El actual Palacio de la Revolución fue construido antes de 1959. Por Tania Quintero

En varios medios se ha divulgado que Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, salió de La Habana fascinado con el actual Palacio de la Revolución, cuya construcción se la atribuye al régimen castrista. Erdogan, el mismo que quiere empezar a ‘musulmanizar’ a los cubanos con la construcción de dos mezquitas, desconoce que las mejores construcciones hechas en La Habana durante la etapa republicana (1902-1958), fueron obra de una legión de prestigiosos arquitectos e ingenieros civiles cubanos o extranjeros.

Entre 1953-1957, la firma de arquitectos de José Pérez Benitoa & Sons, construyó tres edificaciones de estilo modernista cubano, con influencia del racionalismo alemán. En ellas se alojarían el Palacio de Justicia, el Tribunal Supremo y la Fiscalía General de la República.

A todo el conjunto ahora se le denomina Palacio de la Revolución, pero el Palacio en sí, el que fascinó a Erdogan, y donde se celebran actos y recepciones, queda en el centro. A la izquierda se encuentra la sede del Consejo de Estado y de Ministros y, a la derecha, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

A pocos metros, la ‘raspadura’, como le dicen al Memorial a José Martí. Plaza Cívica inicialmente se llamó a la explanada delante del monumento, pero los barbudos la rebautizaron Plaza de la Revolución. Una anécdota: a una vía ancha que da acceso al antiguo Instituto de Segunda Enseñanza de La Víbora, situada entre la Calzada de 10 de Octubre y la calle Párraga, alguien un buen día decidió ponerle Plaza Roja. Y con ese nombre se ha quedado y desde hace más de medio siglo así es conocida esa plazoleta habanera.

Volviendo a la Plaza de la Revolución. Cuando los barbudos entraron a la capital, ya casi todos los edificios a su alrededor estaban construidos o les faltaba poco para su terminación.

La Biblioteca Nacional José Martí se comenzó a construir en 1952 y fue inaugurada en 1957. Su diseño y construcción estuvo a cargo de Govantes y Cabarrocas, una de las más importantes firmas de arquitectos cubanos que hubo en Cuba antes de que llegara el comandante, mandara a parar y empezara a destruir.

El Ministerio de las Fuerzas Armadas también fue construido por Govantes y Cabarrocas. Iba a ser sede del Palacio Municipal o Ayuntamiento de La Habana y su inauguración estaba prevista para 1960, pero como ya había llegado el comandante… otro fue su destino. El actual edificio del Ministerio de Interior funcionó como Tribunal de Cuentas de 1953 a 1962.

El Ministerio de Comunicaciones e Informática fue construido en 1954, para una función similar. El hoy Ministerio de Economía y Planificación, más conocido por haber sido sede de la Juceplan (Junta Central de Planificación), se terminó de construir en 1960 y su destino original era la Renta de Lotería. Con un estilo que recuerda el Royal Festival Hall de Londres, el Teatro Nacional tuvo una primera inauguración en 1960, pero en 1979 finalizó su construcción.

Por su interés histórico, copio fragmentos de un trabajo que con el título Plaza de la Revolución José Martí, fue publicado en Palabra Nueva, revista de la Arquidiócesis de La Habana:

“Ya en 1922, en  el lugar  conocido como la Loma de los Jesuitas o la Loma de los Catalanes –por una ermita que  allí existió–, Enrique Montoulieu estimó que en ese espacio debía desarrollarse el centro físico de la capital. En 1914, Montoulieu había comenzado a elaborar un planeamiento para la ciudad que vería la luz hacia 1922. El proyecto localizó, muy cerca de la Ermita de los Catalanes, una plaza central-monumental que sería el centro simbólico del Estado.

“Hacia 1918 Pedro Martínez Inclán, uno de los más prestigiosos urbanistas cubanos, da comienzo a un análisis urbano de La Habana que quedaría explicado en su trabajo La Habana actual: estudio de la capital de Cuba desde el punto de vista de la arquitectura de ciudades, publicado en 1925. Con nuevas ideas e influido por trabajos anteriores, propone el lugar de la Ermita de los Catalanes para una gran plaza.

“En 1925 se promulga la Nueva Ley de Obras Públicas, en la que se plantea la creación de un plan de desarrollo para La Habana. Para dirigir el nuevo plan se contrataría un importante urbanista francés: Forestier. La visión territorial de este plan  también decidió hacer una plaza monumental en los mismos terrenos.

“En 1937 una comisión al efecto discute el lugar donde debería construirse por el municipio de La Habana, el Monumento a Martí y la Plaza Cívica; y se decide que la Loma de los Catalanes era el lugar adecuado. Se hace entonces un primer concurso de alcance interamericano, pero el primer lugar queda desierto y se aplaza entonces la decisión.

“En 1940, la Constitución de la República en su artículo 215, establece que cada municipio tendrá una comisión de urbanismo. Los estudios de la época asumen una escala territorial e igual que habían hecho Montoulieu, Martínez Inclán y Forestier, y pensando en un horizonte temporal que iba hasta el fin de siglo, se planteó la creación de un nuevo centro funcional y geográfico para la gran Habana, cercano a la zona de población de la clase dominante, el Vedado, el lugar sin dudas era la Loma de los Catalanes.

“En 1942 se realizó un segundo concurso que debía decidir cuál sería el proyecto del nuevo centro cívico martiano que se localizaría en la Loma de los Catalanes. Esta vez se otorga un primer premio, que  es ganado por el arquitecto Aquiles Maza y el escultor Juan José Sicre, pero se hace en medio de discrepancias y realmente gana la inacción: no se construye. Pasan alrededor de diez años para que se haga real la idea de construir la Plaza Cívica José Martí, el nuevo centro de la ciudad en la Loma de los Catalanes, que además era centro geográfico de la ciudad-región: el lugar que había sido propuesto desde los primeros años del siglo XX como centro de la gran Habana”.

El antiguo Palacio Presidencial, en Refugio entre Zulueta y Monserrate, Habana Vieja, es otra de las joyas arquitectónicas de la ciudad. De estilo ecléctico, fue construido entre 1913 y 1920, por los arquitectos Rodolfo Maruri, cubano, y Paul Belau, belga. En 1965 decidieron convertirlo en Museo de la Revolución.

A Erdogan debieron haberlo llevado al Palacio de las Convenciones, el único palacio construido por el régimen en 56 años. A diferencia de otros dictadores, los Castro se irán de este mundo sin haber dejado ninguna obra arquitectónica que merezca ser recordada.

Tania Quintero

Postdata.- A los interesados en el tema, sugiero leer la serie de tres trabajos que con el título Govantes y Cabarrocas, en 2013 en mi blog dediqué a los arquitectos cubanos Evelio Govantes Fuentes y Félix Cabarrocas Ayala: primera parte, segunda parte y tercera parte y final. En marzo de 2014, en tres posts recordé la obra de las arquitectas cubanas.

Anuncios

16 Replies to “El actual Palacio de la Revolución fue construido antes de 1959. Por Tania Quintero”

  1. Gracias Tania por tu artículo. Ahora, ya no me engañan ni Fidel y el turco. El denominado Palacio de la Revolución es de la Cuba de antes (con otro nombre).

    Me gusta

  2. que recuerdos me trae usted nosotros viviamos al lado 4 y 41 vimos crecer aquellas edificaciones una a una no solamentela plaza y el consejo de estado el nombre era: la hermita de los catalanes, alli en epoca de calor ibamos a patinar y montar bicicleta unico que estaba por terminar era el teatro nacional,solamente ese teatroodo lo demas estaba terminado e iba tener arboles de todas las especies de america,pero llego el comandante y mando a pararues nos sacaron a la fuerza para distintos lugares y se disperso a todos los vecinos.

    Me gusta

  3. Tiene mucha razón Tania, y al turco Erdogán le “vendieron la bicicleta” de que esos edificios los construyeron quienes triunfaron en su ROBOLUCIÓN a partir del año 1959.

    Yo doy fe de haber estado en la Biblioteca Nacional para consultar libros cuando estudiaba en la Universidad de La Habana a partir de 1959 hasta 1961, y esa Biblioteca ya ocupaba una parte de esos edificios desde mucho antes del año 1959.

    ¡¡ No hay peor ciego que el que no quiere ver, …o el que se deja engañar como un chino !! ( Con todos mis respetos hacia los chinos y todas las razas que coexistían en Cuba ).

    Me gusta

  4. El primer edificio que ocupó el Ministerio de Industrias bajo la dirección del mal recordado Ernesto “Ché” Guevara, antes de la Revolución albergaba las oficinas del Tribuna de Cuentas. Ningún edificio del actual gobierno en ese área fue construído por ellos sino por el gobierno anterior.

    Me gusta

  5. A 31 de Diciembre de 1958, habían 676 arquitectos licenciados e inscritos en el Colegio nacional de los cuales 590, lo estaban en el Colegio Provincial de La Habana.

    Me gusta

  6. Seria bueno le hicieran llegar al Presidente de Turquia,Recep Tayyip Erdogan, tan util informacion y que como siempre no se quedara solo entre nosotros.
    Y, gracias Tania……sali de Cuba muy joven, llevo muchos años fuera y desconocia todo eso.

    Me gusta

  7. Esto es una forma de burlarse de Erdogan de los cubanos. Ustedes no tienen idea de como son los diferentes palacios de los sultanes turcos y el fabuloso palacio neobarroco de Dolmabahce con la cantidad de toneladas de oro que cubren sus techos y la fabulosa escalinata de cristal de murano que lleva de la planta baja al la planta alta.
    Erdogan se burla de nosotros porque nos ve como lo que somos: unos indios con levita o monos encaramados en matas.
    Los cubanos devinimos en indios con levita, los que mejor estamos y en solo monos encaramados en las matas los que peor están dentro de la isla, que es el resto de toda la población cubana.
    Erdogan sabe todo esto y conoce muy bien de la pata que cojean los cubanos porque en Cuba hay embajada de Turquia y además porque Turquia es un principal aliado político y militar de Estados Unidos y si los turcos quieren información de alguna cosa sobre Cuba y los cubanos no van a vacilar en acudir a la CIA que sabe desde la hasta la letra A hasta la Etcétera de todo lo que ocurre en la isla.
    A los turcos no les interesa nada de la isla porque Turquia tiene un excelente desarrollo industrial y cultural aparte de los esfuerzos que hace Erdogan en romper el mundo secular del país y el comportamiento seglar de los gobernantes tratando de alinear al islamismo su país.
    Claro que la justificación de este esfuerzo es meter el islamismo en la sometida y aplastada población cubana y Erdogan sabe que se puede hacer porque ,los cubanos solo son esclavos sumisos y obedientes que se pliegan a cualquier cosa que la Seguridad del Estado les indique hacer.
    Pero Erdogan, que representa a los turcos desprecia a los cubanos porque tiene información de nosotros y sabe que somos gente inferior.
    Por ejemplo, los turcos son muy machos, los turcos son muy machistas. Ellos no permiten a los homosexuales dentro de sus poderosas y modernas fuerzas armadas, siempre dispuestas y listas a enfrentar a los rusos si estos se deciden un día invadir su territorio para apoderarse de tan estratégico paso que une Asia y Europa; incluso quien argumenta ser homosexual es dejado fuera del servicio militar.
    ¿Crees que ellos no conocen el desarrollo del homosexualismo en la masa masculina cubana? Claro que lo saben porque eso es una política imperialista y por eso nos desprecian. Ellos tratan a Raúl Castro pero lo desprecian porque ellos conocen muy bien el desprestigio de maricón que internacionalmente tiene el mismo Raúl Castro.
    En realidad a los turcos solo les interesa la isla como un trampolín para entrar en Estados Unidos, para poseer una tajada del territorio y eso es lo mismo que le ocurre a los chinos y a los rusos.

    Le gusta a 1 persona

  8. Muy buena descripcion de la verdadera historia desde un comienzo de lo que era la plaza civic, debo recordarle que el actual palacio fue una remodelacion al edifico central de lo que hubiese sido los tribunales, ya que el proyecto de lla construccion de nuevo pala cio presidencial este se construiria en la Habana del este, ya el proyecto existia, con una cupula de cristal sobre los jardines del mismo, creo que existe una maqueta si no la han destruido, y sus planos, en general de la obra que ya hiba a comenzar, donde mismo estan los edificios del retiro de los abogados que se construyeron primero, despues se contruiria el palacio, tambien estos edificios se le atribuyen a la revolucion de Fidel Castro y esto es otra vil mentira, la parte que si construyo la tirania es la que se encuentra a la derecha entrando, que le llaman “Camilo Cienfuegos” que por cierto ya sus edificios estan en bastante mal estado. gracias por tan buenos recuerdos de antes de la revolucon destructiva.

    Me gusta

  9. Gracias Tania por su articulo. Los habaneros nos orgullesia lo hermosa que estaba nuestra Habana, antes de la robolucion. Las grandes construcciones y el embellecimiento de la Capital fueron hechas antes de la llegada de los castros. Y tanto Cuba como La Habana habian progresado mucho durante los años 50s. Todo el complejo de la Plaza Civica fue construido bajo la presidencia de Batista. La Habana era una joya urbana. Con grandes construcciones y un comercio muy elegante (El Encanto, Fin de Siglo, las tiendas en la calle San Rafael).

    Cuando la paloma blanca cago al fidel de marras, se nos vino el infierno encima. La paloma estaba clara, pero el pueblo no entendio el mensaje. SI FIDEL ES COMUNISTA, ME QUEDO CON EL. ESTA ES TU CASA. PAREDON,gritaban las masas llenas de odio, envidia y venganza. Total para que al final de 55 años, volvamos a recibir a los yankees y a los gusanos, ahora mariposas.

    Se perdieron mas de 5 decadas, comiendo mierda…………y matando, destruyendo y atrasando a un pueblo por gusto.

    Me gusta

  10. “Los Castro se irán de este mundo sin haber dejado ninguna obra arquitectónica que merezca ser recordada”. Sí, Tania, muy cierto, y sin haber terminado ninguna obra de infraestructura importante y necesaria en Cuba, como la autopista central o los sistemas de desagüe en La Habana, que colapsan en cada lluvia torrencial de verano, por sólo citar dos ejemplos. El Palacio de las Convenciones fue construido porque era importante para montar los fastuosos y a la vez vacuos escenarios del socialismo real, como los congresos del PCC, las reuniones anuales de la Asamblea Nacional del Poder Popular y los de los Países No Alineados de 1979 y 2006. Fuera de la pequeña parte de “la capital de todos los cubanos” rescatada y embellecida por el camaleón Eusebio leal Spengler, cuyo hijo vende antigüedades cubanas en España, esa ciudad que ya era orgullo del país más avanzado del Caribe antes de 1959 parece hoy devastada por una guerra balcánica o siria. Una verdadera vergüenza.

    Muy bien los apuntes sobre la real personalidad de Erdogan a cargo de Julio. De Turquía como fundamental aliado yanqui en esa puerta estratégica entre el Mediterráneo y Asia, a tal punto que el Tío Sam, con independencia de quien ocupe la casa de la avenida Pensilvania, insiste incansablemente ante los europeos de Bruselas que dejen ingresar a Turquía en la UE. Por suerte la Dama de Hierro de Berlín y antes sus predecesores, entre otros líderes europeos, se vienen empeñando tercamente en no permitirlo.

    Me gusta

  11. Estimada Tania, el tal palacio (por lo menos el que aparece en las fotografias) no se trata del Tribunal Supremo. Por las referencias de Erdogan y los jardines, se trata del palacio de ceremonias adyacente al “Laguito”, que sí fue construído a costa del sacrficio del pueblo cubano.

    Me gusta

  12. Del palacio de justicia solo quedan las paredes exteriores porque adentro todo es diferente . El que entro al palacio de justicia y entra al nuevo palacio por sai llamarle adentro es un verdadero palacio

    Me gusta

  13. El edificio que actualmente ocupa el Palacio de la Revolución fue el llamado Palacio de Justicia que albergaba al Tribunal Supremo y se puede decir que fue construido por el pueblo de Cuba y me explico: recuerdan todos ustedes que para obtener cualquier documento judicial, ya sea certificado de nacimiento, defunción, matrimonio, sentencias judiciales etc. había que comprar uno sellos que se aplicaban a dichos documentos, bueno pues lo recaudado por años con la venta de esos sellos fue lo que se utilizo para cubrir el costo de la construcción del Palacio de Justicia.

    Me gusta

  14. Lo que actualmente llaman Palacio de la Revolución es lo que en su tiempo fue Palacion de Justicia que albergaba al Tribunal Supremo y se puede decir que fue construido por el pueblo de Cuba, me explico: recuerdan los lectores los sellos o estampillas que había que comprar para aplicar a los certificados de nacimientos, defunciones, matrimonios o cualquier documento judicial, pues bien todo el dinero que se recaudo, por muchos años, por dicho concepto fue el que se utilizó para cubrir el costo de la construcción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.