Editorial: Diez años sin Guillermo Cabrera Infante. Por Zoé Valdés

Guillermo Cabrera Infante no salió de Cuba a hacer fortuna, sino a hacer literatura. A ser literatura. Ya hoy es más que nunca literatura, porque la hizo, y con honestidad. Pudo haberse quedado callado, pudo haberse bloqueado (lo que le sucedió en algunas ocasiones durante su enfermedad), pero siempre consiguió liberarse de su encierro, y opinar o escribir, gracias a Miriam Gómez.

Lo escupían en los restaurantes, le gritaban improperios en las calles, le organizaron mítines de repudio en las conferencias, pero el escritor siguió condenando al castrismo. Tal como había condenado al régimen anterior. Todo está en su obra periodística y en gran medida en su obra narrativa, desde Así en la paz como en la guerra hasta Mapa dibujado por un espía, su última novela publicada.

Censurado por el castrismo de por vida, luego por el franquismo en España, y años más tarde, cuando publicó Mea Cuba, su obra fue retirada misteriosamente de las librerías, tras una orden salida directamente de la cúpula del gobierno socialista de Felipe González, Guillermo Cabrera Infante no se amedrentó, aunque su salud se rompió por donde su pensamiento. Pensó demasiado y comprendió enseguida todo. Comprendió que el enfrentamiento al castrismo era una batalla de David contra Goliath, y decidió escribir apartado de cualquier grupo, terminar y dejarlo todo para después. Después del final. Vengarse desde el más allá. Escribía por venganza y con vergüenza. Tenía la certeza de que Miriam Gómez estaría aquí, para cuidar de sus palabras, y para hacer más sofisticada su venganza, más palpable la vergüenza de ser humano, ante la inhumanidad del mundo frente al castrismo.

Zoé Valdés.

7 respuestas para “Editorial: Diez años sin Guillermo Cabrera Infante. Por Zoé Valdés”

  1. «ser literatura»… hermoso.
    «su salud se rompió por donde su pensamiento. Pensó demasiado y comprendió enseguida todo.»

    Te leo solemnemente… y pienso.

  2. El castrismo no perdona como no perdonan los comunistas de la vieja guardia sea dentro que fuera de Cuba y da mucho dolor cuando se trata de paises o gobernantes de paises asi llamados democraticos , algun dia lo veremos en el lugar que se merece por sus valores literarios gracias Zoe muy bello tu editorial

  3. Si, estupendo editorial Zoé, muy triste lo que ha tocado a muchos como él, algún día serán puestos donde van y sus obras aclamadas por su lugar de origen. De madre el salao comunismo.

  4. Todo lo que se escriba de Cabrera Infante es poco, nunca se doblego ni por posicion ni por dinero … fue muy valiente y siempre mantuvo su enfrentamiento con el sistema aun desde su cargo de Agregado Cultural en la Embajada de Cuba en Belgica….y Miriam tambien muy valiente y siempre apoyandolo….me honra haberlos conocido a ambos.

  5. Hermoso texto. Todas verdades. El arte, la verdad y la vida se imponen.
    Miriam Gómez en mi pensamiento.
    Gracias querida Zoé Valdés.

  6. Muchas gracias Zoé, por este precioso y sentido homenaje a la valentia de Guillermo Cabrera Infante y Miriam Gómez, y sobre todo a la verdad. Mucho le debemos a ambos.

Deja un comentario