El reclamo de bienes estadounidenses en Cuba se anima 56 años después

El reclamo de bienes estadounidenses en Cuba se anima 56 años después.

2 respuestas para “El reclamo de bienes estadounidenses en Cuba se anima 56 años después”

  1. dejenlos que se animen, soñar no cuesta nada pero me pregunto y que desastre de destrucciones van a reclamar? los ingenios casi no existen y los que funcionan estan aun en el medio evo, los edificios y casas derrumbados bueno si eran propietarios tambien del terreno menudo negocio podran reconstruir mejor dicho hacer todo nuevo, las fincas bueno esas aun estaran ahi llenas de marabu cortaran marabu lo haran carbon y daran fuego para errardicarlos, y luego las trataran con quimicos para ponerlas a producir, las fabricas….. cuales? ademas hace ya varios años no recuerdo bien si fue Mas Canosa padre por que el hijo es dialoguero habia intentado hacer un registro con los reclamos de bienes uff esto se me parece a un globo lleno de pedos

  2. Cuba tendrá que responder por esto y por mucho más. Las autoridades norteamericanas podrán hacer lo que quieran, políticamente, para el deshielo cubano-norteamericano y por la gloria personal de Obama. Pero no pueden echarse en saco roto los reclamos de los cientos, miles de afectados por las expropiaciones de la revolución cubana, norteamericanos pero también cubanos, desde enero de 1959. Además de estas expropiaciones sin una compensación mínimamente satisfactoria (Chávez también expropiaba en Venezuela, recordemos, pero compensaba mejor), está la deuda externa cubana con países que no son todos tan ricos como EE.UU. El primer acreedor extranjero de Cuba era la URSS, ahora Rusia, a la que los gobernantes cubanos, con total desparpajo, no les querían pagar argumentando el cambio de régimen de la URSS y que por eso, según la particular interpretación oficial cubana, es Rusia la que debe compensar a Cuba. Que se arregle Putin; con tal de hacer rabiar a Washington, es capaz de perdonar cosas peores. Japón le sigue en la lista, son miles de millones de dólares, entre deuda pública y privada. Y siguen las firmas. Hay muchos países esperando, no todos con el bolsillo tan lleno como el «imperio» del norte o el del sol naciente. Es el caso de de algunos países latinoamericanos, a quienes no les sobra el dinero. Algunos simpatizan ahora con el régimen cubano y para ellos reclamar deudas multimillonarias al primer país socialista de América suena mal ideológicamente. Bien, que les den por el culo, diría un gallego. Pero en algún momento esos países «amigos» no lo serán tanto y reclamarán lo que se les debe. Habrá que negociar: La amistad política no es eterna. La revolución cubana tampoco, aunque muchos piensen que lo es.

Deja un comentario