía de Castro. Es más, Castro se silenció en los organismos internacionales sobre lo que sucedía en la Argentina en materia de Derechos Humanos. El embajador cubano Emilio Aragonés Navarro se mantuvo sin decir nada durante todo el gobierno militar en Buenos Aires.
    Videla estuvo en el poder de facto 5 años y los Castro llevan más de medio siglo. El balance de su gestión arroja un resultado negativo para el país en todo sentido. De todas maneras el régimen militar sobrevivió hasta que llegó la guerra de las Malvinas en 1982 (presidencia del general Galtieri) y llegó la democracia. Pero la democracia se logró por la derrota militar que infringió Margaret Thatcher y todo se vino abajo. El caso de Pinochet es diferente: gobernó a «piacere» 17 años con mano fuerte. Excesivamente muy fuerte. Pinochet fue derrotado en las urnas y dejó un país económicamente armado. Los Castro solo crearon miseria y muerte.

  5. Con el mayor de los respetos, porque luego de leer a Yofre no puedo permanecer tan prudente en mi depuradísimo comentario, podría perdonar a un europeo, muchas veces teñido de un eurocentrismo ignorante, superficial y generalista con todo lo que pasa al sur de Texas, que sostenga esos «parecidos». ¡Pero que esa confusión venga de un latinoamericano, no! Yofre me deja agregar poco pero algo voy a decir, abonando sus dichos: Videla y los militares argentinos, además, hicieron todo mal y ahí ya hay una diferencia con el general chileno: hicieron mal la economía, hicieron muy mal la represión e hicieron pésimamente mal esa loca, imperdonable aventura de Malvinas. Los chilenos, en cambio, dejaron un país económicamente andando y creciendo y eso hizo que no permitieran que se juzgara la represión. Encima, no tuvieron locas e imperdonables aventuras como la guerra de Malvinas. Ahora bien, de ahí a comparar a Videla y a Pinochet con la dictadura totalitaria, corrupta y muho más asesina de los Castro, que viene durando 56 años, no. Eso no

  6. Pinoche le pasaba la cuenta a los comunistas, pero no mato al pueblo de hambre, al contrario, ni deuda externa dejo. Los castros son unos dictadores asesinos a los de derecha, a los que defienden la libertad y impusieron la ley del embudo, al pueblo le dan lo que se va a votar, lo demás es para exportar y llenar sus bolsillos, de manera que es imperdonable tambien aceptar el arrepentimiento de los que han empuñado su mano y han disparado contra gente inocente. A los castros los deben desaparecer, sin embargo se hacen todo lo contrario, el mundo de acuerdo para respaldarlo, incluido Estados Unidos que le ronca la carabina de Hambrosio.

  7. Estimado Ignacio, estamos sosteniendo prácticamente lo mismo. Pinochet dejó un país económicamente lanzado al futuro, Videla, en su ignorancia, lo destruyó aún más. No coincido en cuando a los juicios militares en Chile: los hubo y están condenados.

Deja un comentario